ESTÁS LEYENDO...

Enfermedades y viajes. La precaución, el equipaje ...

Enfermedades y viajes. La precaución, el equipaje más seguro.

Mareo, estreñimiento, picaduras, diarrea… son algunos de los transtornos que pueden afectar a quienes deciden pasar sus vacaciones en otros puntos del planeta. Un completo botiquín puede ser la solución más efectiva para combatir las temidas enfermedades del viajero.

CINETOSIS

La cinetosis, etimológicamente enfermedad por movimiento, es un trastorno temporal que sucede en los viajes, caracterizado por mareos y molestias en el estómago. Se produce por la afectación de los conductos semicirculares del oído interno. Estos conductos, que están llenos de líquido, mantienen el equilibrio, pero cuando se viaja en avión, barco o automóvil, el movimiento irregular provoca cambios en este líquido y, como consecuencia, que se desarrollen una secuencia de síntomas que empieza con palidez o mal color en la cara, seguidos de bostezos, cansancio, transpiración fría, aceleración del pulso y de la frecuencia respiratoria, a veces inestabilidad, dolor de cabeza, irritabilidad, y finalmente náuseas que pueden terminar en vómitos.

Recomendaciones del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Vizcaya

1.        Colócate en lugares de menor movimiento (en el centro del barco, entre las alas del avión, en la parte delantera del coche…).

2.        Acomódate en posición acostada o semiacostada.

3.        Evita la lectura.

4.        Mantén la vista apartada de objetos móviles y cercanos, buscando puntos de referencia lejanos por encima del horizonte.

5.        Evita un exceso de calor y procura una buena ventilación del habitáculo.

6.        No comas ni bebas en exceso en las horas previas al viaje. Si se trata de un viaje largo, consume cantidades pequeñas de líquidos y comidas sencillas, con frecuencia.

7.        Haz paradas para andar y despejarte.

8.        Estimula la atención a los niños elevando su posición con asientos adecuados y/o manteniéndolos distraídos con juegos.

 

ESTREÑIMIENTO

Los viajes y el cambio de hábitos alimentarios son las principales causas del aumento de los casos de estreñimiento durante el estío. Es una situación relativamente frecuente en la que los pacientes, al estar fuera de su medio y por el estrés del viaje, no defecan durante la duración del mismo. Para evitar esta situación hay que aumentar la ingesta de fibra vegetal, mantener los hábitos horarios y beber abundante líquido, ya que está demostrado que incrementando la cantidad de agua se recupera el ritmo normal de las defecaciones.

Consejos prácticos para evitarlo

1.        Haz de las comidas una oportunidad para hablar y estar relajadamente con la familia y amigos.

2.        Introduce alimentos como las verduras, el pan, los cereales, las hortalizas, las legumbres,…

3.        No abuses de los alimentos astringentes: arroz, chocolate, zanahoria, plátanos maduros, manzanas,…

4.        Introduce alimentos ricos en fibra en todos las comidas.                                  

5.        Fomenta la ingestión abundante de líquidos (agua, zumos, infusiones).

6.        Dedica las mismas hora para ir al baño. Lo ideal es después de las tres comidas del día. Con 10 minutos será suficiente.

DIARREA

Para los viajeros el principal problema sanitario asociado con el agua y los alimentos contaminados es la conocida diarrea del viajero. Los síntomas más habituales son: diarrea con urgencia de ir al aseo, náuseas, distensión abdominal, cólicos, fiebre y malestar general. Suele durar entre tres y siete días.

Medidas para prevenirla

1.      
La bebida y la comida

–          Mantén las medidas básicas de higiene personal (lávate las manos antes y después de las comidas o después de ir al servicio y evita siempre secarlas con toallas usadas.

–          Evita el consumo de derivados de la leche sin garantías.

–          Consume agua o líquidos embotellados, o bien desinfecta el agua. Rechaza los líquidos embotellados que no tengan el precinto de garantía.

–          Evita los alimentos crudos o poco cocinados. Recuerde la máxima de cocínelo, pélelo o de lo contrario déjelo.

