ESTÁS LEYENDO...

ENFERMEDADES PERIODONTALES Al dentista cada año

ENFERMEDADES PERIODONTALES Al dentista cada año

ENFERMEDADES PERIODONTALES Al dentista cada año

Lejos de afectar únicamente a la boca y a las encías, las enfermedades periodontales incrementan el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, endocrinas o afectar al embarazo. A los expertos les preocupa que la crisis haya disminuido considerablemente las medidas preventivas y las visitas al odontólogo, e insisten en la necesidad de acudir al dentista al menos una vez al año

Las enfermedades periodontales son patologías que afectan al periodonto, es decir, a los tejidos que sostienen a los dientes. Son patologías infecciosas, causadas por bacterias. Hay dos grandes grupos de enfermedades periodontales: gingivitis (inflamación superficial) y periodontitis (destrucción más profunda de los tejidos periodontales). La prevalencia de estas enfermedades la convierte en la patología más frecuente en el ser humano, junto con la caries dental. En España, solo el 10-15% de los adultos presenta una encía sana, y entre el 25-40% presentaría la enfermedad más destructiva, la periodontitis. Las consecuencias van mucho más allá de ser solo estéticas o de tener únicamente repercusiones en la esfera bucodental, sino que también son crecientes las evidencias que vinculan algunas enfermedades periodontales con el mayor riesgo de sufrir un evento cardiovascular, de tener diabetes o de controlarla peor, o de sufrir un parto prematuro. “En estos últimos años se ha producido un incremento enorme en los datos aportados por la investigación clínica y básica sobre la vinculación de la enfermedaddavid herrera periodontal y las enfermedades sistémicas”, destaca el presidente de la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA), el doctor David Herrera.

Para concienciar sobre esta relación, la Federación Europea de Periodoncia ha llevado a cabo una campaña informativa de calado europeo, bajo el lema Cuida tus encías, con la colaboración de la Consejería de Sanidad de Castilla y León y del Ayuntamiento de Valladolid, así como con el apoyo de RENFE y Adif (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias). Durante la campaña se dispuso un stand de revisión bucal para los viandantes, con dos odontólogos y cuatro higienistas. Además, también se ofrecieron charlas para niños y adultos, y se entregaron folletos informativos y muestras gratuitas de productos de higiene bucodental.

¡Bacterias!
Las enfermedades periodontales son infecciones causadas por bacterias situadas bajo la encía, en concreto, entre la encía y el diente. En la gingivitis, la acumulación de bacterias bajo la encía, organizadas en forma de placa bacteriana (ahora se denomina biofilm dental), conduce a la inflamación de los tejidos adyacentes. Siempre que haya placa bacteriana, habrá algún grado de gingivitis. En cuanto a la periodontitis, la causa primaria también está en las bacterias del biofilm dental. Sin embargo, para que la gingivitis progrese a periodontitis, son necesarios más factores (factores de riesgo), y que incluyen:
1. Factores genéticos (antecedentes familiares).
2. Factores ambientales: estrés, alcohol, sobrepeso y, sobre todo, tabaco.
3. Enfermedades del resto del cuerpo: diabetes, la osteoporosis, cualquier enfermedad que suponga una bajada en las defensas (inmunodepresión) o infecciones frecuentes por virus como el herpes.
4. Ciertos medicamentos: fármacos inmunosupresores (ciclosporina); antagonistas del calcio para pacientes hipertensos (nifedipino); anticonvulsionantes, antiepilépticos (hidantoínas); anticonceptivos orales que favorecen la inflamación y el aumento de sangrado de la encía.
5. Malos hábitos de higiene de la boca, junto con la ausencia de cuidados profesionales (revisiones, limpiezas de boca periódicas,…).
6. Factores de la propia boca o de los dientes, como la presencia de dientes mal colocados, empastes desajustados,…

De la boca a otros órganos
La periodontitis ha adquirido “oficialmente” el rango de factor de riesgo cardiovascular en las Guías Europeas. Así, la periodontitis se asocia con la aparición de disfunción endotelial, aterosclerosis y con un incremento del riesgo de infarto de miocardio e ictus. Además, se sitúa junto a otros trastornos de reconocido impacto negativo en la esfera cardiovascular, como la enfermedad renal crónica, la apnea del sueño o las enfermedades auto inmunes.

Según explican desde la SEPA, en las enfermedades periodontales se libera en la sangre una gran cantidad de mediadores inflamatorios que pueden depositarse en diferentes órganos, siendo una de las fuentes más importantes de liberación de estos mediadores al torrente sanguíneo. En este sentido, se ha demostrado que la presencia de ciertos mediadores inflamatorios en las arterias coronarias es capaz de desencadenar la movilización de la placa de ateroma, que obstruyendo la luz de la arteria coronaria desencadena el infarto. Además, nuevos trabajos apoyan la hipótesis de que los patógenos bacterianos procedentes del biofilm subgingival, así como la resultante respuesta que inducen en el hospedador, están directamente implicados en el desarrollo de la lesión aterosclerótica y, con ello, con un aumento del riesgo de acontecimientos cardiovasculares. Por otro lado, en los últimos años se ha constatado que la asociación entre enfermedades periodontales y diabetes es bidireccional, es decir, que no solo la Diabetes Mellitus aumenta el riesgo de sufrir enfermedad periodontal, sino que ésta puede afectar a la DM (alterando el control dela glucemia).

