ESTÁS LEYENDO...

El ruido es un vertido tóxico y numerosas investig...

El ruido es un vertido tóxico y numerosas investigaciones recogen la gran variedad de sus efectos negativos

El ruido es un vertido tóxico y numerosas investigaciones recogen la gran variedad de sus efectos negativos

Según publica la revista Consumer Eroski, diversas investigaciones destacan gran variedad de efectos negativos de este vertido tóxico que es el ruido:

• Un estudio realizado en Francia concluye que personas sometidas a niveles de ruido superiores a los 85 decibelios (dBA) (normal en zonas de “movida”, ruido de tráfico, ferrocarriles, aviones o en algunos trabajos) sufren un 12% más de problemas cardiovasculares, un 37% más de problemas neurológicos y un 10% más de problemas digestivos.

• El Proyecto HYENA sobre los efectos de ruidos en aeropuertos, financiado con Fondos Comunitarios y publicado en la revista European Heart Journal, revela que ante un ruido superior a los 35 dBA la tensión arterial sube, incluso sin que el afectado se despierte.

• La Organización Mundial de la Salud (OMS) concluyó en 2006 que la exposición a largo plazo o permanente a ruidos como tráfico, sirenas u otras fuentes es responsable de un 3% de los ataques cardíacos.

• En el Reino Unido se considera que de 101.000 muertes por enfermedades coronarias, 3.030 pueden estar causadas por exposición crónica al ruido, incluyendo el ruido del tráfico.

• Julio Díaz, del Instituto de Salud Carlos III, menciona en el trabajo “Ruido, tráfico y salud” que por cada decibelio por encima de los 65 aumentan los ingresos hospitalarios un 5,3%, especialmente por causas cardiovasculares.

En resumen, el ruido provoca diversos efectos: agitación respiratoria, taquicardias, aumento de la presión arterial, del colesterol, de la glucosa en sangre, de los dolores de espalda, cuello y cabeza, y de los problemas gástricos. El insomnio y dificultad para conciliar el sueño provocan estrés, depresión, irritabilidad o agresividad; el deseo sexual se ve afectado; disminuye la capacidad de concentración y la memoria; las relaciones familiares, sociales y laborales se ven afectadas, especialmente en los niños: el rendimiento escolar y laboral baja, se retrasan en el aprendizaje y se hacen poco sociables. Ya hay diversas sentencias con condenas por delito contra el medio ambiente en su modalidad de contaminación, acústica, basadas en el artículo 324 del Código Penal. Incluso se ha llegado a considerar el daño causado por ruido como un delito de lesiones.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?