ENFERMEDAD MENTAL. Acabar con el estigma

Publicado por el 09/10/2009
999566.jpg

Uno de cada seis españoles ha padecido, padece o padecerá un trastorno mental a lo largo de su vida. A pesar de la prevalencia de los trastornos psiquiátricos en España, las enfermedades mentales siguen siendo socialmente poco conocidas. Actualmente, se han convertido en una de las principales causas de discapacidad en el mundo y sin embargo la asistencia no llega a la gran mayoría de las personas que las padecen.

Hoy en día, no existe un incremento de los trastornos mentales graves pero sí de los comunes que han aparecido tanto en la asistencia primaria como en la especializada, ocupando una gran parte del tiempo de los médicos de familia y, sobre todo, de los especialistas en psiquiatría y psiquiatría clínica. “En la última década, los trastornos mentales comunes, como son la ansiedad o la depresión, han crecido hasta ocupar el 40-50% del tiempo de los psiquiatras al día”, explica el Prof. Julio Bobes, presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica (SEPB).

Las principales causas son “las dificultades sociales, socioeconómicas y sociolaborales en las que nos estamos moviendo, por lo tanto son trastornos que vienen desencadenados por factores ambientales. No se trata de problemas mentales graves pero sí discapacitantes que generan una gran prevalencia de las incapacidades temporales y del sufrimiento familiar”, señala el Prof. Bobes.

“Los trastornos mentales constituyen en nuestro país, como en el resto del mundo occidental, una causa muy frecuente de discapacidad, pérdida de calidad de vida, sufrimiento,  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentosaislamiento social, estigmatización y hasta mortalidad por suicidio”, añade el Prof. Jerónimo Saiz, presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP).

Además de la depresión y la ansiedad, existe otra patología que está en incremento y que afecta sobre todo a los jóvenes. Se trata de los trastornos del control de impulsos. Según el Prof. José Giner, presidente de la Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental (FEPSM), esto se debe “al sistema educativo y cultural tan permisivo que tenemos en el que se le recuerda al adolescente cuáles son sus derechos, pero no cuáles son sus deberes”.

Medidas asociadas a la Salud Mental

En enero de 2005, en el marco de la conferencia interministerial de Helsinki, el Ministerio de Sanidad se comprometió con la Comunidad Europea a aumentar la dotación presupuestaria para la salud mental. De esta manera, para el 2010 se espera que la dotación económica a la salud mental pase del 4,5% al 10%.

El Prof. Bobes insiste en que es necesario “desarrollar y aplicar la estrategia nacional de salud mental en todas sus dimensiones para mejorar el ámbito de asistencia y disminuir, en gran medida, el estigma asociado a este tipo de enfermedad”.

Por su parte, el Prof. Saiz señala que “actualmente existe una gran diferencia entre el número de profesionales destinados a la Salud Mental en España (5,5 psiquiatras por cada 100.000 habitantes) respecto a alguno de los países más avanzados de Europa (15 profesionales por cada 100.000 habitantes)”.

Día Mundial de la Salud Mental

Con motivo de la celebración del Día Mundial de la Salud Mental, respaldado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP), la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica (SEPB), y la Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental (FEPSM) hacen un llamamiento la sociedad para que se elimine el estigma de las personas con enfermedad mental y se promuevan debates más abiertos sobre estos trastornos y generar inversiones tanto en servicios como en métodos de prevención.

Para el presidente de la SEP, “celebrar este día es la mejor forma de que el paciente que sufre algún trastorno no se sienta solo, de que se avance en el conocimiento de las enfermedades, de que los familiares se conciencien sobre la trascendencia de este problema y, finalmente, de que la sociedad y la Administración sanitaria reconozcan la gravedad, fomentándose la integración social del enfermo y de su familia”.