ESTÁS LEYENDO...

ENFERMEDAD MENTAL Prevenir desde el útero

ENFERMEDAD MENTAL Prevenir desde el útero

ENFERMEDAD MENTAL Prevenir desde el útero

Entre el 70 y el 75% de los trastornos mentales que debutan en la edad adulta son provocados por problemas en el desarrollo del cerebro. Por ello, los buenos hábitos durante el embarazo y la prevención de problemas en el parto deberían ser prioritarios, según los psiquiatras reunidos en el XVI Congreso Mundial de Psiquiatría, en el que también se han abordado temas tan sensibles como el estigma social.

Malos hábitos en el embarazo o problemas en el parto pueden duplicar las probabilidades de sufrir determinados trastornos mentales, como la depresión o la esquizofrenia. Según el doctor Celso Arango, director científico del Centro celso arangode Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (CIBERSAM) y jefe de servicio de Psiquiatría del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, ha manifestado que “la mayor parte de los trastornos mentales corresponden a trastornos del neurodesarrollo, es decir a un desarrollo anormal del cerebro, debido bien a causas genéticas, ambientales o a una influencia de ambas”. Tanta es la importancia de las condiciones del embarazo, el parto y la infancia, que el doctor Arango ha advertido de que “entre el 70 y el 75% de los trastornos mentales que debutan en la edad adulta son provocados por problemas en el desarrollo del cerebro. Hay circunstancias que se dan intraútero y que se manifiestan en problemas mentales en la edad adulta”.

Maltrato y drogas, lo más dañino
Según el doctor Arango, se deben evitar muy especialmente aspectos como el maltrato y el consumo de drogas, incluyendo al alcohol y al tabaco, y potenciar otros, como el vínculo madre-hijo. “Por ejemplo, fumar durante la gestación aumenta 1,8 veces el riesgo de padecer trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH)”, ha afirmado el experto. Igualmente, “es muy importante tratar rápido y bien a las embarazadas con depresión, ya que esta circunstancia dobla el riesgo de depresión en el hijo antes de los 18 años”. El parto es otro elemento esencial para la prevención de trastornos mentales. “Se ha comprobado que la hipoxia (falta de oxígeno) del bebé durante el parto, duplica la probabilidad de padecer esquizofrenia u otras patologías. Asimismo, en casos de nacimientos de niños con un peso menor a dos kilogramos, también se dobla la probabilidad de determinados trastornos mentales”. Igualmente, para el doctor Arango, “el sistema educativo es otra pieza fundamental en la prevención de la patología mental, como elemento del desarrollo cognitivo del menor. Un ejemplo muy evidente está en el bullying o acoso escolar, una circunstancia que, en individuos con mayor probabilidad de desarrollar determinadas patologías, puede ser un factor desencadenante”.

¿Cuestión de dinero?
Miguel Gutiérrez, presidente de la Sociedad Española de la Psiquiatría, entiende que hoy en día no es posible hablar de una psiquiatría global cuando se encuentran un mundo occidental desarrollado y otro empobrecido, más retrasado a nivel socioeconómico. Por su parte, el presidente de la Asociación pedro ruizMundial de Psiquiatría, el doctor Pedro Ruiz, se ha referido también durante el curso del XVI Congreso Mundial de Psiquiatría a estudios que demuestran cómo la estrechez económica influye directamente en el estado mental de la población. “En una investigación hecha en la ciudad de Nueva York, se ha revelado que cada vez que aumentaba un uno por ciento el desempleo, subían también el suicidio y el homicidio”. La economía y las drogas son, además, tristes compañeras de viaje. “La adicción puede ser causa de la enfermedad mental, pero también consecuencia”, comenta el presidente de la Asociación Mundial de Psiquiatría. Igualmente los aspectos culturales también influyen, como así lo muestra un documento de la Federación Mundial para la Salud Mental, que expresa con claridad la realidad del siglo XXI: “Los trastornos de salud mental no suceden en forma aislada; de hecho, suelen ocurrir en relación con otros problemas clínicos o junto con éstos, tales como enfermedades cardíacas, diabetes, cáncer, trastornos neurológicos y como respuesta a muchas situaciones de la vida. Los problemas médicos y las circunstancias de la vida de una persona no afectan solamente una parte del cuerpo sino a la totalidad del organismo, y cada una tiene su efecto sobre las otras. Parece obvio que el tratamiento integral de la salud de la persona alcanzaría resultados más positivos y aumentaría el potencial de recuperación y productividad”.

