ESTÁS LEYENDO...

Elegir carrera, una decisión de peso.

Elegir carrera, una decisión de peso.

CONSEJOSSECCIÓN


ELEGIR CARRERA

UNA DECISIÓN DE PESO

¿Y ahora, qué? Éste es el dilema al que se enfrenta un
número importante de estudiantes cuando terminan el Bachillerato. El panorama
no siempre se presenta claro y a ello hay que unir  las peculiaridades de los jóvenes a esta edad
y otros factores como las altas tasas de desempleo y una sociedad cada vez más
competitiva. Información, asesoramiento y autoconocimiento son las claves para
acertar.


Tres
de cuatro estudiantes se equivocan en la elección de su carrera, estadísticas
que demuestran que, al desconcierto propio de esta edad, y pese a que
actualmente los jóvenes cuentan con muchos medios a su alcance, no siempre
disponen de la información necesaria ni son realistas respecto a sus cualidades
ni a sus expectativas. A todos ellos, vamos a echarles una mano.

Respeta tu personalidad para encontrar tu vocación

No todos los jóvenes tienen muy claros cuáles son sus puntos fuertes y a
qué quieren dedicar su actividad laboral futura. La solución pasa por
reflexionar sobre cuál es su verdadera personalidad y qué quiere hacer
realmente en la vida. ?La interacción entre las motivaciones, los deseos de
realizarse, las expectativas, los rasgos de personalidad, los valores
profesionales y el concepto de sí mismo, de lo que quiere ser o hacer, son los
aspectos que determinan una vocación auténtica?, explica el psicopedagogo
Bernabé Tierno. En este sentido, es importante que los padres y los educadores
le proporcionen las herramientas necesarias y le ayuden a analizar aspectos
como sus preferencias académicas, el concepto que tiene de sí mismo o su
capacidad de trabajo. Hay que aportarle una visión lo más realista posible de
las circunstancias: por mucho que se empeñe y mucha ilusión que le haga, es
difícil que un chico al que, por ejemplo, se le dan mal las ciencias llegue a
ser un ingeniero de éxito.

Síguele la pista al talento

A la hora de elegir la carrera a la que uno va a dedicarse es muy
importante ser consciente del talento que se posee, y a ello se llega después
de un análisis exhaustivo de cuáles son los gustos y para qué se está
capacitado. En caso de que no lo tenga claro, puede servir de guía el
determinar qué es aquello que menos cuesta hacer y en qué ámbitos se tienen
mayores destrezas. Una elección guiada por las actitudes y las aptitudes tiene
más garantías de éxito que el dejarse llevar exclusivamente por la situación
del mercado laboral existente en el momento de elegir: esto puede llevar tanto
a un estado de frustración en el futuro como al riesgo de encontrarse
desubicado al terminar los estudios, teniendo en cuenta la rapidez con la que
suelen cambiar las tendencias en el ámbito laboral.

Infórmate de las alternativas a tu alcance.

Una vez que se termina el Bachillerato el joven tiene varias opciones
entre las que elegir: carrera universitaria, títulos de formación profesional,
enseñanzas artísticas y especializadas, carreras privadas… Para ello, nada
mejor que informarse en los lugares adecuados y con las personas que más saben
sobre los diferentes estudios y opciones. Es fundamental que maneje la
información más importante: qué se estudia en cada carrera, cuál es el perfil
del estudiante, cuáles son las asignaturas que pueden resultar más difíciles,
si se contempla la realización o no de prácticas, cuáles son las salidas
profesionales…

También puede resultar muy clarificador visitar los distintos ámbitos de
trabajo y observar de cerca en qué consisten y qué implicaciones tiene cada
actividad. Esto le permite determinar, ?a tiempo real?, aquellas que  son más de su agrado y en cuales podría
adaptarse mejor.

Opta, ante todo, por una buena formación.

Independientemente de la carrera elegida, lo que busca todo contratador es
una persona debidamente formada. Por eso, es muy importante dedicar el tiempo
necesario a determinar en qué centro se va a estudiar la carrera seleccionada.
Estos son algunos de los aspectos a tener en cuenta: el nivel de calidad de su
formación, sus planes de estudio (los centros suelen tener bastante autonomía
para determinar su oferta de asignaturas y los contenidos de las mismas); la
duración de los estudios de cada centro; cuáles son las relaciones
internacionales propias de cada universidad, así como las actividades culturales,
las posibilidades de formación que ofrecen en prácticas o extraacadémicas y si
tiene convenios específicos con universidades o centros extranjeros, de forma
que ofrezcan la posibilidad de cursar una parte de sus estudios fuera de
España.

