ESTÁS LEYENDO...

El tabaco aumenta un 2,5 el riesgo de hospitalizac...

El tabaco aumenta un 2,5 el riesgo de hospitalización por VRS en prematuros tardíos

Los bebés prematuros constituyen una población de riesgo frente al Virus Respiratorio Sincitial (VRS) y el humo del tabaco constituye un factor de riesgo reconocido de hospitalización por VRS en este grupo de pacientes vulnerables. Dentro de esta población de riesgo se encuentran los prematuros tardíos, nacidos entre las semanas 34 y 36 de gestación, los cuales representan más del 79% de los prematuros en Españaii, entre cuyas importantes complicaciones se sitúan las infecciones respiratorias víricas agudas. dientes niños

De acuerdo con los resultados del estudio europeo El impacto del tabaquismo parental en el riesgo de infección por Virus Respiratorio Sincitial (VRS) y la eficacia de la protección inmunoprofiláctica de los prematuros tardíos de X. Carbonell-Estrany et al., el tabaquismo parental representa un factor de riesgo considerable en todos los prematuros para padecer una infección grave por VRS, que la prematuridad incrementa el riesgo de padecer una infección grave por VRS y los prematuros tardíos con familiares fumadores tienen un riesgo mayor de hospitalización por VRS. Este grupo de niños nacidos entre las semanas 34 y 36 de gestación, cuando existen estos factores de riesgo –especialmente si hay más de uno- deben ser también considerados población tributaria a la prevención con inmunoprofilaxis de la infección por VRS.

Objetivos y resultados principales del estudio
Se trata de un estudio europeo de investigación de resultados en salud, cuyo objetivo principal era evaluar el impacto del tabaquismo parental en el riesgo de hospitalización por VRS  y la efectividad de la profilaxis por palivizumab en niños prematuros tardíos, es decir, nacidos en las semanas 32-36 de gestación.

Para este estudio se llevó a cabo un meta-análisis en el que se analizaron los datos de 5.903 bebés prematuros tardíos, de los que 2.357 (39,9%) de ellos habían sido expuestos al humo del tabaco en el hogar, es decir, al menos un miembro de la familia era fumador.
“El meta-análisis que llevamos a cabo demostró” comenta el doctor Carbonell-Estrany, presidente de la Asociación Mundial de Medicina Perinatal (WAPM) y Consultor Senior del Servicio de Neonatología del Hospital Clínic de Barcelona,  “que los prematuros tardíos expuestos al humo del tabaco tienen 2,5 veces más probabilidades de ser hospitalizados por VRS que los que no lo están. Por otro lado, de los prematuros tardíos que estuvieron expuestos al humo del tabaco, los que recibieron profilaxis como medida de prevención contra el VRS tuvieron 3,5 posibilidades menos de hospitalización por VRS grave frente a aquellos niños que no recibieron la profilaxis”.

Impacto de la inmunoprofilaxis en la hospitalización por Virus Respiratorio Sincitial (VRS)

Gracias a los resultados obtenidos a partir de esta investigación, explica el doctor Josep Figueras, presidente de la Sociedad Española de Neonatología (SEN) y co-autor también del estudio, “en este estudio se muestra que el tabaquismo parental es, junto con otros factores, un importante factor de riesgo para la adquisición de infecciones graves por VRS en prematuros tardíos. La mejor medida preventiva es que desaparezca el tabaquismo parental, si bien los prematuros tardíos pueden beneficiarse de la prevención del VRS a través de la inmunoprofilaxis con palivizumab”.

“Como tenemos comprobado en nuestra práctica clínica habitual”, prosigue el doctor Figueras, “las hospitalizaciones por infección respiratoria aguda causadas por VRS consumen una gran cantidad de recursos sanitarios en nuestros hospitales; por lo que la aplicación de la administración de inmunoprofilaxis constituye un beneficio, ya que contribuye a reducir los casos de hospitalización en esta población de riesgo y, por tanto, del consumo de recursos sanitarios de nuestro sistema de salud”.

Prematuros tardíos: Una población de riesgo infravalorada

Se consideran prematuros o pretérmino los nacimientos que se producen antes de la semana 37 de gestación. Cada año se produce un incremento de la tasa de prematuridad por el estilo de vida de la mujer actual, principalmente a expensas de los prematuros tardíos, es decir, los recién nacidos cuyo parto se produce entre las semanas 34 y 36 de gestación. Los prematuros tardíos representan más del 79% de prematuros en España y, respecto a la población total española de bebés recién nacidos vivos, representan un 5,8%. Estos bebés constituyen una población cuya tasa de morbimortalidad es significativamente mayor que la de los recién nacidos a término; de hecho, el riesgo de morbilidad se multiplica por 2 por cada semana que se adelanta el parto antes de las 38 semanas.

Los prematuros tardíos presentan un riesgo mayor que los recién nacidos a término de sufrir infecciones respiratorias graves por Virus Respiratorio Sincitial, ya que en el momento de su nacimiento sus órganos y sistemas no han completado su desarrollo y son más vulnerables a todo tipo de infecciones, por carecer también de anticuerpos que les ayuden a combatirlas.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page