ESTÁS LEYENDO...

En España hay 4 millones de hipertensos sin diagno...

En España hay 4 millones de hipertensos sin diagnosticar

17 de mayo, Día Mundial de la Hipertensión Arterial

En España hay 14 millones de personas con hipertensión arterial, lo que representa aproximadamente el 50% de los mayores de 55 años. “El principal problema es que de los 14 millones de pacientes con la enfermedad, 4 millones no lo sabe y otros 9 millones no la tiene controlada” explica el Dr. Antonio Álvarez-Viéitez, cardiólogo clínico del Hospital La Milagrosa.

Se establece que una persona tiene hipertensión arterial cuando la elevación de la presión arterial por encima de 135/85 mm de Hg. Lo deseable es que esté por debajo de los 125/80 mm de Hg. También debemos olvidar  el antiguo concepto de presión arterial compensada y descompensada pues se ha visto que este no supone un aumento de riesgo.

La hipertensión arterial no produce síntomas, hecho principal del infradiagnóstico. “Cuando se producen dolores fuertes de cabeza y mareo, a veces sube la tensión pero no es un síntoma, sino una causa. Lo mismo ocurre cuando hay derrames en los ojos o hemorragias nasales (epistaxis), que es la ansiedad la que provoca la subida de tensión” explica el cardiólogo del Hospital La Milagrosa. En el 95% de los casos la causa de la hipertensión arterial es desconocida (denominada hipertensión esencial) donde pueden influir por ejemplo la herencia, la obesidad, el sedentarismo, la ingesta de drogas y algunos medicamentos (antiinflamatorios), o la apnea del sueño.

Riesgos

La presión arterial elevada afecta al corazón haciendo que aumente el espesor de sus paredes (hipertrofia ventrículo izquierdo) causando disminución del riego al miocardio, insuficiencia cardiaca y arritmias.

Puede afectar a los vasos sanguíneos produciendo micro traumatismos en la capa interna de las arterias (endotelio) y aquí adherirse células (plaquetas) y comenzar a formarse las placas de ateroma y obstrucción de las arterias. Puede afectar a todas las arterias: coronarias (infartos), cerebrales (ictus), las de la retina y las del riñón (insuficiencia renal). Otro riesgo es que al aumentar la presión se produzcan hemorragias al romperse alguna arteria (ictus hemorrágico).

Diagnóstico

Es aconsejable realizarse tomas de la presión arterial cada 6 meses a partir de los 40 años y con mayor frecuencia si se tiene tendencia a la hipertensión. “En los hipertensos recomiendo que se tomen la tensión ellos mismos, para evitar el componente de ansiedad que supone ir al médico (hipertensión de bata blanca)”, explica el Dr. Álvarez-Viéitez. La presión arterial debe medirse  siempre con un manguito puesto en el brazo, pues los dispositivos de muñeca son mucho menos fiables.

El diagnóstico definitivo se hace con una monitorización ambulatoria de la presión durante 24 horas  (Holter de tensión). Con este dispositivo se ven los picos tensiónales, los porcentajes de hipertensión  y la presión durante el sueño.

Tratamiento

Se recomienda evitar las tres eses: sedentarismo, sobrepeso y sal. Casi siempre es necesario un tratamiento farmacológico si no se consigue con lo anterior. Según el cardiólogo del Hospital La Milagrosa, “los tratamientos se basan en disminuir el líquido circulante (diuréticos) disminuir la  fuerza y frecuencia de contracción del corazón (betabloqueantes) y en aumentar el continente arterial (vasodilatadores)”.

 





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.