ESTÁS LEYENDO...

El tabaco es el responsable de matar a uno de cada...

El tabaco es el responsable de matar a uno de cada 10 adultos en todo el mundo

Recientemente, las comunidades de Extremadura, Andalucía, Canarias, Cantabria y La Rioja han firmado un documento conjunto en el que expresan su oposición ante la revisión de la directiva europea sobre los productos del tabaco ya que aseguran que puede suponer graves consecuencias para la economía española por los beneficios que genera el sector tabaquero.  La declaración conjunta de apoyo al sector del tabaco fue firmada por los presidentes de dichas comunidades autónomas en la sede de una importante compañía tabacalera, Altadis, hecho que levanta sospechas de posibles intereses económicos y políticos ocultos.
 Cigarro roto
“Es necesario limitar las interacciones de la industria tabacalera en las legislaciones y la política, sobretodo si éstas pueden tener consecuencias directas en la salud pública. La preocupación por los beneficios económicos de esta actividad genera no deben ser equiparables a la preocupación por proteger la salud y concienciar a la población de los riesgos a los que se exponen con cada cigarrillo. La confluencia de intereses económicos y politicos ha de quedar al margen de los riesgos para la salud” expone la doctora Pilar de Lucas, presidenta de SEPAR (Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica).

La propuesta actual de la directiva europea de los productos del tabaco propone endurecer las medidas referentes a la publicidad, promoción y patrocinio del tabaco. Asimismo, también
ayudará a proteger a la próxima generación de jóvenes. Entre las nuevas medidas está la de
aplicar advertencias gráficas y de texto que ocupen el 75% de la cara frontal y trasera de la
cajetilla y la prohibición de aromas característicos en los cigarrillos. “Las advertencias
sanitarias de los paquetes de tabaco son medidas efectivas para evitar que los jóvenes
comiencen a fumar y para animar a abandonar el hábito a los fumadores. Las cajetillas con el
75% de la superfície destinada a tales advertencias es mucho más efectiva, especialmente
entre los jóvenes’, asegura el doctor Carlos Jiménez, director del Programa de Investigación en Tabaquismo de SEPAR.

Asimismo, cabe destacar que tales políticas de control del tabaco son valoradas positivamente
por los ciudadanos de la Unión Europea: el 76% está a favor de la inclusión de advertencias
gráficas en las cajetillas; el 73% apoya la incorporación de nuevas medidas de seguridad; el
63% se muestra partidario de la prohibición de los aromas y el 57% está de acuerdo con el uso de paquetes de diseño sencillo y estandarizado. “Nuestra misión es contribuir a proteger a las generaciones presentes y futuras no sólo de las consecuencias devastadoras para la salud, sino también contra las catástrofes sociales, ambientales y económicas del consumo de tabaco y de la exposición al humo de los cigarrillos”, asegura el doctor Antonio Riesco, vicepresidente neumólogo de SEPAR.

“El tabaco es el responsable de matar a uno de cada 10 adultos en el mundo. Es nuestro deber trabajar para reducir estas muertes totalmente evitables y proteger
las políticas de salud pública de los intereses comerciales y otros intereses de la industria
tabacalera”, añade.

Por otra parte, el argumento económico de la industria tabaquera no se sostiene. En 2008, los
ingresos del Estado procedentes de impuestos por la venta de productos del tabaco
ascendieron a 9.266 millones euros; pero los gastos sanitarios directos ocasionados al Estado
por atender a sólo cinco enfermedades relacionadas con el consumo del tabaco (EPOC,
enfermedad coronaria, asma, cáncer de pulmón y enfermedad cerebro vascular) ascendieron a
6.870,80 millones de euros que sumados a los gastos ocasionados a las empresas por el
consumo del tabaco (pérdida de productividad, absentismo laboral y gastos por limpiezas deinstalaciones, que ascendieron a 7.840,97 millones euros, dejan un gasto total de 14.711,77
millones euros; es decir, un saldo negativo de 5.445,77 millones euros.

En este sentido, el objetivo principal del Día Mundial Sin Tabaco es alentar a los países a
aplicar las directrices para prohibir ampliamente la publicidad, promoción y patrocinio
de tal modo que disminuyan las personas que se inician o continuan fumando. También resulta clave impulsar los esfuerzos locales, nacionales e internacionales para contrarrestar los iniciativas de la industria tabacalera con el objetivo de socavar el control del tabaco, en particular las actividades de la industria para paralizar o detener las prohibiciones totales de la publicidad, promoción y patrocinio del tabaco englobados en la revisión de la directiva  europea de los roductos del tabaco.

 “Los intereses de los especialistas en enfermedades respiratorias son los intereses de la ciudadanía, la lucha por evitar muertes innecesarias y la lucha por la mejora de la salud pública”, insiste el doctor Segismundo Solano, coordinador del Área de Tabaquismo de SEPAR.