ESTÁS LEYENDO...

El gasto sanitario del asma atribuible al trabajo ...

El gasto sanitario del asma atribuible al trabajo asciende a unos 170 millones de euros anuales

En 2008 se reconocieron solamente 556 casos de asma como profesionales, 341 casos en hombres y 215 en mujeres. Pero el número de casos estimados en España en 2008 atribuido a exposiciones laborales oscilaría entre 82.635 y 100.264 casos, con un coste de entre 155,8 y 174,3 millones de euros, de los que algo más de 18 millones corresponderían al tratamiento sanitario de los casos que requieren atención especializada.

Esta es una de las conclusiones extraídas del estudio ‘Costes sanitarios directos del asma de origen laboral en España; una estimación para el año 2008’, publicado recientemente en la revista especializada Archivos de Bronconeumología, de la Sociedad Española de Neumología Y Cirugía Torácica (SEPAR).

El asma laboral es una de las enfermedades crónicas de mayor prevalencia, que provoca una elevada morbilidad, un gran coste por la elevada utilización de recursos sanitarios, y un importante deterioro en la calidad de vida de los pacientes. La correcta identificación del asma profesional es crucial para su prevención ya que si estos casos no constan en las estadísticas oficiales de los daños derivados del trabajo, es difícil incluirlos en los planes y programas de prevención de riesgos laborales. “Los datos de este estudio muestran que el asma ocupacional (el inducido por sustancias de determinados puestos de trabajo) está infra diagnosticado, lo que lleva a una falta de medidas de prevención y a unos gastos altos que podrían reducirse drásticamente. Se hace necesaria una Estrategia Nacional de Asma con el objetivo de mejorar el cuidado de los pacientes y disminuir los costes de la enfermedad”, explica el Dr. Antolín López Viña, coordinador del Área de Asma de SEPAR.

El asma se trata de una enfermedad prevenible y tratable mediante la combinación de una estrategia individual basada en el tratamiento de los casos y otra poblacional mediante distintas medidas de salud pública, entre ellas la prevención de la exposición a los diferentes agentes en los lugares de trabajo. Aunque cabe destacar que sigue siendo la enfermedad respiratoria profesional más frecuente en países industrializados. Es importante identificar y actuar sobre las sustancias que inducen la aparición de asma, existentes en el lugar de trabajo, los beneficios no se limitarían solo al ambiente laboral, sino también a la población general está igualmente expuesta a estas sustancias.

Los gastos generados por los ingresos hospitalarios debidos al asma de origen laboral al sistema sanitario público español ascendieron a casi 9 millones de euros en 2008, siendo el coste de las estancias hospitalarias debidas a estos casos el triple en las mujeres del correspondiente a los hombres. El Dr. Rodríguez González-Moro, Director de Relaciones Institucionales de la SEPAR, ha destacado el carácter crónico del asma “cuando las autoridades sanitarias abordan el problema del asma deben conocer que nos encontramos ante una enfermedad respiratoria crónica, lo que requiere concienciar a médicos y a pacientes de que es necesario realizar un tratamiento de mantenimiento y un control por el neumólogo para mejorar la calidad de vida de los enfermos, evitar hospitalizaciones y contribuir a las políticas de mejora de la eficiencia y del ahorre de costes”.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page