ESTÁS LEYENDO...

Enfermedad cardiovascular, 1ª causa de muerte en m...

Enfermedad cardiovascular, 1ª causa de muerte en mujeres

Enfermedad cardiovascular, 1ª causa de muerte en mujeres

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de mortalidad en la mujer española. Esta tremenda realidad es, sin embargo, desconocida por la mayoría de las féminas, más preocupadas normalmente por patologías como el cáncer de mama o la osteoporosis.

Casi cuatro de cada diez fallecimientos que se producen en la población femenina de nuestro país están directamente relacionados con la salud cardiovascular y, en parte, es debido a la falta de concienciación y de conocimiento sobre estas patologías, sus síntomas y sus factores de riesgo. La ESC celebrará este año en Barcelona el congreso de cardiología más grande del mundo, el Congreso Europeo de Cardiología, que tendrá lugar del próximo 29 de agosto al 2 de septiembre, y que reunirá a más de 30.000 especialistas procedentes de todo el mundo.

El encuentro otorgará especial atención a la prevención y a la identificación de los factores de riesgo. Asimismo, los expertos explicarán cuáles son los principales avances que se han producido en cardiología. Septiembre será un mes en el que el corazón cobrará especial importancia este año, ya que, además, el 28 de septiembre se celebra el Día Mundial del Corazón.


 Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, MedicamentosSíntomas de un ataque cardíaco


Los síntomas de un ataque cardíaco en mujeres pueden ser distintos a los que presentan los hombres. En vez de sentir el conocido dolor en la parte izquierda del pecho, las mujeres que padecen un ataque al corazón suelen sentir con mayor frecuencia ardor en la parte superior del abdomen, mareos, malestar estomacal y sudoración. Muchas mujeres que sufren esta patología, pasan por alto sus síntomas debido al escaso conocimiento de los mismos.

Las mujeres no sólo acuden más tarde al hospital sino que suelen presentar ataques cardíacos más graves que los de los hombres. En el primer año después de un ataque al corazón, las mujeres tienen un 50% más de probabilidades de fallecer que los hombres.

Afortunadamente, las hormonas femeninas ejercen un efecto protector en la mujer.  Por el contrario, existe un incremento del índice de enfermedades de corazón en la mujer a partir de la menopausia, cuando desaparece la defensa que le proporcionaban los estrógenos.

Prevención de las enfermedades cardiovasculares

A la vista de los relevantes datos, es imprescindible que las mujeres emprendan un cambio positivo en sus hábitos diarios para reducir de forma significativa el riesgo de padecer enfermedades coronarias.

El colesterol, la diabetes, la hipertensión o el tabaquismo tienen efectos especialmente nocivos para las mujeres, pero hay muchos otros factores de riesgo. A continuación presentamos un decálogo de costumbres que deberíamos adoptar para reducir las posibilidades de padecer enfermedades cardiovasculares:

1. Practica una alimentación cardiosaludable: equilibrada y variada. Las frutas, verduras, hortalizas, pescado, aceite de oliva, carnes magras, cereales y lácteos desnatados no deben faltar en tu cocina. Recuerda: sal, azúcares y alcohol sólo en pocas cantidades.
2. Dedica 30 minutos diarios a ejercitar tu cuerpo. Elige el ejercicio que más se adapte a tu condición física: caminar, bailar, correr, actividades al aire libre… ¡Muévete por tu salud!
3. No fumes. Y si lo haces, ¡déjalo ya! Aun fumando poco se multiplica el riesgo de sufrir ataques cardiacos o cerebrales. Busca ayuda si no puedesdejarlo solo. Tu médico evaluará tu estado y te aconsejará sobre cómo conseguirlo. ¡Querer es poder!
4. Controla tu peso. Mide tu Índice de Masa Corporal (IMC). Es fácil: divide tu peso en kilos entre tu altura en metros elevada al cuadrado. Si el resultado es mayor de 25 kg/m² se considera sobrepeso. Por encima de 30 kg/m² es obesidad.
5. Vigila la grasa acumulada en el abdomen, ya que es peligrosa para el corazón. Mide tu perímetro abdominal a nivel del ombligo. En la mujer debe estar por debajo de 88 cm y en los hombres por debajo de 102 cm.
6. Comprueba tu tensión arterial. Si eres una persona sana verifica anualmente que tu tensión sigue por debajo de 140/90 mmHg. Si eres hipertenso también debes mantenerte por debajo de estas cifras. Si ya has sufrido un problema cardiovascular, cerebrovascular, renal o eres diabético, tu tensión tiene que estar por debajo de 130/80 mmHg. En estos últimos casos, los controles y medidas preventivas han de ser continuos.
7. Revisa tus niveles de colesterol y glucosa. La mejor manera de mantenerlos a raya es seguir una dieta sana y hacer ejercicio. Si tras un análisis en ayunas tus cifras están por encima de 200 mg/dl de colesterol total y 110 mg/dl de glucosa, debes consultar con un especialista.
8. Conoce tu riesgo cardiovascular y cuál debe ser tu estilo de vida. Acude al médico con un examen físico y tus antecedentes personales y familiares. Consúltale todo lo que quieras: qué dieta seguir, qué ejercicios hacer, qué factores pueden perjudicar tu salud… Actuar a tiempo es la clave para reducir los peligros.
9. Comparte tus dudas y problemas. Intercambiar experiencias te permite aprender y dar ejemplo para que otras personas se interesen por cuidar su corazón. Recuerda también que tu familia puede ser un gran estímulo y apoyo para superar cualquier dificultad en el cumplimiento de los objetivos de salud. ¡Cuenta con ellos!
10. Aprende a controlar tu estrés y ansiedad. El aumento de tensión emocional es peligroso para el corazón. El estrés en casa y en el trabajo hace más difícil seguir un estilo de vida cardiosaludable. ¡Relájate!





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?