ESTÁS LEYENDO...

El efecto del sol sobre el acné

El efecto del sol sobre el acné

Soy una chica de 20 años y llevo tres sufriendo acné. En verano tomo mucho el sol, casi siempre sin protección porque noto como con el sol mis granitos se secan y el aspecto de la piel en general mejora mucho. Sin embargo, me han dicho que puede tener un efecto contraproducente. Celia (Málaga)


 

De entre todos los tipos de acné, el acné vulgar o acné juvenil es el más frecuente y por lo tanto, el más conocido. Suele localizarse en la cara, el cuello, el escote y la espalda. En esta dermatosis juvenil, la producción de sebo que tiene lugar en las glándulas sebáceas aumenta considerablemente. Sin embargo, hay que señalar que lo que realmente determina el acné juvenil no es sólo la mayor producción de sebo, sino la respuesta de los conductos pilosebáceos a este aumento (obstruyéndose, infectándose y/o inflamándose).

Para hacer frente al acné es fundamental no tocarse las espinillas o granos; sólo provocará infecciones y lesiones en la piel que pueden dejar secuelas. En segundo lugar hay que mantener unas pautas de higiene y cuidados diarios y constantes con los productos recomendados por el dermatólogo o tu farmacéutico. Por último, cuida tu dieta, desterrando alimentos muy grasos y otros como el chocolate que agraven el proceso.

Tomar el sol de forma moderada puede ayudar a mejorar las lesiones, pero nunca en sesiones prolongadas. Con el bronceado el acné se notará menos, pero el problema sigue existiendo. Exponerse al sol sin protección adecuada puede irritar o quemar la piel con lo que es imprescindible protegerla con una crema solar con un factor de protección adecuado a tu tipo de piel. Eso sí, utiliza un producto específico para pieles acneicas.

Además algunos fármacos utilizados como tratamiento complementario en el acné, pueden actuar como agentes tóxicos si se toma el sol.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page