Enfermedades “globales”

Publicado por el 27/11/2007
99952.jpg

   

Las enfermedades infecciosas se
están propagando de forma muy rápida por todo el planeta, surgiendo brotes con
mayor velocidad y volviéndose cada vez más difíciles de tratar, según la Organización Mundial
de la Salud
(OMS). No en vano, en los últimos tiempos hemos vuelto hablar de nuevo de
enfermedades que eran consideradas “del pasado” como la tuberculosis, lo que ha
hecho saltar las alarmas.

 
El por qué del resurgir

Varias son las razones por las
que estas enfermedades han vuelto a ocupar un primer en plano entre las
preocupaciones de los responsables de Sanidad de muchos países.  La primera de ellas es el aumento del flujo
migratorios, con la llegada de personas procedentes de países donde la
población no está vacunada. Según los expertos, es en este colectivo en el que
más aumentan los casos, bien porque importan estas enfermedades desde sus
países de origen  o porque las contraen
al llegar a su lugar de destino al no estar vacunados y vivir en condiciones de
marginalidad

La popularización de los viajes
al extranjero, especialmente a destinos exóticos, también ha podido influir en
este incremento, propiciando que enfermedades que eran endémicas en determinado
país se extiendan a todo el planeta. De hecho, la OMS ha anunciado en reiteradas
ocasiones que el actual sistema de vida puede llegar a producir graves
pandemias infecciosas en cualquier parte del mundo en cuestión de horas.

También hay quien apunta al papel
que el cambio climático puede jugar en esta situación e incluso algunos
expertos defienden la teoría de que el deshielo que se está produciendo en
algunas zonas del planeta conlleva el riesgo de la reactivación de virus y
bacterias que hasta ahora habían permanecido congelados.

 

Alarmas, las justas

Ante esta situación, la OMS viene lanzando reiteradas
advertencias al respecto, la última de ellas en su informe anual titulado Un Futuro Más Seguro en el que se
explica que la defensa de la salud pública de todos los países del mundo
depende ahora más que nunca de la cooperación internacional y de la voluntad
que muestre cada uno de los países en actuar con efectividad. “En nuestro mundo,
cada vez más globalizado e interconectado, las nuevas enfermedades están
emergiendo y contagiando a la población en unos porcentajes sin precedentes, a
menudo sin respetar fronteras, de forma rápida y amplia difusión. Desde 1967,
al menos 39 nueva patologías han sido identificadas, incluyendo el sida, la
fiebre del Ébola o el SARS. Otras amenazas del siglo, como la pandemia de
gripe, la malaria o la tuberculosis, siguen siendo un peligro para la salud en
virtud de las mutaciones que hicieron a sus virus resistentes a las medicinas.
Dada la actual vulnerabilidad que presenta el mundo ante estas enfermedades, la
mejor seguridad pasa por la solidaridad internacional”, señala este informe.

Pero, ¿hasta qué punto estas
advertencias son aplicables en España?  Según los responsables del Ministerio de
Sanidad, estas recomendaciones son válidas para países asiáticos o
latinoamericanos, en los que las condiciones de vida favorecen la proliferación
de estos virus (carencia de agua potable, escasez de medios para hacer frente a
estas enfermedades), pero no así en España que, según las autoridades, se
encuentra entre los países más favorecidos del mundo en cuanto a seguridad
sanitaria respecto a las enfermedades infecciosas. Los expertos también han
descartado la posibilidad de que en nuestro país se asienten brotes de
enfermedades como el cólera o el paludismo ya que contamos con agua potable. De
todas formas, sí que se ha constatado que la entrada de inmigrantes extranjeros
juega un papel relevante en la aparición de virus nuevos, como ocurrió con el
SARS, está pasando con la tuberculosis y puede darse con la gripe aviar, de ahí
la importancia de seguir de cerca las seis
recomendaciones clave que la OMS

propone a todos los países para hacer frente a este situación:

  1. La total implementación de unas normas de salud
    internacional que previamente deben ser revisadas y actualizadas;
  2. La cooperación global para alertar y controlar las
    epidemias;
  3. Un abierto intercambio de los conocimientos, la
    tecnología y los materiales –incluidas las muestras de laboratorio-,
    necesarios para optimizar la seguridad sanitaria;
  4. La colaboración de los gobiernos del mundo en salud
    y aumento de los recursos nacionales e internacionales destinados a
    vigilancia, captación de profesionales, capacidad de los laboratorios,
    redes de respuesta rápida y campañas de prevención.

 

LAS CINCO QUE VUELVEN

1-SARAMPIÓN

-Síntomas:Cursa con erupción de origen infeccioso causada por un virus que
penetra por la mucosa de la conjuntiva o de la boca y la faringe. Genera una
inmunidad duradera,  por lo que solo
puede padecerse una vez en la vida. Su manifestación más típica es una erupción
en la cara, detrás de las orejas, en las aletas de la nariz y alrededor de la
boca, extendiéndose después al tronco y extremidades, que se acompaña de fiebre
y  desaparece con una descamación. En
España, actualmente el mayor riesgo de infección está en menores de 15 meses y
en adultos jóvenes, ya que el resto de la población está inmunizada.

-Tratamiento:Se recomienda una cuidadosa higiene de la piel y de los orificios
(ojos, nariz y boca); colirio antibiótico para las conjuntivitis importantes y
si la fiebre es elevada se da paracetamol. La tos intensa se trata con
antitusígenos y en menores de dos años se suele recurrir a la administración de
antibióticos.

-Por qué han saltado las alarmas:  Porque en los últimos meses ha habido dos
brotes importantes: uno en Madrid, que afectó a un total de 176 personas, y
otro en Barcelona, con un total de 89 casos.

 

2-ESCARLATINA

-Síntomas: Es una enfermedad infecciosa de la
piel causada por la bacteria estreptococo. La edad de máxima incidencia en
niños es de 5 a
10 años. Suele cursar como brotes epidémicos. El periodo de incubación es entre
2 y 4 días, luego aparece una amigdalitis aguda, con la campanilla de color
rojo violáceo, hemorragias en el velo del paladar en forma de “llamaradas”.
Suele aparecer un ganglio característico inflamado en la región
inframandibular, duro y ligeramente doloroso.

-El
tratamiento
: Se emplean antibióticos y se recomienda reposo en cama
durante el periodo febril hasta el inicio de la respuesta al antibiótico.
También se emplean analgésicos y antitérmicos para el dolor de garganta y la
fiebre.

-Por qué han
saltado las alarmas
: Hace dos años, se detectaron varios casos de esta enfermedad en niños
de la provincia de Castellón

 

3-RUBEOLA

-Síntomas:Es una enfermedad que cursa con erupción causada por un ARNvirus. El
virus llega a la rinofaringe a través de las gotitas expectoradas, se
multiplica y pasa a la sangre para localizarse en el tejido linfático. El
periodo de incubación es asintomático y dura 15 días, al que sigue un periodo
con fiebre y catarro de vías respiratorias ligero. Más característicos son los
ganglios aumentados de tamaño. Le sigue un periodo de fiebre y erupción que
comienza detrás de las orejas o en la cara, extendiéndose rápidamente a todo el
cuerpo con predominio en el tronco, que son de color más pálido que en el
sarampión y menos prominente, desapareciendo en 2-3 días

-Tratamiento:El aislamiento tiene que ser riguroso en las embarazadas en el
primer trimestre. También se recurre al tratamiento con gammaglobulina, y, al
igual que en las otras dos enfermedades para la que se administra, la forma de
prevención más efectiva es la aplicación de la vacuna triple vírica.  

-Por qué han saltado las alarmas: Aunque en la actualidad no
existe peligro de contagio ya que las niñas españolas  están vacunadas, sí que han aparecido casos
entre niñas inmigrantes

 

4-PAPERAS

-Síntomas:Se trata de una infección de las glándulas salivares causada por un
virus cuya transmisión se produce por la diseminación de gotitas de las vías
respiratorias y contacto directo con la saliva de un niño infectado. La mayor
incidencia se sitúa entre los 5 y los 14 años. Sólo el 30-40 por ciento de los
casos aparece el cuadro típico; el resto cursan con síntomas inespecíficos,
sobre todo respiratorios, y en un 15 por ciento no dan síntomas. La “seña de
identidad” más característica de esta dolencia es el aumento de las glándulas
parótidas que se encuentran a ambos lados del cuello y debajo de la mandíbula.