Tratamiento precoz
Sin embargo, según ha expuesto el doctor Arango en el contexto del XVI Congreso Mundial de Psiquiatría, un estudio publicado recientemente en The Lancet ha puesto de manifiesto que los niños con depresión tratados en un plazo inferior a seis meses tienen una probabilidad menor de presentar una depresión cuando llegan a la edad adulta. “Cuando se actúa de forma precoz, hasta el 20% de los pacientes diagnosticados de esquizofrenia dejan de tener dicho diagnóstico, se recuperan por completo y llevan una vida completamente normal. Asimismo, en los cuadros depresivos, esta cifra alcanza entre el 60 y el 70%”, ha indicado el experto.

Además, el abordaje precoz de la patología mental “previene en muchos casos que la patología inicial se acabe cronificando o derivando hacia otros trastornos. Por eso, no sólo se han de tener en cuenta las variables “gen”, “ambiente” y su interacción, sino también la rapidez en la identificación y tratamiento de la patología mental”. Además, Arango ha recordado que la crisis económica aumenta la incidencia de los trastornos de ansiedad, adicciones y depresión, entre otros trastornos mentales, hecho que debe ser valorado a la hora hacer posibles recortes en lo relativo a la salud

Abriendo mentes, cerrando estigmas
Una de las cosas que más temen los enfermos mentales es la exclusión social. Por ello, la superación del estigma ha sido el eje central de la Jornada previa a la celebración del Día Mundial de la Salud Mental que tuvo lugar el pasado 10 de octubre en más de 100 países bajo el lema Abriendo mentes. Cerrando estigmas, y cuyo fin es la promoción de la salud mental entre la población. Durante la Jornada, la Confederación Española de Agrupaciones de Familiares y Personas con Enfermedad Mental (FEAFES) ha centrado sus ponencias en la necesidad de concienciar a la población sobre la importancia de prevenir estos trastorno y de ver a este colectivo sin prejuicios que les dificulte el día a día.

El suicidio se puede prevenir
Cada día se suicidan diez personas en España, la mayoría con una patología mental, más comúnmente depresión, por lo que es imprescindible llevar a cabo una detección precoz del riesgo potencial en aquellos casos susceptibles. jeronimo saizPor ello, el doctor Jerónimo Saiz, jefe de Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid y presidente de la Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental, apuesta por “la materialización de estrategias para la prevención de posibles casos de suicidio”, las cuales, a su juicio, “han de ser puestas en marcha por los profesionales de la salud mental y las instituciones”. “Un buen ejemplo es la prestación específica ARSUIC (Atención al Riesgo Suicida) que se implantó en Madrid hace dos años”, ha agregado. Asimismo, ha afirmado que, “además de la detección y prevención de los suicidios, es también muy importante el sufrimiento de las personas allegadas que sobreviven a un suceso de este tipo por el desgaste mental e ideas de autoculpabilidad que se generan”. “Erróneamente, muchos de los familiares se sienten culpables y sufren depresión por creer que no han sido capaces de evitarlos o por no darse cuenta”, ha explicado Saiz, quien ha subrayado que “esto genera graves problemas que desde la Psiquiatría requieren de un abordaje especial”. “La postura cerrada de los medios de comunicación en cuanto al casi nulo tratamiento informativo de los casos de suicidio es errónea porque no dan a conocer un problema real que las instituciones y la sociedad en general tienen que saber”, ha advertido. Como solución, el especialista ha apostado por “no difundir datos alarmantes, detalles que no aporten valor a la noticia, y limitar las informaciones de conductas autodestructivas a descripciones asépticas”. “Siempre nos informan del número de fallecidos en accidentes y nunca de aquellos casos en los que una persona se ha quitado la vida, siendo este un problema de salud pública de primer orden”, ha concluido.

Actualmente, 18 países en África, 17 en América, once en la región del Mediterráneo, 26 en Europa, siete en el Sudeste Asiático y once en el Pacífico cuentan con un plan de acción frente al suicidio. Pero todavía existen países que arrestan a las personas que intentan suicidarse y otros en los que son encarceladas.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.