ESTÁS LEYENDO...

El insomnio crece con el envejecimiento de la pobl...

El insomnio crece con el envejecimiento de la población.

Mujer, mayor de 65 años y con
problemas de salud. Éste podría ser el perfil mayoritario de las personas que
padecen trastornos del sueño, término que define una mala calidad y una cantidad
inadecuada de horas de descanso nocturno, imprescindibles para que el organismo
lleve a cabo sus funciones vitales. Según
el doctor Francisco Javier Segarra, especialista de la Clínica del Sueño Estivill
(USP
Instituto Universitario Dexeus y Hospital General de
Cataluña) de Barcelona
, el insomnio es un trastorno muy prevalente
en todas las edades ?incluso en niños-. ?En las personas de edad avanzada, en
general a partir de los 65 o 70 años, dormir mal es un hecho prácticamente
fisiológico. Los ritmos biológicos no actúan con la misma eficacia que antes, y
por ello estas personas deben ser todavía más estrictas en adoptar hábitos de
conducta que les ayuden a tener un buen sueño?, asegura el doctor Segarra. Se
calcula que un 30% de la población padece estos problemas del sueño, y de ellos
una tercera parte pueden considerarse enfermos crónicos.

El farmacéutico, primer detector

No hay que olvidar que el
farmacéutico es el profesional sanitario al que habitualmente acuden los
ciudadanos en busca de un primer consejo, y los trastornos del sueño pueden
afectarnos en cualquier momento. Según el Dr. Segarra, ?es muy importante
procurar acostarse y levantarse regularmente a la misma hora, hacer una cena
ligera y practicar ejercicio moderado durante el día. Evitar tomar estimulantes
?como el café o el té-, no tomar demasiados líquidos antes de acostarse, y
sobre todo, reservar las últimas horas de la tarde para realizar actividades
placenteras y relajantes. Aunque si estas medidas son insuficientes, existen
fármacos denominados ?hipnóticos? que son útiles para el insomnio ocasional. Si
este problema se cronifica hay que seguir un tratamiento diferente y derivar el
paciente a un especialista  para intentar
identificar las causas del problema?, afirma el doctor Segarra.

  1. En los
    jóvenes,
    las repercusiones en la actividad diaria pronto se hacen
    notar. Desde una sensación permanente de fatiga y somnolencia, a la
    aparición de cefaleas e incluso a problemas más graves como la depresión. Además,
    una mala noche de sueño puede ser la causa de accidentes laborales y de
    tráfico.
  2. En los ancianos
    es recomendable no apagar las luces demasiado temprano. Por ejemplo, a
    última hora de la tarde, antes de acostarse, es mejor tener las luces
    encendidas ya que de este modo se minimiza el ?adelanto de fase? del ritmo
    biológico sueño-vigilia típico en este colectivo?, explica el doctor
    Segarra.


COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page