ESTÁS LEYENDO...

¿En qué sitio?.

¿En qué sitio?.

-Me acabo de tomar la temperatura y
tengo 37,5º C. No me encuentro bien. ¿Tengo fiebre?

-Depende

-¿Depende de qué?

-De donde se haya tomado la
temperatura

-En el cuarto de baño

-No me he debido explicar bien. Me
refiero en qué parte del cuerpo

-Y eso? , ¡qué más da!

-Hay una cierta diferencia entre la
temperatura axilar y la auricular

-¡Auricular!…. ¿Temperatura del
corazón?

-Cuando digo auricular no me
refiero a la aurícula sino al oído

-Pues me he puesto el termómetro en
la axila. ¿No es fiable?

-Sí, pero debo saberlo por la
relación entre el lugar y la cifra que marca el termómetro

-Oiga… ¡qué complicado!

-No lo es tanto. No se agobie?.,
porque la noto preocupada? ¿verdad?

-Es que soy un poco aprensiva. ¿La
temperatura no es igual en todo el cuerpo?

-Ni en todo el cuerpo, ni en toda
edad, ni en toda hora

-¡Qué barbaridad! ¿Y cómo es eso?

-Los bebés, por ejemplo, tienen una
temperatura corporal totalmente irregular

-¿Y por qué?

-Porque la glándula
termoreguladora  no está desarrollada

-¡Qué curioso!

-Los ancianos experimentan,
también, una bajada de temperatura

-¿Por eso los viejos siempre tienen
frío?

-Efectivamente

-Oiga, pero lo que no comprendo es
que la temperatura cambie según la hora

-Nuestro cuerpo, normalmente, tiene
una temperatura mínima que suele coincidir con el amanecer y una máxima sobre
la media tarde

-¡Qué caprichosa es la
temperatura!.  Me recuerda a alguien

-Pues esto no es todo

-¿Hay más cambios?

-Tras una comida copiosa, valga el
ejemplo, la temperatura corporal sube

-¡Pues me sé de uno que tendría
fiebre a todas las horas!

-Si me lo permite?,¿se está
refiriendo a su marido?

-¿Cómo lo ha adivinado?

-Porque sigo la escuela
psicosomática y la veo con un poco de ansiedad

-Ha acertado

-Le advierto que con la ansiedad
sube la temperatura

-Entonces ya sé porque ando siempre
destemplada. ¿Y debo tomar algo?

-La fiebre es un síntoma no una
enfermedad

-Pero es molesta

-Aún así no hay que confundir
síntoma con enfermedad

-Pero muerto el perro se acabó la
rabia

-Mire, si un síntoma se elimina,
con medicación, se puede estar enmascarando una enfermedad seria

-¡No me preocupe!

-No es mi intención. Quiero decirle
que tanto la fiebre, como un dolor de cabeza son síntomas que avisan de una
enfermedad

-Y si se quitan…

-Enmascaran su origen. No hay peor
enfermedad que la que no da la cara

-Entonces, ¿cree que lo mío es algo
serio?

-No. De todas formas debía, sin
obsesionarse, hacerse una gráfica de temperatura

-¿Cómo?

-Poniéndose el termómetro, siempre
a la misma hora, en el mismo lugar..,¡ojo!, del cuerpo

-Perdone que insista, ¿pero tanta
diferencia hay?

-Mire del recto a la axila o de la
boca al oído puede haber hasta un grado de diferencia

-Pues para mayor seguridad se puede
tomar en diversas zonas del cuerpo y sacar la media

-Bueno? ¡pero no se complique la
vida!

-Lo decía porque, después de lo que
me ha explicado, podría convencer a mi marido para que cuando se ponga malito
se lo ponga primero en el recto y después en la boca

                                                           Pedro Caballero-Infante



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page