ESTÁS LEYENDO...

El farmacéutico. la garantía de una sanidad que fu...

El farmacéutico. la garantía de una sanidad que funciona.

t=”300″ v>

EL FARMAC�UTICO. LA GARANTÍA DE UNA SANIDAD QUE FUNCIONA

El medicamento y la Farmacia se contemplan en la Ley de Cohesión como prestaciones básicas del Sistema Nacional de Salud

Buena letra para la Farmacia

Con el anteproyecto de Ley de Cohesión y Calidad del Servicio Nacional de Salud que la ministra de Sanidad y Consumo, Ana Pastor, acaba de presentar en la sede del Consejo General de Colegios de Farmacéuticos, se completa la ronda de contactos que el ministerio ha venido efectuando con todos los sectores implicados. La ministra ha insistido en que “no se presenta como un texto cerrado”, sino con el objetivo de que “todos los profesionales y sus organizaciones presenten sus propuestas de mejora”.

En cualquier caso, la Ley contempla dos aspectos que los farmacéuticos siempre han buscado: un Consejo Interterritorial del SNS con mayor cohesión y la capacidad de decisión y desarrollo de la Alta Inspección, que supone una garantía para la igualdad de derechos de los ciudadanos.

Estado y autonomías: guardianes del medicamento

Con esta ley, el farmacéutico se convierte en un eje más en la toma de decisiones conjunta del Estado con las autonomías, gracias a la representación de estas últimas en la Agencia Española del Medicamento. Éste es un objetivo muy perseguido por los farmacéuticos, ya que evitaría la falta de coordinación anterior que, según el Consejo, ha dado lugar a diecisiete modelos distintos de Farmacia.

El anteproyecto recuerda que la evaluación, el registro y el control de los medicamentos es competencia del Estado, pero al mismo tiempo se accede a la reclamación de las autonomías y establece que dos representantes de las comunidades estén presentes en el consejo rector de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. Las funciones de la Agencia Española del Medicamento son evaluación, registro, autorización e inspección del medicamento. Ahora, Pastor está dispuesta a que las autonomías se sienten en la Agencia del Medicamento y decidan sobre autorización de nuevos fármacos.

La Alta Inspección: una garantía de igualdad

Durante la presentación del anteproyecto se insistió en la necesidad de garantizar la igualdad de unos derechos mínimos en la prestación farmacéutica a todos los ciudadanos del Estado, función que lleva a cabo la Alta Inspección.

Como ya establecía la ley de 1986, la Alta Inspección será la encargada garantizar y verificar el cumplimiento de competencias estatales y autonómicas en materia de sanidad y el cumplimiento de las normas aprobadas, por consenso o no. Una nueva función suya será coordinar los servicios autonómicos en la lucha contra el fraude, el abuso, la corrupción o la desviación de prestaciones.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page