-Tratamiento:Se emplean medidas sintomáticas durante la fase
aguda con analgésicos, como el paracetamol o el ibuprofeno. Conviene evitar
bebidas y alimentos ácidos.

La vacuna antiparotiditis es muy efectiva y
forma parte de la triple vírica. Suele tener una efectividad del 70-96 por
ciento en prevención de la enfermedad.

-Por qué han saltado las alarmas: A raíz de un brote
registrado en Navarra, que afectó a seis jóvenes y que tuvo su origen en una
fiesta universitaria. Aunque en su día los responsables sanitarios atribuyeron
este brote a una cepa de la vacuna triple vírica suministrada en los años 80
cuya efectividad frente a esta enfermedad era muy baja, no han bajado la
guardia.

 

5-TUBERCULOSIS

-Síntomas:Es una infección generalizada producida por una bacteria que cursa
con manifestaciones diversas, pero sobre todo afecta al aparato respiratorio. Su
distribución es mundial y causa unos 3 millones de muertes anuales, por lo que
ha sido declarada por la OMS
como “enfermedad de emergencia global”.

-Tratamiento: En general, debe ser un tratamiento precoz y prolongado, con
asociaciones de dos o más fármacos para evitar resistencias, y con la
finalidad, además de curar al enfermo, de evitar que sea fuente de infección
para otras personas.

Se emplean fármacos antituberculosos,
quimioterápicos y antibióticos. También se emplean corticoides en determinadas
situaciones. Es necesario hacer revisiones periódicas clínicas, analíticas y
radiológicas, para comprobar de cerca la eficacia terapéutica, dado que estos
fármacos tienen bastantes reacciones adversas, sobre todo daño hepático.

-Por qué han saltado las alarmas: Por la constatación de que
esta enfermedad ha desarrollado cepas resistentes a los medicamentos
tradicionales. A esto hay que unir el hecho de que en los últimos meses  se han registrado casos en ciudadanos de países
desarrollados, como Alemania, Italia, España o Israel.

 

Otras dolencias más lejanas

Entre las enfermedades de las que
se ha detectado un aumento de brotes relacionados con los movimientos
migratorios destacan la parasitosis intestinal, producida por una bacteria y
que se suele presentar en inmigrantes que proceden del África del Norte. En el
caso de los viajeros o de los inmigrantes residentes en España que pasan largas
temporadas en su país de origen, las principales enfermedades infecciosas que
se registran son el paludismo, en las zonas del África subsahariana y
Latinoamérica, y el dengue, una patología de tipo vírico muy extendida en
países latinoamericanos del Pacífico y Asia. A esto hay que unir los nuevos
casos de malaria detectados en Estados Unidos y el peligro latente de la tan
traída y llevada gripe aviar, producida por el virus H5N1, que ya ha provocado
la muerte de 200 de las 328 personas infectadas desde 2003 y que, según algunos
expertos, podría evolucionar a una forma apta para la transmisión humana.

 

Cómo “ponerse a salvo” (apoyo)

-Respetar escrupulosamente los
calendarios vacunales recomendados para los niños, especialmente la triple
vírica, una única vacuna que protege frente a tres de las enfermedades de las
que se han detectado brotes: sarampión, rubéola y paperas. Se administra a los
15 meses de edad.

-Notificar de forma urgente toda
sospecha de alguna de estas enfermedades a la Red de Vigilancia Epidemiológica, para que, en
caso de que sea oportuno, ésta active el protocolo de prevención y control de
estas enfermedades, todas ellas infecciosas.

-Seguir al pie de la letra las
indicaciones que las Autoridades Sanitarias realicen ante la detección de un
brote de alguna de estas dolencias.

-Mantener todas las medidas de
higiene habituales en el contacto con otras personas (no beber del mismo vaso,
taparse la nariz al estornudar) y de profilaxia en cuanto a las relaciones
sexuales.