ESTÁS LEYENDO...

En España existen más de 2.000 niños tratados con ...

En España existen más de 2.000 niños tratados con hormona del crecimiento

La talla baja en los niños supone, junto con el exceso de peso, el motivo de consulta más frecuente en Endocrinología Pediátrica. Puede reflejarse como un hipocrecimiento para su edad y sexo o por una velocidad de crecimiento disminuida.

“En algunas ocasiones podemos encontrar una causa que justifique esa talla baja (déficits hormonales, anomalías genéticas, bajo peso al nacimiento, etc.); sin embargo en un gran porcentaje de casos no se encuentra la causa última del problema”. Así lo explica el doctor Luis Salamanca, experto en Endocrinología infantil en el centro médico d-médical de Madrid, que asegura que estos niños se pueden englobar en la definición de talla baja “idiopática” (o de causa desconocida) y no presentan alteraciones hormonales, tan sólo retraso en la madurez del hueso. Muchos de ellos suelen tener varios miembros familiares afectos también de talla baja.
 Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentos
El especialista en Endocrinología Pediátrica tendrá que evaluar minuciosamente si se trata de una talla baja real. Y para ello será preciso conocer la respuesta a las siguientes preguntas:

·         ¿Cuánto pesó y midió el niño al nacimiento?
·         ¿Cómo es la talla de los padres y familiares?
·         ¿Cuándo se inició el desarrollo puberal en los familiares del niño?
·         ¿Presenta a la exploración física algún signo que sugiera alguna anomalía genética?
·         ¿Qué madurez presenta el hueso del niño?
·         ¿Tiene alguna alteración hormonal que justifique el hipocrecimiento?
·         ¿Presenta alguna enfermedad crónica importante ó algún tratamiento concomitante que esté influyendo en su talla?
·         ¿Está la talla del niño influyéndole psicológicamente ó afectando su calidad de vida?

En función de la respuesta a todas a estas variables, el endocrinólogo pediatra evaluará si el niño se puede beneficiar o no del tratamiento con la hormona de crecimiento, señala el doctor Salamanca.

Seguimiento médico y claves del tratamiento con hormona de crecimiento

“Todo paciente con talla baja ha de ser remitido a un especialista en Endocrinología pediátrica para hacer una valoración global, un estudio analítico completo que incluya varias hormonas y un estudio radiológico para observar la edad ósea del niño. Y todo ello hay que hacerlo  lo antes posible, ya que la eficacia del tratamiento se relaciona directamente con lo precocidad de su inicio”, comenta el doctor Salamanca.

Debido a su disponibilidad y a los estudios que han demostrado su eficacia y seguridad en varias entidades asociadas a hipocrecimiento, los pequeños afectados de talla baja idiopática, sí pueden beneficiarse del tratamiento con hormona de crecimiento no solo porque alcancen mejor talla final sino porque mejora otros parámetros de vitalidad en el individuo. Pero es muy importante un seguimiento posterior muy estrecho para ir modificando la dosis a inyectar en función de distintas variables como el peso, la glucemia, diversos parámetros hormonales, la madurez ósea, etc.

Para Luis Salamanca, “lo idóneo es que el tratamiento se mantenga hasta que las epífisis (los extremos de los huesos largos) se cierren por completo, lo que viene a acontecer aproximadamente a los 14 años en las niñas y a los 16 años de edad en los niños”.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page