ESTÁS LEYENDO...

ENFERMEDADES MEDIOAMBIENTALES. Cuidar el planeta, ...

ENFERMEDADES MEDIOAMBIENTALES. Cuidar el planeta, cuidar la salud

El aire que respiramos puede ser tan necesario como hostil: la polución o el humo del tabaco son algunos de los factores de contaminación medioambiental que además, dañan nuestra salud. Los más pequeños son los más vulnerables: el 30% de las enfermedades infantiles están asociadas al medio ambiente.

La polución, el tabaco, la contaminación del aire o del agua, la falta de saneamiento, el uso de combustibles sólidos (carbón, leña) en el interior de las casas o de pesticidas, son algunos factores ambientales de riesgo para la salud que favorecen el desarrollo de enfermedades. “Los niños son especialmente vulnerables a las condiciones medioambientales y su exposición a la contaminación puede contribuir a aumentar la mortalidad, la morbilidad y la discapacidad infantil”, afirma el doctor Julio Ancochea, presidente de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).

 Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, MedicamentosEn los países pobres, donde uno de cada cinco niños muere antes de cumplir los cinco años por enfermedades relacionadas con el medioambiente, el problema es más acuciante. Pero también atañe al mundo occidental, ya que “la degradación del medioambiente, la polución o la contaminación química son un problema global”, recuerda la Dra. Cristina Martínez, Coordinadora del Área de Medioambiente y Enfermedades Respiratorias de SEPAR.

Enfermedades respiratorias
La contaminación del aire es uno de los principales problemas medioambientales de nuestra sociedad, con especial incidencia en la salud infantil: altera al organismo en fase de crecimiento, y afecta especialmente a los pulmones que tienen un desarrollo es lento y no alcanzan su madurez hasta alrededor de los 18 años. Es por ello que la salud de este órgano puede verse alterada por los factores contaminantes del aire con efectos respiratorios agudos durante la niñez, así como desembocar en enfermedades respiratorias crónicas en la edad adulta. Un estudio publicado en la revista británica The Lancet elaborado por investigadores de la Universidad del Sur de California advierte que los niños que viven a menos de 500 metros de las autopistas o grandes zonas de tráfico son susceptibles de sufrir una sustancial perdida de capacidad pulmonar a los 18 años, déficit que arrastrarán durante toda la vida. Del mismo modo, la contaminación del aire en locales cerrados (a menudo asociada al uso de combustibles de biomasa para cocinar) causa la muerte de casi un millón de niños al niños, según la OMS, principalmente por infecciones respiratorias agudas. Las madres encargadas de cocinar también corren más riesgo de sufrir enfermedades respiratorias graves.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) estima que el alto grado de vulnerabilidad de los niños en las etapas de crecimiento a la exposición de factores de riesgo medioambiental, tiene consecuencias extremadamente graves: más del 30% de la carga de morbilidad en niños puede atribuirse a factores medioambientales. Los efectos de la exposición van desde la muerte o las malformaciones en el período prenatal hasta el asma, las deficiencias inmunitarias en la niñez o el cáncer y las cardiopatías en la edad adulta

Día Mundial de la Educación Ambiental
Sin embargo, algunas soluciones a muchos problemas ambientales son sencillas y poco costosas: basta por ejemplo con fomentar el uso de hornillos estancos para cocinar; otras implican la formación del personal sanitario y de las madres que deben conocer los riesgos medioambientales para poder tomar medidas de prevención y reducir la exposición de sus hijos. Pero también deben aplicarse nuevas políticas sanitarias y nuevas normativas a favor del medioambiente a nivel local, estatal e internacional para mejorar la salud ambiental en todo el planeta. El pasado 26 de enero se celebraba el Día Mundial de la Educación Ambiental, una ocasión para reivindicar la participación activa del Estado y de toda la sociedad en el respeto y conservación de nuestro planeta.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page