ESTÁS LEYENDO...

El ictus podría tratarse con una terapia basada en...

El ictus podría tratarse con una terapia basada en células madre

Según un estudio publicado en Stem Cells Translational Medicine, una terapia para el ictus utilizando células madre extraídas de la médula ósea de pacientes ha mostrado resultados prometedores en el primer ensayo en humanos. Cinco pacientes recibieron el tratamiento en un estudio piloto realizado por científicos del Imperial College Healthcare NHS Trust y del Imperial College London (Reino Unido). La terapia utiliza un tipo de célula llamada CD34+, un conjunto de células madre de la médula espinal que produce células sanguíneas y células que recubren los vasos sanguíneos.

Los pacientes fueron tratados a los siete días de un ictus grave, a diferencia de otros ensayos con células madre, muchos de los cuales han tratado a los pacientes tras seis meses o más. Los investigadores creen que un tratamiento temprano puede incrementar las posibilidades de una mejor recuperación.

Se extrajo una muestra de médula espinal de cada paciente. Las células CD34+ fueron aisladas de la muestra y luego infundidas en una arteria que suministra sangre al cerebro. Todos los pacientes mostraron mejoras en las pruebas clínicas durante el periodo de seguimiento de seis meses. Cuatro de los cinco pacientes padecían un tipo de ictus muy grave. Seis meses después, estos cuatro pacientes seguían vivos y tres eran independientes.

“Este estudio muestra que el tratamiento parece ser seguro y que es posible tratar pronto a los pacientes. Las mejoras observadas son esperanzadoras, aunque todavía es demasiado pronto para trazar unas conclusiones definitivas sobre la efectividad de la terapia. Necesitamos hacer más pruebas para calcular la mejor dosis y la duración del tratamiento antes de comenzar con ensayos más amplios”, explica Soma Banerjee, del Imperial College Healthcare NHS Trust.

“Éste es el primer ensayo que aísla las células humanas de la médula ósea y las inyecta directamente en la región cerebral dañada utilizando técnicas mínimamente invasivas”, señala Paul Bentley, del Imperial College London.





Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *