ESTÁS LEYENDO...

La cifra de pacientes con enfermedad renal crónica...

La cifra de pacientes con enfermedad renal crónica está estabilizada

Casi la mitad de las personas con enfermedad renal crónica avanzada siguen un tratamiento de diálisis y el resto están trasplantados con riñón funcionante

Durante los tres últimos años, la cifra de pacientes con enfermedad renal crónica (ERC) está estabilizada y la incidencia apenas ha crecido, comenta el doctor Alberto Martinez Castelao, presidente de la Sociedad Española de Nefrología (S.E.N.) en el marco de su XLIV Congreso Nacional que se celebra del 4 al 7 de octubre en Barcelona.

En el año 2013, los casos de pacientes nuevos con enfermedad renal en estadio 5, es decir, aquéllos que necesitan un tratamiento renal sustitutivo fueron en torno a 5.500 casos (124 personas al año por millón de habitantes), según los datos recogidos por la S.E.N. y la Organización Nacional de Trasplante (ONT).

Prevalencia y tratamientos renales sustitutivos
La prevalencia en España de los pacientes que están ya siguiendo un tratamiento renal sustitutivo es de 1080 pacientes por millón de habitantes, lo que se traduce en, aproximadamente, 51.000 personas. “De estos, más de la mitad, unos 26.000 se han beneficiado de un trasplante renal funcionante”, explica el doctor. De estos, 4,2% (230 pacientes) recibieron un trasplante antes de comenzar con diálisis, cuando “en el año 2012 fueron el 3,5% de los casos, lo que significa que cada vez se realizan más trasplantes como primera opción”, apunta el experto.

Otro de los datos relevantes es que el 49% de las personas con ERC-5 siguen un tratamiento de diálisis, ya sea de hemodiálisis (21.500), o de diálisis peritoneal (2.800). “Esta última técnica sigue en crecimiento y, aunque continúa siendo el tratamiento renal sustitutivo menos empleado, el porcentaje de pacientes (16%) que en 2013 comenzó su tratamiento con diálisis peritoneal es superior al de años anteriores”, explica el doctor Martinez Castelao.

Teniendo esto en cuenta, los expertos en nefrología consideran que “actualmente, la tendencia en tratamientos renales sustitutivos pasa por incrementar la implantación de la diálisis peritoneal y el trasplante”. Asimismo, otra de las cuestiones que preocupa a los profesionales es el número de diabéticos que empiezan diálisis. En este sentido el presidente del Congreso matiza que “el porcentaje de pacientes con esta enfermedad y afectación renal está estabilizado en algo menos de un 25% de incidencia anual, cifra que hasta hace unos años esta estaba creciendo”.

XLVI Congreso de la SEN
Por primera vez en un congreso de la Sociedad, ocho hospitales de la provincia de Barcelona (dos de ellos especializados en nefrología pediátrica) se han puesto de acuerdo para organizar un evento de estas dimensiones.

Entre los temas que se abordarán cabe destacar, el trasplante renal ya que se van a presentar los nuevos avances en inmunosupresión y se van a realizar cursos para residentes precongreso sobre trasplantes de donante vivo; las distintas opciones de diálisis tanto en adultos como en pacientes pediátricos o las enfermedades renales crónicas, los nuevos avances en diálisis o la importancia del ejercicio, la dieta y el estilo de vida en los pacientes en Diálisis

Además, durante el Congreso se van presentar numerosos estudios, avances y guías sobre el manejo del paciente con enfermedad renal. “En la mesa dedicada a enfermedades hereditarias, se van a presentar las guías española y europea de poliquistosis renal, una patología que sufren en torno a un 9% de los enfermos renales que cada año empiezan tratamiento sustitutivo”, explica el doctor Martinez Castelao. Asimismo, se presentarán nuevos tratamientos y técnicas de diálisis para los pacientes con hipertensión arterial.

Frenar la evolución de las enfermedades renales
Según los expertos, en los últimos años, la investigación está evolucionando y trabajando en la búsqueda de las vías que permitan frenar la progresión de la insuficiencia renal y, por tanto, también reducir las comorbilidades que afectan a estos pacientes.

Por un lado, consideran necesario establecer pautas de prevención para controlar el avance de las enfermedades renales crónicas, fundamentalmente para reducir la proteinuria (presencia de proteína en la orina en cantidad superior a 300 mg en la orina de 24 horas); y, por otro, técnicas que mejoren el diagnóstico de la enfermedad renal oculta para que el paciente no tenga que acudir al tratamiento renal sustitutivo al progresar su enfermedad renal.





Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.