ESTÁS LEYENDO...

El modelo británico de prevención de infecciones h...

El modelo británico de prevención de infecciones hospitalarias, un ejemplo para mejorar la vigilancia y mejorar los datos de incidencia

Según los datos del estudio EPINE, que evalúa la prevalencia y evolución de las infecciones nosocomiales en Europa, en España 6,3 pacientes de cada 100 sufre una infección hospitalaria tras pasar por un centro sanitario. A pesar de que nos existen cifras globales concretas, ya que en este estudio participan 287 hospitales pero no la totalidad, “estos datos siguen siendo lamentablemente muy altos”, tal como ha asegurado José Luis Gómez, director general de Becton Dickinson para España y Portugal durante la Jornada sobre Infecciones Hospitalarias, organizada conjuntamente con el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), en el Hospital HM Universitario Sanchinarro y que ha sido inaugurada por el consejero de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández-Lasquetty.

“Si a ese porcentaje -aclara- se añade la estimación de que cada año pueden fallecer por estas infecciones unas 3.700 personas -cifra que dobla la de los fallecimientos por accidentes de tráfico- es obvio que se hace preciso adoptar medidas de vigilancia al respecto”. En este sentido, manifiesta que esta situación mejoraría si la prevención de las infecciones hospitalarias fuese un objetivo de primer orden para gerentes de hospitales, “algo que está en manos de las administraciones sanitarias. Por otra parte, desde el ámbito clínico, la situación mejoraría con el desarrollo de protocolos de actuación específicos que partan de las sociedades científicas y permitan a los profesionales adoptar esa forma de actuación que sin duda redundaría en una mejora considerable en la prevención de esas infecciones: son destacables las buenas prácticas en el manejo de pacientes con sospecha de infección por Staphylococcus aureus, para lo cual distintas sociedades ya están publicando protocolos”.  En este sentido, durante la Jornada se ha destacado el éxito del modelo británico de prevención de infecciones, que funciona por un sistema de objetivos e incentivos “y que ha reducido considerablemente no solo los casos de fallecimiento por infección sino también los costes asociaciones a la hospitalización de esos pacientes”, sostiene Gómez.

Cirugía, cuidados intensivos, reanimación, urgencias y uso de catéteres son las áreas en las que la prevención de estas infecciones es crítica. Y a la par, la tasa de infecciones en esas áreas constituye uno de los principales indicadores de calidad. En este sentido, el IDIS puso en marcha a primeros de año una investigación que se presentará próximamente (“Indicadores de Resultados en Salud de la sanidad privada. Estudio RESA 2012”) que pretende trasladar al ciudadano los  resultados y niveles de calidad asistencial del conjunto de los hospitales  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentosprivados. Y, precisamente, uno de los indicadores que evalúa en relación con las infecciones hospitalarias es la tasa de bacteriemias relacionadas con catéter central en UCI. Tal como explica  Juan Abarca, secretario general de IDIS, “sin lugar a dudas la mejora de tasas de infección es clave como indicador de calidad de un centro y desde la sanidad privada estamos trabajando para aumentar esa vigilancia y prevención en beneficio del paciente. Teniendo en cuenta que el 20% de las intervenciones quirúrgicas que se llevan a cabo en nuestro país se realizan en centros privados, y que la cirugía es un área de alta sensibilidad en cuanto a infecciones, para IDIS como representante de la mayor parte de grupos hospitalarios privados es un tema de máxima inquietud e interés



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page