ESTÁS LEYENDO...

Enfermedad de Parkinson: la lucha por la curación

Enfermedad de Parkinson: la lucha por la curación

La primera alusión a la enfermedad de Parkinson se produjo en 1817, cuando el médico inglés James Parkinson la describió por primera vez.

Es una enfermedad crónica y degenerativa, provocada por un trastorno en el sistema nervioso. Una alteración en las zonas del cerebro encargadas del control y coordinación del movimiento del tono muscular y de la postura es lo que origina esta enfermedad.

En esta zona, denominada “sustancia negra”, existe un componente químico, la dopamina, que se encarga de la regulación de los movimientos.

En algunos casos se produce una degeneración de la sustancia negra, lo que conlleva una disminución de la dopamina. Cuando esto sucede, estamos ante la enfermedad de Parkinson.


 


  Enfermo de parkinson en la cama




 


Causas

Por el momento se desconocen las causas de esta enfermedad, aunque en ocasiones corresponden a factores hereditarios. En este sentido, Carles Guinovart, presidente de la Federación Española de Parkinson (FEP), destaca que “la única esperanza para estos enfermos es avanzar en la investigación. Hallar el origen (hoy desconocido) de esta dolencia para poder erradicarla. O bien, llevar a cabo investigaciones que redunden en la mejora de la calidad de vida aún conviviendo con la enfermedad”.

Por su parte, el Dr. Gurutz Linazasoro, director del Centro de Investigación de Párkinson de la Policlínica Gipuzkoa de San Sebastián, afirma: “Las actuales líneas de investigación se dirigen a buscar las causas de esta enfermedad neurológica para vislumbrar la curación, a mejorar las terapias que se utilizan hoy en día, a reponer las células que se degeneran y a nuevas tecnologías como la nanotecnología”.

Esta enfermedad no predomina en un sexo concreto, pues su incidencia es similar en hombres y en mujeres.


 

Sintomatología

Aunque el temblor es el síntoma más evidente de los pacientes que sufren esta enfermedad, también existen otros igualmente incómodos, tales como:


 

a) Dificultad a la hora de realizar movimientos, ya sean automáticos (parpadear, tragar, mover los brazos al caminar, etc.), como voluntarios (sentarse, peinarse, llamar por teléfono, etc.).

b) El temblor se acentúa en estado de reposo, mientras que disminuye al realizar algún movimiento voluntario.

c) Rigidez. Ésta se manifiesta en la ausencia de flexibilidad para mover pasivamente las extremidades.

d) Anomalías en las posturas corporales.

e) Falta de control del equilibrio, lo cual puede dar lugar a caídas.

f) Irregularidad al andar. El paciente  suele dar pequeños pasos, con episodios de bloqueo y de aumento súbito del ritmo de la marcha.

g) Suelen ser frecuentes los estados depresivos en el paciente.

h) Estreñimiento y exceso de producción de saliva.

 

Estos síntomas no lesionan la actividad intelectual. El tipo de sintomatología depende del paciente, puesto que éste puede presentar síntomas aislados o combinados, con predominio (en ocasiones) en una parte del cuerpo…

 

El círculo más importante: familiares y cuidadores

La enfermedad de Parkinson provoca una gran limitación sobre los pacientes por lo que la presencia de los familiares es imprescindible. Éstos, junto con los cuidadores, jugarán un papel principal en la vida del paciente.

Por ello, el doctor García Ruiz-Espiga, Coordinador del Grupo de Estudio de Trastornos del Movimiento de la SEN apunta que “El tratamiento de la enfermedad de Parkinson no se limita a la medicación, es necesario un apoyo psicológico, fisioterapéutico y social”, a lo que añade: “El cuidador debe saber cuidar y cuidarse, debemos educar a ambos para que asuman tareas y permitir al cuidador respiro y tiempo libre. No se puede cargar todo el peso en el cuidador. En este aspecto, las asociaciones de pacientes tienen un papel fundamental”.

Es frecuente también que estos pacientes sufran en determinados momentos rechazo social. Por ello, además del cuidado físico, es imprescindible el apoyo moral.

 

El tratamiento

Actualmente se está avanzando en el tratamiento de esta enfermedad con gran rapidez. La medicación que se aplica para tratar síntomas como la torpeza y el temblor está obteniendo buenos resultados, pues los pacientes suelen responder bien. Con el paso del tiempo, la pérdida de equilibrio y los bloqueos de la marcha responden sólo de forma parcial. Por otra parte, han aparecido nuevos fármacos orales, en parche o subcutáneos. Existen, además, técnicas para administrar la dopa directamente en el duodeno.

Hemos de destacar también que la cirugía funcional es especialmente eficaz en pacientes menores de 60 años, aunque es necesario hacer una selección cuidadosa, ya que la cirugía no beneficia a todos los pacientes.

Las unidades de parkinson existentes en España analizan rigurosamente a los pacientes para poder aplicar, en cada caso, la mejor alternativa.

