ESTÁS LEYENDO...

En vacaciones ¿vas a conducir?.

En vacaciones ¿vas a conducir?.

El verano y las vacaciones traen datos devastadores: los accidentes de tráfico, detrás de muchos de los cuales hay patologías aún desconocidas. Si vas a conducir, haz un examen previo y
recuerda que toda precaución es poca.

A los excesos de velocidad y de alcohol o a la propia temeridad en la carretera, se unen otros peligros de carácter sanitario y cuyos efectos no son tan conocidos. Son las enfermedades que afectan a la conducción, como la apnea del sueño, la narcolepsia(accesos de somnolencia irresistible durante el día), la amaxofobia (pánico a conducir), o la ingesta de fármacos que pueden producir somnolencia, como los antialérgicos o algunos anticatarrales.

Para no dormirse

Según el Grupo de Estudio de Trastornos de la Vigilia y Sueño de la Sociedad Española de Neurología (SEN), padecer algún trastorno por somnolencia diurna crónica, como los que provocan la apnea, la narcolepsia o las enfermedades neurodegenerativas,multiplica por siete las probabilidades de sufrir un accidente de tráfico. Lejos de ser un problema marginal, según esta sociedad, estos trastornos del sueño afectan nada menos que al 20 por ciento de la población, motivo por el cual la doctora Montserrat Pujol, representante de esta Sociedad Científica y coordinadora del grupo, nos da los siguientes consejos:

  • Dormir lo suficiente la noche antes de salir de viaje.
  • Evitar realizar viajes largos después de comer y durante el periodo que oscila entre las dos y las cinco de la madrugada, que es cuando el sueño incide de manera más intensa.
  • Evitar las comidas copiosas y el consumo de alcohol.
  • No ingerir medicamentos contraindicados para la conducción.
  • Visitar al médico si hay indicios que pudieran hacer pensar que se sufre un trastorno crónico del sueño.


En profundidad


Apnea del sueño


 

  • Episodios de cese de la respiración durante el sueño que duran 10 segundos o más. Durante el sueño, la relajación de los músculos de la base de la garganta causa una obstrucción para el paso del aire, y provoca un ronquido extremadamente alto y una respiración muy dificultosa. Esta obstrucción impide a la persona entrar en estadios más profundos de sueño, lo que causa síntomas de adormecimiento durante el día.

 

  • Aparece más frecuentemente en hombres obesos y de mediana edad. Contribuyen a estos factores el uso de alcohol o sedantes para dormir, la anatomía de las fosas nasales, el aumento de las amígdalas o adenoides, y la hipertensión arterial o pulmonar con el ventrículo derecho agrandado.

 

  • Se caracteriza por ronquidos sonoros que se interrumpen por periodos en los que no hay respiración (apnea), despertares frecuentes durante la noche, adormecimiento o sueño anormal durante el día, dolor de cabeza, aumento de peso reciente, atención limitada o pérdida de memoria, entre otros.

 

  • El objetivo del tratamiento es mantener abierto el paso del aire para prevenir episodios apnéicos durante el sueño. El control del peso y evitar el consumo de alcohol y sedantes por la noche pueden ayudar en los resultados. Si estas medidas no dan frutos, debe utilizarse una mascarilla especial que se pone sobre la nariz y la boca durante la noche. En algunos casos una terapia con oxigeno o la cirugía pueden mejorar los resultados.

 


Narcolepsia




 

  • Es un trastorno del sueño de origen neurológico que se caracteriza principalmente por la excesiva somnolencia diurna. El paciente suele sentirse amodorrado continuamente o en diferentes momentos del día. A veces la somnolencia es tan repentina y tan intensa que se denomina ataque de sueño, que puede durar desde pocos minutos a más de una hora. Aunque no existe cura para la narcolepsia, su tratamiento intenta controlar los síntomas que condicionan la vida familiar, social, laboral o escolar del paciente. El tratamiento es individualizado, depende de la gravedad de los síntomas y de las características del paciente. Así como los síntomas de la narcolepsia varían de una persona a otra, la respuesta a la medicación también varía.

 

  • Montserrat Pujol explica a este respecto que tanto las medicinas que el médico recete como el estilo de vida del paciente son muy importantes. El principal tratamiento para el exceso de sueño son los estimulantes del sistema nervioso central. Para la cataplejia y otros síntomas relacionados con el sueño REM, se recetan antidepresivos. Un programa de siestas cortas durante el día ayudan a controlar el sueño diurno, aunque estas no deben reemplazar el sueño nocturno.

 


Amaxofobia


 

  • Consiste en un pavor a conducir, caracterizado por sudores, taquicardias, respiración agitada y entrecortada, temblores, malestar de estómago, cefaleas, vértigos o agarrotamiento muscular. Pese al desconocimiento que sobre el tema se tiene en la sociedad en general, afecta al 33% de los conductores (un estudio llevado a cabo recientemente por el Instituto MAPFRE de Seguridad Vial asegura que el 64% de las mujeres y el 36% de los varones conductores sufren esta patología).

 

  • El tratamiento para superar este problema es recomendable realizarlo en varias etapas: una primera en la que el psicólogo hable con el afectado y evalúe por qué se ha llegado a esta situación. Y una segunda de prueba en la que se utiliza un vehículo adaptado con el que se comienza a circular por zonas tranquilas, hasta que el afectado pueda comenzar de nuevo a conducir su propio vehículo en compañía del psicólogo y finalmente el paciente comienza a circular en solitario mientras el terapeuta le sigue en otro vehículo de cerca. En palabras de la doctora Pujol, el objetivo final es que poco a poco el sujeto sea capaz de desarrollar una autoexposición de manera controlada y autónoma. Y se consigue, ya que entre el 90% y el 95% de los afectados superan su miedo. No obstante, siempre está bien seguir algunas recomendaciones que ayudan a evitar estas situaciones de amaxofobia en personas propensas a sufrirla, como evitar el consumo de alcohol y de medicamentos si se va a conducir.


COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page