El latazo.

  • Apenas si le veo
  • ¡Hombre, con esas gafas tan oscuras que lleva!
  • Es que mire cómo tengo el ojo.
  • ¿Qué le ha ocurrido?
  • Que me ha dado la lata?
  • Ya veo que es una molestia muy latosa
  • ¡No! es que ha sido con una lata
  • ¿Le han dado un latazo?
  • Me están dando el latazo desde esta mañana
  • Eso me lo imagino, pero a lo que me refiero es si ha sido un golpe con una lata.
  • Es que, verá. Fue al abrir una, y nada más que metí el abridor salió disparado un chorro que me dio de pleno en el ojo.
  • ¿Estaba abombada?
  • ¿Abombada? ¡Era una bomba!
  • No habrá usado el contenido.
  • Entre el susto y el dolor se me quitó el hambre.
  • ¿De qué era la lata?
  • De aluminio o lo que sea? vamos, metálica.
  • ¡Hombre, eso ya lo sé yo!
  • Es que también las hay de cristal que por cierto?
  • Pero ya no se considera una lata.
  • ?le decía que la de cristal se me cayó al suelo y recogiéndola me corté un dedo? mire.
  • Ya veo, pero lo que columbro es que no se le da bien la cocina.
  • Llevo viviendo tres meses solo y estoy cansado de comer fuera.
  • Mire lo del ojo, así, a primera vista, no tiene mayor importancia. Es una irritación de la conjuntiva como consecuencia del producto agresivo que le entró. Por cierto, no me ha dicho qué era.
  • Era atún.
  • Conserva peligrosa.
  • Como que conservo el ojo de milagro.
  • Le veo preocupado con el ojo y el milagro es que no haya comido el atún.
  • ¿Tan peligroso es el atún?
  • Si está en malas condiciones, sí.
  • Como cualquier otro alimento.
  • No exactamente. Mire, en el caso de las conservas el tema traspasa la simple intoxicación, puede ser mortal.
  • ¡Caray!
  • Hay determinados alimentos que mal enlatados producen una toxina letal.
  • ¿Bacterias?
  • Las bacterias, aún no siendo habitual, pueden encontrarse en las conservas por un mal proceso de esterilización y al producir una alteración del aspecto y olor del alimento, es difícil que el consumidor las tome. Pero no es el caso al que me refiero.
  • ¿Hay algo peor?
  • Las toxinas, como le he dicho, generadas por algunas bacterias y que pueden ser indestructibles.
  • Pero también alterarán el alimento.
  • Ése es el peligro, puesto que pueden no detectarse organolépticamente.
  • ¿Y qué bicho es ése?
  • Pues, por ejemplo, el Clostridium botulinum.
  • Hábleme en cristiano.
  • Una bacteria que libera una sustancia extremadamente peligrosa, ya que en mínimas cantidades puede producir la muerte, por botulismo, de muchas personas.
  • ¿Y cómo se puede detectar?
  • Como le he dicho. En el caso de las conservas viendo si el envase tiene un aspecto alterado.
  • O sea, que me he podido llevar un disgusto.
  • Efectivamente. Así que mucho ojo.
  • Pues a propósito de ojo. Ya que sigo vivo, ¿qué me manda para el mío?, porque ya que he salvado la vida quisiera conservar también la vista.
  • ¡Y dale con el ojo! ¡Jesús, qué hombre!


COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page