Según el doctor García Ruiz-Espiga: “Esta enfermedad es la enfermedad neurodegenerativa que cuenta con el  tratamiento médico más brillante”.

Por el momento, no es posible eliminar la causa de la enfermedad con la medicación existente, pero ésta permite un control y alivio de sus síntomas.

Por lo general, los síntomas suelen progresar de manera lenta, pudiendo ser percibidos mínimamente por el paciente durante varios años. Incluso, en ocasiones, los síntomas pueden mantenerse aparentemente estables durante largos períodos de tiempo.

A medida que la enfermedad vaya avanzando y surjan problemas derivados de la propia enfermedad o de la medicación, se irán adoptando nuevas soluciones que, en ocasiones, consisten en un cambio o ajuste de los medicamentos.

 

El papel de la nutrición

El enfermo de Parkinson debe cuidar muy bien su alimentación, con el objetivo de eliminar la posibilidad de aparición de enfermedades atribuibles a una mala alimentación, tales, como por ejemplo, diabetes, arteriosclerosis, HTA… Estas enfermedades impactarían de forma negativa en el desarrollo de la enfermedad de Parkinson. Lo aconsejable es, por tanto, seguir una dieta baja en grasas, sobre todo grasas saturadas. Éstas se encuentran en las grasas de origen animal, como: tocino, panceta, patés, embutidos frescos y curados, manteca de cerdo, mantequillas, leche entera y quesos curados.

Es muy importe comer siempre en la fase “ON”, es decir, cuando dispongamos de buena movilidad y coordinación motora. De este modo, evitaremos atragantamientos o aspiraciones de alimentos a vías respiratorias.

 

 

Durante el día: Se suprimirán los alimentos proteicos, tanto animales como vegetales.

  • Se pueden consumir frutas, verduras y condimentos de todo tipo
  • Cereales y feculentos: Tapioca, maizena, patata, cereales dextrinados infantiles
  • Azucares: Azúcar, miel, mermeladas, gelees, jalea, membrillo, zumos de fruta.
  • Aceites: Aceite vegetal, oliva, girasol, cacahuete, soja, margarina y mantequilla

Todos los alimentos permitidos en las ingestas diurnas, pueden ser tomados también en las ingestas nocturnas.

 

Durante la noche: Se hará una distribución de la ración proteica en un mínimo de dos ingestas.

  • Leche y derivados, como: leche entera, desnatada, yogurt natural y saborizado…
  • Carnes, embutidos y pescados de todo tipo
  • Huevos
  • Verduras: Habas y guisantes frescos y congelados
  • Cereales y leguminosas: Arroz, pasta de sopa, pasta italiana, canelones, ravioles, harina de trigo, maizena, guisantes secos, habas secas, lentejas, judías secas y garbanzos
  • Pan, tostadas, bizcotes, galletas, magdalenas, productos de pastelería, turrones, etc.
  • Frutos secos: Almendra, nuez, avellana, coco, piñones, castaña, pistacho, etc.

 
Los alimentos totalmente prohibidos son:

  • Quesos curados y fermentados: Cammembert, roquefort, cabrales…
  • Todo tipo de alcohol
  • Cacao, chocolate, trufa
  • Dulces, bebidas, caramelos y pasteles que contengan chocolate y cacao

 


 

Recetas que harán olvidar la Enfermedad de Parkinson

 

AVE CON SALSA LIGERA Y PISTO DE VERDURAS

 

Ingredientes:

1 pularda (u otra ave)

½ cebolla

3 zanahorias

1 puerro

2 vasos de vino tinto

Sal y aceite de oliva

 

Para el pisto:

1 calabacín

1 berenjena

180 gr de tomate frito

1 cebolla

1 pimiento rojo

1 pimiento verde

 

Disponer la pularda y las verduras en una fuente de horno, salar y bañar con un chorrito de aceite. Cocinar al horno durante 45 minutos a 180º. Una vez listo despiezar el ave y reservar. Picar en cuadritos la verdura para el pisto, salar y estofar a fuego suave. Una vez esté cocido, agregar el tomate frito y rehogar todo un poco.

La salsa fría se elabora triturando con la batidora una tacita de mayonesa, dos anchoas, un poco de parmesano y un chorrito de nata. Par presentar el plato, se coloca la pularda troceada, a un lado el pisto y se baña con la salsa ligera.

 

ENSALADA DE FRUTAS GUARNECIDA DE QUESO FRESCO Y MERMELADA DE NARANJA AMARGA

200 gr de piña

130 gr de fresa

130 gr de naranja

200 gr de queso fresco

Mermelada de naranja amarga

Licor de frutas (opcional)

 

Se trocean las frutas y se disponen en el plato de forma decorativa. Se da forma redondeada al queso fresco y se cubre con la mermelada de naranja. Se riega todo con unas gotas del licor.

 



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page