ESTÁS LEYENDO...

El farmacéutico, clave en la dispensación de medic...

El farmacéutico, clave en la dispensación de medicamentos sin receta.

FUNDACIÓN COFMANEFP

La figura  del farmacéutico es clave e imprescindible en
la dispensación de las especialidades farmacéuticas publicitarias, medicamentos
autorizados para prevenir, aliviar y tratar los síntomas o síndromes leves como
dolores de cabeza, dentales, musculares, acidez, gases, estreñimiento,
catarros, resfriados, etc. que todos padecemos alguna vez.

Estos fármacos no necesitan
de una prescripción médica, por lo que, en la mayoría de las ocasiones, el
farmacéutico es el único profesional sanitario con el que el ciudadano que
siente pequeñas molestias tiene contacto antes de tomar este tipo de
medicamento. En su objetivo de contribuir a un uso adecuado de los medicamentos
y a garantizar su seguridad y eficacia, el farmacéutico establece su
comunicación con el ciudadano, al que, tras preguntar sobre la dolencia que
presenta, si está tomando otros medicamentos, etc. orientará, aconsejará e
informará sobre la especialidad farmacéutica publicitaria más adecuada a la
dolencia que presenta.

Este diálogo
farmacéutico/ciudadano es imprescindible para que el primero pueda decidir si
considera que los síntomas son leves y, por tanto, pueden ser tratados con una
especialidad farmacéutica publicitaria o si, en caso contrario, los síntomas
pueden estar asociados a un problema más grave, y se haga necesaria la visita
al médico.

En función de la información
recibida del ciudadano, el farmacéutico dispensará la especialidad farmacéutica
publicitaria más acorde con su dolencia e informará al paciente sobre cómo debe
utilizar el medicamento, de qué manera debe tomarlo, la duración del
tratamiento, los posibles efectos secundarios, etc.

El farmacéutico es el
verdadero director del autocuidado de la salud, las
especialidades farmacéuticas publicitarias son sus medicamentos y la oficina de
farmacia el único canal de venta donde los medicamentos tienen garantizada su
seguridad y eficacia.

El consejo que se ofrece en
la oficina de farmacia a través del profesional farmacéutico es un valor
añadido, que permite a los ciudadanos desarrollar un autocuidado
responsable de su salud en lo que se refiere a la prevención, alivio y
tratamiento de síntomas y síndromes menores. En este sentido, el ciudadano
también ve correspondida su demanda de participar más en la gestión de su
salud.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page