Objetivo: controlar la placa
La mejor forma de prevenir la periodontitis es mantener una correcta higiene oral, para controlar los niveles de placa dental, pero en personas predispuestas, a pesar de una correcta higiene oral, puede tender a producirse la enfermedad. Por lo tanto, la higiene oral es un importante pilar de prevención de las enfermedades periodontales, pero no el único. La higiene oral personal se debe acompañar de revisiones periódicas al dentista o periodoncista para que se pueda realizar un diagnóstico precoz de la enfermedad en caso de que se presente. Para controlar la placa bacteriana en la boca, disponemos de dos tipos de métodos: los mecánicos (cepillado, seda dental, cepillitos interdentales…) y los químicos (enjuagues, pastas de dientes…, siempre que cuenten con aval científico sobre su eficacia).

Gingivitis: limpieza a fondo
El tratamiento de las enfermedades periodontales tiene tres objetivos diferentes: eliminar o reducir las bacterias productoras de la enfermedad; suprimir, reducir o modificar los factores que hacen que los pacientes sean más susceptibles a ésta, como el tabaco o ciertas alteraciones dentarias como las malposiciones; y crear las condiciones adecuadas para que la enfermedad se pueda mantener controlada a largo plazo.

En el caso de la gingivitis, es necesario limpiar las bacterias que se hayan acumulado, mediante la eliminación de la placa dental y el cálculo dental (también llamado “sarro”). Este tratamiento, denominado profilaxis profesional (o “limpieza de boca”), lo realizan los profesionales odontológicos. Además, es fundamental explicar cómo se deben cepillar los dientes y encías para mantenerlos limpios, y que no vuelva a aparecer la gingivitis.

Periodontitis: tratamiento en dos fases
En las periodontitis, el tratamiento es más extenso y complejo. En primer lugar se realiza un detenido estudio preoperatorio de la encía que puede incluir radiografías, para valorar la situación antes de empezar el tratamiento. En algunas ocasiones podría ser necesaria la realización de algunas pruebas complementarias, como un estudio de las bacterias presentes en la encía. El tratamiento de la periodontitis se organiza en dos fases.

  1. En la primera, se eliminarán las bacterias de las bolsas periodontales (que se han formado entre la encía y el diente, al estar la encía inflamada y haberse perdido hueso de soporte) mediante un raspado y alisado radicular (incorrectamente llamado “curetaje”), que supone limpiar las bacterias, la placa y el cálculo de las raíces de los dientes. A veces, esta fase del tratamiento se acompaña del uso de antibióticos. Tras un periodo de espera, se realizará un nuevo estudio para evaluar la capacidad de curación y la respuesta de las encías.
  2. En enfermedades agresivas o avanzadas, es necesario realizar una segunda fase de tratamiento (cirugía periodontal) para aquellos sitios de la encía en los que la bolsa periodontal se haya reducido pero no se haya eliminado.

La factura de la crisis
A los expertos reunidos durante la celebración del Día Europeo de la Periodoncia les preocupa que la actual coyuntura económica esté suponiendo un retroceso en la adopción de medidas preventivas relacionadas con la salud periodontal, además de un retraso o abandono en la adopción de medidas terapéuticas. Aunque el 80% de la población opina que es importante acudir al dentista una vez al año para mantener su boca sana, solo acude el 43%. “Esto tiene graves repercusiones para la salud oral: los tratamientos son más sencillos y exitosos en las fase iniciales de la enfermedad, siendo el diagnóstico precoz importantísimo, pero por el contrario, cuanto más se retrasa el tratamiento, más avanza la enfermedad, más complejo es el tratamiento y más severas son las secuela”, asegura el doctor David Herrera. En cambio, algunas medidas básicas de higiene bucodental pueden ahorrar muchos costes y evitar problemas de salud posteriores. “Si conseguimos cepillarnos los dientes dos veces al día y utilizar seda dental o cepillitos interdentales, nuestro nivel de enfermedad bajará muchísimo. Se prevendrán así enfermedades como las de las encías, que suponen la presencia de gran cantidad de bacterias dentro de la boca, y eso aumenta el nivel de inflamación que tiene todo nuestro cuerpo. Al menos una vez al año, y si se puede, cada 6 meses, deberíamos acudir al dentista para que evalúe la situación, para que detecte si hay algún problema y solucionarlo rápidamente, y para conseguir así mantener nuestra salud a medio y largo plazo”, afirma el doctor Herrera.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.