Departamentos de orientación: por qué son tan importantes

Los centros de Educación Secundaria ofrecen  este servicio de apoyo cuya principal misión
es la de informar, asesorar y orientar al alumno en el proceso de elección de
carrera y de decantarse por una salida profesional u otra. ?La función de esta
orientación profesional es descubrir y desarrollar la vocación del joven. Se
trata de ayudarle a tomar contacto con sus preferencias y deseos de realizarse
y, de esta manera, poder elegir con criterio propio el tipo de profesión o
actividad que está más de acuerdo con sus posibilidades e intereses?, señala
Bernabé Tierno. La herramienta básica que manejan los pedagogos, psicólogos y o
psicopedagogos que se encuentran al frente de estos departamentos es la
entrevista directa con el alumno, a través de la cual le ayudan a  esclarecer sus necesidades y preferencias.
También utilizan diferentes tipos de test y programas dirigidos a hacer un
inventario de las técnicas de estudio, un cuestionario de intereses
profesionales, un sistema de asesoramiento profesional y otro tipo de pruebas.
Asimismo, resulta una herramienta muy eficaz para que los padres despejen todas
sus dudas y encuentren asesoramiento para ayudar a sus hijos en la elección.

La actitud de los padres: escuchar, comprender y asesorar

El papel de los padres es fundamental, pero su actitud debe ser cautelosa
y lo más razonable posible. Es muy importante hablar con el joven, ayudarle a
valorar los pros y contras de cada opción; ofrecer una opinión argumentada, pero
sin tratar de imponérsela; evitar cualquier tipo de reproche que pueda
incrementar aún más su sentimiento de inseguridad y, sobre todo, apoyarle en
todo momento, aunque esto no significa que se tenga que estar siempre de
acuerdo con él. Muchos jóvenes tienen claro que no desean pasar cinco años de
su vida estudiando y quieren desarrollar una profesión que les permita trabajar
cuanto antes. En esta circunstancia, los padres deben animar a sus hijos a
decantarse por otro tipo de formación (un módulo profesional, por ejemplo).

Cursos en el extranjero: un buen “impás”

Muchos padres optan por mandar a sus hijos a estudiar al extranjero, como
medida para que aprendan de forma efectiva un nuevo idioma. Puede ser un curso
de verano o un curso académico, que les permita incluso estudiar las distintas
asignaturas del curso en el idioma del país. Además de los muchos beneficios
que tiene esta opción tanto para la formación académica como para su madurez y
desarrollo social,  puede resultar una
excelente alternativa para aquellos casos en los que el joven no tiene nada
claro qué estudios comenzar o a qué dedicarse. Para los más dubitativos, esta
estancia en el extranjero no sólo le ayudará a meditar sobre su futuro y le
abrirá la mente a nuevas posibilidades que tal vez no había contemplado, sino
que la proporcionará un plus de conocimientos que le pueden ser muy provechosos
en el futuro, combatiendo, de paso, la sensación de que “está perdiendo un
año”.

Elecciones equivocadas: ¿obligarle o no?

Puede darse el caso  que la
profesión elegida por el joven resulte totalmente inadecuada para los padres,
ya que estos consideran que se trata de una opción que no tiene futuro. Muchos
padres condicionan la dedicación de la carrera o profesión elegida por su hijo
a realizar antes unos estudios que ellos consideran que le serán más útiles
(bien porque tienen más salidas o para continuar, por ejemplo, con un negocio o
tradición familiar). Surge entonces el eterno dilema vocación-profesión ?con
salida?. ¿Cómo actuar en estos casos? Según Bernabé Tierno, ?lo más
recomendable es intentar armonizar ambos aspectos. Y es muy importante que el
peso de esta decisión no la lleven solo los padres, sino que sea también un
especialista (experto o profesor) o un familiar con el que el joven se lleve
especialmente bien quien le asesore sobre la conveniencia de realizar otro tipo
de estudios que le sirvan de ?colchón? en caso de que la profesión elegida
(para la cual, a lo mejor no tiene  las
suficientes cualidades) no le proporcione el éxito esperado. La clave es buscar
un término medio. Hay que abogar siempre por el diálogo, porque si los padres
intentan imponer su opinión a toda costa, puede ser muy contraproducente?.

Saber más

-Mis claves del éxito para estudiar mejor, de Pilar Navarro. (Ed. Planeta).
Ofrece pautas para elegir la carrera adecuada y estudiarla con éxito.

-Todos los estudios y carreras (Ed. Planeta). Manual de referencia,
revisado y actualizado, sobre todos los estudios, centros y planes de estudio
en España.

-Educaweb (www.educaweb.com). Completísimo portal en el que se
informa de todas las Universidades y Centros de Formación, Escuelas de FP,
servicio de orientación profesional, buscador de empleo, etc.

El consejo de…

 

 

Nombre

Profesión

?Consejo?



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page