ESTÁS LEYENDO...

El medicamento, una visión positiva.

El medicamento, una visión positiva.

por José Vélez García-Nieto, de la Asociación Española de
Farmacéuticos de Letras y Artes

En ?La
Ciudad de las Bestias?, de Isabel Allende, la magia del
altiplano amazónico se mezcla, según arte, con la inocencia de los indígenas,
la osadía y la falta de escrúpulos del hombre blanco, la capacidad de
adaptación de todo tipo de seres a las zonas más inhóspitas y las experiencias
y aventuras de dos jóvenes casi niños que se confían  sin condiciones a la Madre Naturaleza y sus más
recónditos secretos.

A lo largo de los siglos y en Farmacología, han sido mucho
más frecuentes  los avances que los
retrocesos, pero hoy la industria farmacéutica sufre  campañas demagógicas sobre  sus prioridades o los supuestos fines
económicos de sus avances. Todos queremos el medicamento perfecto, que todo lo
sane, que no afecte negativamente a alguno de nuestros órganos vitales y que
nos garantice la mejor calidad de vida. La panacea universal es el objetivo
último de todas las líneas que emprendió, emprende o emprenderá la
investigación terapéutica, ya sea personal ?como en tiempos de los filósofos o
los alquimistas-, industrial o universitaria.

Allende relata cómo se intenta vacunar a las tribus indias
para que no sufran enfermedades que pueden llegar a ser mortales si no se
tienen suficientes reservas 
inmunitarias. No voy a  contar el
final del libro, pero detengámonos un solo instante en la mejoría y control de
grandes epidemias que han representado las vacunaciones masivas de poblaciones
sin recursos.

En la actualidad, Occidente se empeña y criticarse a si
mismo pero no es justa la inclemencia 
inmisericorde que está cayendo 
en  el campo farmacéutico sobre
quienes han hecho posible una evidente mejoría en la salud de los seres
humanos.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page