2.      
El estado inmunitario

– Actualmente no existe vacuna eficaz para prevenir a diarrea del viajero.

3.      
El uso de profilaxis antimicrobiana

– Ciertos antibióticos entre los que se incluye doxiciclina, trimetoprim solo o asociado a sulfametoxazol, entre otros, pueden proteger de este tipo de diarrea, en países en desarrollo y con condiciones de higiene extremas.

Cómo tratarla

La mayoría de los casos se puede tratar con reposos y dieta líquida durante 12-24 horas:

–          Agua, agua de limón, agua de té.

–          Se vende en las farmacias un preparado de rehidratación, la solución aconsejada por la Organización Mundial de la Salud que contiene: glucosa, cloruro de sodio, bicarbonato de sodio y cloruro de potasio; se disuelve en 1litro de agua hervida.

–          Si no te es posible obtener este preparado, puedes prepararte un solución equivalente (limonada alcalina) con:

·         1 litro de agua hervida.

·         10 cucharadas soperas de azúcar.

·         ¾ cucharada sopera de sal.

·         ½ cucharada sopera de bicarbonato de sodio.

·         El jugo de uno o dos limones.

 

CAMBIOS DE HORA

Los aviones permiten realizar grandes distancias kilométricas en muy poco tiempo, lo que ha originado la aparición de síntomas físicos y psicológicos asociados al cruce rápido de múltiples husos horarios. Es lo que se denomina jet lag, un desequilibrio producido entre el reloj interno de una persona (el que marca los períodos de sueño y vigilia) y el nuevo horario que se establece al viajar en avión largas distancias y que afecta al 75% de los viajeros.

La expresión inglesa jet lag se ha trasladado al castellano corriente debido a la dificultad de sintetizar el llamado “síndrome de desincronización ligado a la diferencia de horario para los viajeros transmediterráneo aéreos”. Pero, en ocasiones, no es necesario desplazarse para padecer los efectos más desagradables del síndrome del jet lag. Algunas personas atadas por actividades que obligan a contactos telefónicos diarios con países extranjeros situados a varios husos horarios pueden sufrir una desadaptación en los ritmos de sueño-vigilia. Se ha demostrado experimentalmente que la adaptación es más fácil cuando se realiza un desplazamiento al oeste -extensión del día de algunas horas- que hacia el este -reducción de la jornada con algunas horas menos.

Recomendaciones:

– Descansa antes de la partida y si es posible, durante el viaje.

– Bebe mucho agua o zumos

– Haz comidas ligeras

– Evita el consumo de alcohol antes y durante el vuelo

PICADURAS

Chinches, pulgas, mosquitos, piojos o garrapatas pueden transmitir muchas enfermedades infecciosas. Por eso es importante evitar las picaduras. Debes extremar también el cuidado en las piscinas (especialmente los alérgicos a himenópteros: abejas, avispas… que deben llevar medicación siempre a mano).

Mejor prevenir

–          Alójate en edificios bien conservados.

–          Utiliza mosquiteras en puertas, ventanas y cama (si no tiene, cierra las puertas y ventanas durante la noche).

–          Evita los perfumes fuertes y lacas.

–          Protege tus piernas y brazos con ropa. Evita los colores oscuros (especialmente el azul) en países en los que hay mosca tse-tse.

–          Evita andar descalzo.

–          Utiliza repelente de insectos en las partes del cuerpo expuestas (aerosol, loción o cremas)


ENFERMEDADES CRÓNICAS

Los cambios físicos y medioambientales tambien pueden aumentar los riesgos que poseen las personas con enfermedades crónicas.

La repentina exposición a cambios horarios, altitud, temperatura y  humedad, así como el estrés o la fatiga del viajero, pueden provocar la desestabilización de una patología preexistente en turistas con enfermedades crónicas. Por esta razón, el mejor consejo es planificar el viaje con antelación para que el médico especialista pueda adoptar previamente las medidas sanitarias oportunas.

 Enfermedades cardiovasculares.

– Diarreas. Los pacientes con insuficiencia cardiaca que reciben tratamiento con diuréticos (medicamentos para orinar), presentan mayor riesgo.

