ESTÁS LEYENDO...

En Castilla-La Mancha más de 144.000 personas podr...

En Castilla-La Mancha más de 144.000 personas podrían tener colesterol alto

El colesterol alto, la hipertensión y el tabaco son los principales factores de riesgo modificables de las enfermedades coronarias, que constituyen la principal causa de muerte en nuestro país. Como factores de riesgo modificables, si se adoptasen
medidas adecuadas, podrían prevenirse en un tanto por ciento muy elevado de los casos. “Sin embargo, aunque los gobiernos europeos han tomado numerosas medidas contra el tabaquismo y la hipertensión, no se ha dedicado la misma atención al control del colesterol”, explica el Dr. Luís Rodríguez Padial, jefe de Cardiología del Hospital Virgen de la Salud de Toledo.

Para informar y sensibilizar sobre la importancia de controlar el colesterol alto, el pasado jueves día 4 se inició en Toledo, en el Hospital Virgen de la Salud, la campaña nacional “Está en tu mano controlar el Colesterol: Te lo agradecerá tu corazón“, una iniciativa promovida por la Federación de Diabéticos Españoles (FEDE), la Fundación Hipercolesterolemia Familiar (FHF), la Federación Española de Asociaciones de Educadores en Diabetes (FEAED), la Federación Española de Asociaciones de Anticoagulados (Feasan), la Asociación Española de Portadores de Válvulas Cardíacas y Anticoagulados (Aepovac), la Asociación de Pacientes Coronarios (Apacor), y la Confederación Española de Pacientes Cardiovasculares (Conespacar).


 


El colesterol en Castilla-La Mancha

El colesterol alto o hipercolesterolemia es un factor de riesgo cardiovascular (CV) alto que se agrava con el paso de los años a partir de los 40 años edad. En Castilla-La Mancha, a partir de los 45 años los tres problemas crónicos de salud con mayor frecuencia son la hipercolesterolemia, la hipertensión arterial y la artrosis o reumatismos, según se desprende de la Encuesta de Salud 2006 de Castilla-La Mancha
.

Si agrupamos a todos los grupos de edad comprendidos entre los 45 años en adelante, el total de personas en Castilla La Mancha que podrían estar afectados por el colesterol alto es de 146.225 personas, según datos extrapolados de la Encuesta de Salud 2006 con datos del INE.

Por rangos de edad, según dicha encuesta, el colesterol afectaría de forma desigual a la población de Castilla-La Mancha. En el grupo de edad comprendido entre los 45 y 64 años de edad, el colesterol alto afectaría al 15,30% de dicho grupo, es decir, a 63.086 personas. En el siguiente grupo, de 65 a 74 años, la incidencia sería mayor, situándose en el 23,50% y afectando a 41.698 personas. En el último grupo de edad, de 75 años en adelante, la hipercolesterolemia tendría una prevalencia del 22,20% (41.441 personas).


 


El colesterol en España

La prevalencia de la hipercolesterolemia (colesterol alto) entre los pacientes que acuden a consulta médica en España es elevada, según se desprende del estudio Hispalipid, en el que participaron 1.461 médicos para recoger datos de 33.913 pacientes de prácticamente todas las Comunidades Autónomas, de los que 8.256 pacientes (24% del total) acudieron a la consulta con el diagnóstico previo de dislipemia (colesterol alto).


 

Otro análisis del estudio refleja que el 86,4% de los pacientes que acuden a consulta con colesterol alto poseen otros factores de riesgo cardiovascular: obesidad, diabetes, hipertensión arterial, sedentarismo, tabaquismo y antecedentes de enfermedad cardiovascular.

Según el estudio, el mapa del colesterol por comunidades autónomas refleja que los valores más altos de prevalencia entre los pacientes que acuden a consulta médica corresponden a Canarias (33,9%), Murcia (30,7%), Galicia (24,7%) y Extremadura (25,2%), y los más bajos a Cantabria (18,6%), Castilla-La Mancha y Castilla-León y Asturias. En cuanto a la prevalencia del colesterol alto por edad y sexo, el 52,4% de los pacientes que acuden a consulta con colesterol alto son mujeres.





 


Conocer los valores de colesterol

En la última actualización de las Guías Europeas de Prevención de las Enfermedades Cardiovasculares



*



, elaboradas por la Sociedad Europea de Cardiología, se han redefinido los objetivos de colesterol y se ha hecho énfasis en una mayor actuación en el estilo de vida del paciente (ejercicio, control de peso, etc.).

Entre los nuevos objetivos en colesterol de las guías, se establece que para los pacientes de alto riesgo –diabéticos, coronarios


o hipercolesterolémicos
— se recomienda tener el cLDL o colesterol malo por debajo de 100 mg/dl, y siempre que se pueda, por debajo de 80 mg/dl. En cuanto al colesterol total, siempre por debajo de 175 mg/dl y siempre que se pueda por debajo de 155 mg/dl. “Si se es
paciente de alto riesgo hay que conocer y controlar
muy de cerca los niveles
de colesterol
”, concluye el Dr. Padial.




Los principales factores de riesgo CV son el tabaco, el colesterol, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y la hipertensión.

Según el Dr. Luís Rodríguez Padial, “tenemos que priorizar la prevención de las enfermedades cardiovasculares en los pacientes con problemas cardiovasculares, en los pacientes con varios factores de riesgo cardiovascular, en pacientes con un factor de riesgo cardiovascular muy alto, en pacientes diabéticos de tipo 1 y tipo 2, y en familiares próximos con enfermedades cardiovasculares o de muy alto riesgo”.


 


Mayor control del paciente CV

Existen numerosos estudios que indican que los pacientes con riesgo cardiovascular no están adecuadamente controlados. “Todo ello es provocado en parte porque existen dificultades para el cumplimiento de las guías, debido al bajo conocimiento de la enfermedad, a la baja adherencia al tratamiento a largo plazo, al incorrecto conocimiento de las opciones terapéuticas, y a la baja iniciativa por parte del médico para alcanzar los objetivos -inercia terapéutica-”, comenta el Dr. Luís Rodríguez Padial.


 

Tratamientos para bajar el colesterol alto

Para el Dr. Rodríguez Padial existen bastantes evidencias de que no se están aplicando adecuadamente las medidas de prevención que han demostrado ser eficaces, como la dieta y el tratamiento con fármacos hipolipemiantes.

Uno de los motivos que explican este hecho es que, el colesterol procede de dos fuentes, la intestinal (cuyo componente mayoritario procede a su vez de la bilis y sólo una tercera parte de la dieta) y la hepática. Las estatinas actúan únicamente a nivel de una de las dos fuentes (la hepática), quedando la fuente intestinal del colesterol sin ningún tipo de abordaje.

“Desde hace unos años existe un nuevo tratamiento, los inhibidores de la absorción intestinal, que actúan de forma eficaz sobre dicha fuente intestinal y que abren un futuro hacia la terapia de coadministración, es decir, estatinas más inhibidores de la absorción intestinal, lo que nos permite el manejo integral de la hipercolesterolemia”, matiza el Dr. Rodríguez Padial.




 



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page