ESTÁS LEYENDO...

Enhamed: “El deporte es el vehículo para transmiti...

Enhamed: “El deporte es el vehículo para transmitir muchos valores”

Considerado actualmente como el mejor nadador paralímpico de la historia, Enhamed es un ejemplo de superación. Ciego desde los 8 años, el atleta canario cosecha en su palmarés nueve medallas paralímpicas: cuatro de oro, dos de plata y tres de bronce. ¿Su última proeza? Cruzar a nado el Estrecho de Gibraltar con el fin de poner en marcha un proyecto solidario en Zambia.

“Ganaste” la ceguera, como a ti te gusta decir, por un desprendimiento de retina, ¿cómo asume un niño de 8 años perder la vista?
Cuando a uno le sobreviene una situación de estas características a una edad tan temprana, lo asumes con bastante naturalidad. Al inicio es un shock, pero a medida que pasa el tiempo y sobre todo con el apoyo de mi familia, es algo sencillo de asumir. Posteriormente vendrían las dificultades.

Poco después comenzaste a nadar y llega un momento en que comienzas a prepararte en serio. ¿Qué encontraste en el deporte para que te dedicaras a él en cuerpo y alma?
La piscina era el lugar donde yo podía moverme con total libertad. Pero cuando comencé a entrenar a los 14 años (4 h los primeros meses hasta llegar a 7 h diarias), se convirtió en el camino de realización personal que estaba necesitando. El deporte implica mucho trabajo constante y una atención a los detalles casi obsesiva, en ese sentido, la natación es muy parecida a llevar un negocio propio.

En los Juegos Paralímpicos de Pekín, en 2008, lograste 4 medallas de oro para España, ¿qué recuerdas de esos momentos?, ¿qué supuso para ti?
Fue algo espectacular. Había trabajado muy duro durante varios años para alcanzar ese objetivo y cuando por fin te ves escuchando el himno por cuarta vez, las emociones son indescriptibles. No hay nada que se le pueda comparar, puesto que durante más de un año vivía con una sensación permanente de tensión. Por una parte estaba convencido de que lo lograría y por otra era consciente de que había muchísimos factores implicados en una competición olímpica.

Después de once años como deportista profesional, inicias una nueva etapa como conferenciante y coach deportivo. Háblanos de esta nueva faceta…
Necesitaba transmitir todo lo que había aprendido durante mi carrera deportiva. Si bien comencé a impartir conferencias antes de retirarme, no fue hasta mi retirada que pude dedicarme al 100%. Tengo aproximadamente 5 conferencias al mes mientras que a mis clientes de coaching les ayudo a implantar el método que a mí y a mi equipo nos permitió lograr resultados de forma sostenida.

Además has escrito un libro, Ironmind, donde ofreces algunas claves para salir adelante en la vida y superar cualquier obstáculo, ¿qué podemos encontrar en su lectura?
En Ironmind quise plasmar parte de la metodología del alto rendimiento; pero tras darle muchas vueltas preferí hacerlo de forma implícita. El libro recorre todo un día en la prueba del Ironman, un triatlón de larga distancia considerado el más duro del mundo. En cada fase de la carrera intercalo diferentes momentos de mi vida pero todos ellos están escritos para que cada uno pueda encontrar con qué identificarse, independientemente de si practica deporte o no.

Hablas también de lo importante que es reírse de uno mismo y de no tomarse demasiado en serio…
El humor es vital en nuestro día a día. Hay un ejercicio que hago cuando me encuentro en un atolladero de los que todos experimentamos al menos uno a la semana. Me tomo unos minutos para mí y me hago la siguiente pregunta: ¿qué me diría un niño de ocho años si le contase este problema? Y ¿una persona de ochenta años? Al final siempre llego a la misma conclusión. El primero insistiría en que no importa, juega y diviértete, mientras que el segundo, simplemente diría que dentro de unos años ni me acordaré de esta situación. Por lo que, ¿para qué darle vueltas a la cosas? Si tienen solución, la encontraremos y si no, ¿para qué preocuparse? Es mejor reírse de ello y seguir adelante.

¿Qué dirías a nuestros lectores, a aquellos que deben enfrentarse a una enfermedad y luchan por superarla?
Obviamente cada enfermedad tiene sus ciclos, todos pasamos por la fase de duelo cuando nos enfrentamos a una enfermedad grave, ya que en el fondo estamos perdiendo parte de nuestra salud y calidad de vida. Por ello es necesario rodearse de personas positivas y alegres, y comenzar a tomar el control de nuestras emociones y pensamientos ya que está comprobado que nuestras emociones afectan a nuestro cuerpo a todos los niveles.

Y tampoco has abandonado en este período la competición, porque has completado pruebas de gran nivel como un Ironman en Lanzarote, la ascensión al Kilimanjaro, algún que otro maratón…
El hecho de haber trabajado toda mi vida en pos de una meta, me hace necesitar cada año un reto nuevo. La razón fundamental es que me gusta disfrutar de la incertidumbre que generan este tipo de retos, y ponerme en la tesitura de encontrar las estrategias necesarias para salir adelante. El alto rendimiento se puede extrapolar a nuestra vida diaria pero si yo tengo que sentarme frente a un cliente y ayudarle en este sentido, tengo que tener el convencimiento absoluto de que yo lo estoy poniendo en práctica cada día.

Sigue leyendo

1 2


COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *