ESTÁS LEYENDO...

En la próxima década se duplicará el número de per...

En la próxima década se duplicará el número de personas alérgicas

La incidencia de las enfermedades alérgicas aumenta a un ritmo anual de un 2% por lo que se prevé que en la próxima década más de 30 millones de españoles sean alérgicos. Hoy, alrededor de doce millones presentan algún tipo de patología alérgica.

Más de un millar de alergólogos reunidos en Pamplona con motivo del XXVIII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), analizarán hasta el próximo sábado la situación en la que se encuentra esta especialidad y los últimos avances desarrollados en investigación.
congreso seaic 1.jpg
En opinión de los expertos, se ha producido un cambio en los patrones de las reacciones alérgicas y los datos de incidencia en la población, ya que el perfil de los pacientes ha aumentado en edad, con un mayor predominio de mujeres. Además, tal y como señala la doctora Blanca García, coordinadora del Comité Organizador del Congreso, “estamos asistiendo no sólo a un aumento de la frecuencia de las enfermedades alérgicas sino además a un aumento progresivo de la complejidad de la patología alérgica. De hecho, son cada vez más frecuentes las sensibilizaciones múltiples a alérgenos respiratorios o a múltiples alimentos tanto en niños como en adultos.

En este contexto, los expertos consideran imprescindible afinar el diagnóstico y optimizar los tratamientos por el impacto sociosanitario que conllevan y la repercusión en la calidad de vida del paciente. En opinión del doctor José María Olaguibel, presidente de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), el incremento de la prevalencia de las enfermedades alergias, junto a la creciente complejidad del diagnóstico y tratamiento, cada vez más ajustado al perfil del paciente, supone un reto importante para la especialidad. “El diagnóstico y tratamiento de las alergias es cada vez más personalizado, pero esto incrementa mucho el abordaje de los pacientes, el tiempo necesario para ello en un momento en el que los recursos en las consultas y el déficit de especialistas se hace más notable”.

A lo largo de los cuatro días de Congreso los expertos profundizarán en el diagnóstico y seguimiento de las enfermedades alérgicas. Así, en opinión de la doctora Rosa Muñoz, coordinadora del Comité Científico del Congreso, “abordaremos los temas relacionados con la investigación, cómo llevar la investigación del laboratorio al ensayo clínico, la importancia de los biomarcadores para predecir el futuro de la enfermedad y dedicaremos un número importante de sesiones a las nuevas perspectivas y retos diagnósticos que rodean al asma”.

Abordaje integral del paciente
Las enfermedades alérgicas comprenden una serie de patologías de expresión clínica muy diversa (respiratoria, cutánea, digestiva o multiorgánica) y gravedad variable, desencadenadas por unos agentes, los alérgenos, que pueden ser identificados y sobre los que se pueden efectuar acciones de evitación, prevención y curación. Esta complejidad obliga a reorientar el abordaje del paciente alérgico, proporcionando una visión global y revisando adecuadamente el diagnóstico y tratamientos administrados. “Es preciso considerar la alergia como una enfermedad unitaria. El alérgico es una paciente único con manifestaciones múltiples de la enfermedad: rinitis, asma, alergia a medicamentos, dermatitis, urticaria, anafilaxia…. Se trata, en definitiva de conocer el mecanismo común, diagnosticar sus causas y seleccionar tratamientos encaminados al fondo de los procesos”, apunta el doctor Olaguibel.

La apuesta por un enfoque preventivo para las enfermedades alérgicas y el impulso de la investigación sobre el diagnóstico, las causas de la enfermedad y su tratamiento, constituyen, por  lo tanto, el campo de actuación de los alergólogos para garantizar una atención de excelencia en una enfermedad que puede aparecer a lo largo de toda la vida, desde los primeros meses hasta edades avanzadas.

“Ante los primeros síntomas de una reacción alérgica la precisión en el diagnóstico va a permitir el desarrollo de nuevas terapias o, al menos, la utilización correcta de las actuales, adecuándolas a los pacientes y personalizando cada vez los tratamientos. Un correcto diagnóstico y tratamiento pueden modificar el curso de la enfermedad” aclara la doctora Muñoz.

Biomacadores y diagnóstico molecular

Los métodos diagnósticos, los tratamientos y la investigación en alergia han sufrido una progresión exponencial. En concreto, el diagnóstico molecular y la investigación en biomarcadores están permitiendo conocer mejor este tipo de enfermedades. El abordaje molecular de la patología alérgica ha supuesto una revolución ya que los alergólogos pueden actuar directamente contra las proteínas concretas de la sustancia que ha desencadenado la reacción alérgica. Esta precisión no sólo permite saber a qué es alérgico el paciente sino qué tratamiento es el más adecuado en función de esta especificidad.

Además, con el diagnóstico molecular se están evitando los procedimientos de diagnóstico tradicional basados en la exposición directa a sustancias alergénicas, las pruebas cutáneas y los test de provocación, no exentos de riesgo para los pacientes. “La evolución en las técnicas diagnósticas producida en los últimos años no están acercando al ideal del tratamiento individualizado. Probablemente la Alergología es una de las especialidades que más está trabajando en el concepto de tratamiento personalizado e individualizado”, concluye la doctora Muñoz.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page