ESTÁS LEYENDO...

Enfermedad cardiovascular, cáncer y la propia pato...

Enfermedad cardiovascular, cáncer y la propia patología respiratoria, principales causas de muerte en pacientes con EPOC

“Las principales causas de mortalidad, si consideramos a todos los pacientes con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), son la enfermedad cardiovascular, el cáncer, principalmente el de pulmón, y la propia enfermedad respiratoria, repartidas de forma similar en un 30% cada una“, ha explicado el doctor Bernardino Alcázar, del Hospital de Alta Resolución de Loja (Granada). Sin embargo, ha matizado que “si consideramos los pacientes graves o muy graves, la principal causa de mortalidad es la enfermedad respiratoria“.

El doctor Alcázar ha recordado que “aproximadamente sólo 1 de cada 4 pacientes con EPOC está diagnosticado en España“, un hecho que repercute en el agravamiento de la enfermedad: “El principal riesgo que corre un paciente que no recibe un tratamiento para la EPOC es que su vida cotidiana se ve afectada en todas las esferas por la disnea y la intolerancia al ejercicio, y está expuesto a episodios de exacerbaciones que pueden influir en el deterioro de su función pulmonar“.

En el marco de las III Jornadas Nacionales de Respiratorio SEMERGEN (Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria), celebradas en Córdoba, se han repasado los avances realizados en la última década en el campo del abordaje y manejo de la EPOC, que se enfocan principalmente en la mejora de la caracterización de los pacientes, la utilización de escalas pronósticas multidimensionales que permiten ver la gravedad de la enfermedad, y el empleo de nuevas técnicas diagnósticas y de imagen que ayudan a comprender mejor las bases de la enfermedad.

Asimismo, el doctor Alcázar también se ha referido a tiotropio, el primer broncodilatador de larga duración como tratamiento de mantenimiento de pacientes con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, administrado una vez al día, que “ha demostrado disminuir el riesgo de los pacientes con EPOC en numerosos estudios clínicos, fundamentalmente mediante la disminución de los episodios de exacerbación, la mejora mantenida de la función pulmonar y la disminución de la tasa de declive de la función pulmonar en aquellos pacientes con una enfermedad moderada”.

Sobre la EPOC
La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es una de las principales causas de muerte y      discapacidad en todo el mundo y tiene un impacto físico y emocional significativo en las personas que la  padecen. Cuando la EPOC progresa aparece la disnea que conlleva una disminución de la función pulmonar y se convierte en una causa importante de discapacidad y ansiedad.Acompañada de síntomas que desencadenan temor, frustración, aislamiento y depresión en los pacientes.
 
Según las estimaciones más recientes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) actualmente más de 210 millones de personas padecen  la EPOC[iv] y se estima que pueda convertirse en la tercera causa de muerte mundial en 2030[v]. Además estos pacientes a menudo presentan otras comorbilidades graves como cardiopatías, diabetes, osteoporosis y depresión, lo que dificulta aún más el tratamiento concomitante de la EPOC y de estas enfermedades.
 
Debido al carácter crónico de la enfermedad y a sus síntomas incapacitantes, la EPOC también puede suponer una carga significativa para las personas que cuidan de amigos o familiares afectados por esta enfermedad. El diagnóstico precoz y una intervención terapéutica adecuada después de una exacerbación son esenciales para la recuperación rápida de los pacientes y la mejoría de su calidad de vida.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page