ESTÁS LEYENDO...

El parkinson. una triada clásica.

El parkinson. una triada clásica.

Además de ser una patología progresiva e invalidante, la enfermedad de Parkinson llega a crear
grandes dependencias. Con motivo del Día Mundial del Parkinson, familiares y
pacientes reivindican mejor información sobre la enfermedad, que cada vez
afecta a personas más jóvenes

Temblores de reposo, aumento
del tono muscular (rigidez) y lentitud de movimientos (bradicinesia).
Ésta es la clásica triada descrita por primera vez por un médico británico, Sir
James Parkinson, quien dio nombre a esta enfermedad neurodegenerativa,
la segunda de mayor incidencia en todo el mundo, y que en España afecta en
torno a 150.000 personas, de las que un 15% son de inicio temprano (antes de
los 40-45 años).

Qué lo causa

Los síntomas de la enfermedad
están ligados a la desaparición prematura, además de lenta y progresiva, de la
llamada sustancia negra, una zona del cerebro encargada del control y
coordinación del movimiento del tono muscular y de la postura. En esta zona del
cerebro se encuentra un pequeño número de células nerviosas que reciben el
nombre de células dopaminérgicas, precisamente porque
son las que segregan la dopamina, una sustancia que juega un papel fundamental
en la transmisión de órdenes a los músculos. En la enfermedad de Parkinson, se
produce una degeneración de la sustancia negra, cuya consecuencia es la
disminución de la dopamina, lo que a su vez ocasiona la aparición de síntomas depresivos en estos enfermos, ya que esta
sustancia está directamente relacionada con el estado de ánimo. De hecho, el
40% de los enfermos de parkinson padece depresión, según datos de la Sociedad
Española de Neurología.

Cómo reconocerlo

Aunque los tres síntomas
anteriores son los que mejor definen la enfermedad, con los años pueden
aparecer otros síntomas: dificultades para andar, problemas de equilibrio y/o
dificultades para la concentración intelectual?, si bien es cierto que a
diferencia de otras enfermedades neurodegenerativas
como el Alzheimer, en el Parkinson las facultades
intelectuales raramente se ven alteradas.

  1. Temblor: más evidente cuando se está en reposo,
    lento y rítmico y no se presenta en todos los casos.
  2. Ralentización del movimiento o bradicinesia: falta de expresión en la cara, escritura
    lenta y de trazos pequeños, que se da tanto en los movimientos
    automáticos, al deglutir, parpadear, etc, como
    en los voluntarios.
  3. Rigidez muscular: resistencia a mover pasivamente
    las extremidades.
  4. Anomalías posturales: inclinación de la cabeza y
    el tronco hacia delante, tendencia a mantener los codos y rodillas
    encogidos.
  5. Anomalías al andar: marcha lenta, levantando poco
    los pies del suelo, pasos cortos y rápidos, episodios de bloqueo, aumento
    brusco del ritmo de la marcha.
  6. Trastornos del equilibrio, que se pueden
    manifestar en un estadio avanzado de la enfermedad.
  7. Estreñimiento, insomnio, alteración de la visión?

Tratamiento

La terapia actual reduce al
máximo sus síntomas y combina fármacos, pautas dietéticas, fisioterapia,
logopedia, atención psicológica y en casos seleccionados, la cirugía. Precisamente,
el tratamiento de base para esta enfermedad está muy relacionado con los
límites en la secreción de dopamina, de ahí que lo que se prescriba sea precisamente
L-Dopa o levodopa, un precursor de la dopamina,
(aunque esta sustancia está relacionada con complicaciones motrices a menudo
difíciles de soportar). Otros medicamentos como los agonistas
dopaminérgicos, la amantadina
o los anticolinérgicos, resultan también de gran
ayuda. En cuanto a la vía quirúrgica, la implantación de electrodos en el
cerebro que estimulan las zonas lesionadas con descargas eléctricas, también ha
demostrado ser efectiva.

Más información, más calidad de vida

Según ha explicado Manuel
Martín, director de la Fundación AstraZéneca, organizadora de la sesión formativa ?La
enfermedad de parkinson en edad temprana y su dependencia?
, celebrada
recientemente junto con la CEOMA (Confederación Española de Personas Mayores) y APANET
(Asociación Parkinson Internet), es importante que se difunda la realidad del
Parkinson y, sobre todo, cómo afecta a los pacientes que la desarrollan en
edades tempranas, ya que al tratarse de una enfermedad progresiva e invalidante, llega a crear grandes dependencias. Entre las
conclusiones a las que han llegado los expertos se encuentra la necesidad de ayuda y orientación que los pacientes y
sus familiares tienen para gestionar sus minusvalías y poder mejorar así su
calidad de vida. Según Francisco Montesinos, presidente de APANET, para lograr
este objetivo, la información legal y sanitaria en tiempo real, así como el
apoyo psicológico, son piezas clave. ?No hay que olvidar que las personas con
Parkinson mantienen sus facultades y capacidades psíquicas y cognitivas?,
afirma.

  1. Según el presidente de APANET, uno de los
    principales esfuerzos de esta Asociación de Pacientes van destinados a
    conseguir la financiación de una campaña
    informativa
    , ya que, en general, se conoce muy poco sobre esta
    enfermedad que tiende a asociarse a personas de edad avanzada, ignorándose
    que, también, afecta a personas jóvenes.
  2. Asimismo consideran fundamental el acceso a tratamientos de fisioterapia
    subvencionados en todas las Comunidades Autónomas. 
  3. Se trata de una enfermedad incurable cuya
    evolución origina que el paciente requiera más cuidados. ?Otro de nuestros
    objetivos es que aquellos enfermos dependientes sin medios económicos o
    familiares directos se les facilita el
    acceso a una persona que les cuide
    ?, apunta Francisco Montesinos.
  4. En cuanto a la regulación de las ayudas y asistencia social en España
    a enfermos dependientes, Eduardo Rodríguez Rovira, presidente de CEOMA,
    señala que las ayudas actuales son totalmente insuficientes y se necesita
    urgentemente que se apruebe la ley de dependencia tan anunciada.


COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page