– Trombosis. Realiza movimientos de las piernas durante el viaje y evita el consumo de grandes cantidades de alcohol.

– Anticoagulantes. Si recibe tratamiento anticoagulante, recuerde que necesita controles periódicos y medicación suficiente para todo el viaje.

– Marcapasos. Lleve a mano un electrocardiograma reciente y una identificación del tipo de marcapasos. Asegúrese de que no le afecten los detectores de metal de los aeropuertos.

Alergias.

– Es importante llevar un documento con la descripción de la alergia que se padece, especialmente si se trata de incompatibilidad con algún medicamento.

– Al llegar a nuestro destino localice centros sanitarios donde acudir en caso de urgencia.

– Los individuos alérgicos a picaduras de avispas o abejas deberán llevar adrenalina y corticoides para el tratamiento de una crisis aguda.

– En caso de alergia al huevo, algunas vacunas están contraindicadas.

No olvides

– Identificación visible siempre. Permitirá conocer tus datos y la enfermedad que padeces.

– Informe médico en inglés. Que incluya tu situación actual, la medicación que tomas (nombres genéricos de medicamentos) y las dosis prescritas, así como los datos de contacto de tu médico.

– Reserva de medicamentos. Lleva la medicación suficiente para la duración del viaje, e incluso cierta cantidad de reserva.

– El botiquín. No factures los medicamentos, llévalos siempre en el equipaje de mano.

VACUNAS

Para evitar sorpresas es aconsejable vacunarse antes de emprender nuestro viaje. La inmunización dependerá de varios factores, entre los que se encuentran las vacunas que hemos recibido con anterioridad, la época del año en la que vamos a viajar o la edad que tengamos.

Cólera

La vacunación anticolérica no es obligatoria para el tránsito internacional de viajeros. El riesgo de cólera para los turistas hoy no es alto, pero la vacuna oral puede estar indicadas en zonas de alta endemia para cooperantes.

Difteria

La extensión de la difteria en los países próximos y la aparición de nuevas formas cutáneas o invasivas vuelve a cuestionar una revacunación sistemática.

Fiebre amarilla

La vacunación contra la fiebre amarilla es obligatoria para quienes se desplacen a África del Sur, al Sáhara o a Hispanoamérica. La vacuna debe ser administrada en los centros oficiales de vacunación acreditados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Fiebre tifoidea

La vacunación antitifoidea asegura una protección de tres años. Está especialmente recomendada para viajes de mucha duración a países con malas condiciones higiénicas, y se puede indicar a partir de los 5 años.

Hepatitis A y B

La vacuna antihepática B protege del riesgo de infección transmitida por contacto sanguíneo. Está particularmente indicada en caso de estancia en el África negra o en Extremo Oriente.

Meningitis meningocócica

Es una patología aguda de distribución mundial, que suele presentarse de forma endémica con variaciones estacionales. Los países de mayor riesgo se sitúan en África Subsahariana, pero también se han producido brotes en el sudeste asiático (India, Nepal) y Oriente Medio.

Polio y tétanos

Las vacunaciones o dosis de recuerdo cada 10 años en adultos contra la poliomielitis y el tétanos son aconsejadas por el Ministerio de Sanidad.

Rabia

Es endémica en muchos países subdesarrollados, y en está muy arraigada en África subsahariana, Blangladesh, Bolivia, China, Colombia, Ecuador, Etiopia, Filipinas, Guatemala, India, Méjico, Perú, Sri Lanka, Vietnam o Tailandia.


Botiquín


 

Esparadrapo                                              

– Tiritas

– Antiséptico para heridas

– Vendas

– Antiinflamatorio

– Gotas oculares emolientes

– Repelente de insectos

– Analgésico simple

– Descongestionante nasal

– Sales de rehidratación oral

– Tijeras

– Agua oxigenada

– Imperdibles

– Apósitos esterilizados

– Termómetro

– Desinfectante del agua

– Medicación contra la diarrea

– Laxantes

– Polvos antifúngicos

– Medicación antipalúdica

– Jeringuillas y agujas esterilizadas

– Protección solar

– Alcohol


 



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page