Ensaladilla mental.

  • ¡Atchís!
  • Jesús, María y José!
  • Perdone, pero es que estoy parado…
  • Y resfriado.
  • Por eso vengo. Me ha salido un trabajo para empezar mañana mismo…
  • Eso es una buena noticia.
  • Pero es que me acaban de decir que si sigo así, con estos estornudos, no puedo trabajar.
  • No sé que tipo de trabajo le han propuesto para que un simple resfriado se lo impida.
  • Tengo que hacer ensaladilla rusa.
  • ¡Ah, hombre! Manipulador de alimentos.
  • No, perdone. Un servidor no manipula nada, yo soy cocinero y voy por derecho.
  • No me refiero a manejar a su antojo, sino a lo que significa exactamente manipular, que es operar con las mano.
  • ¡Qué cultura tiene usted!, ¡cómo se ve que tiene estudios!
  • Muchas gracias. Y, ¿en qué le puedo servir?
  • Pues en quitarme este resfriado rápidamente, porque si no, me quedo sin trabajo.
  • ¿Lleva muchos días así?
  • Desde antes de ayer que cayó ese chaparrón y llegué a casa empapado y tiritando.
  • Es que ésta es la época de los cambios de tiempo y la más proclive a coger una gripe.
  • ¿Está usted vacunado?
  • ¡Eso!, ¡eso es lo que yo necesito!, porque me lo han dicho allí en la entrevista.
  • Ahora mismo no puede usted vacunarse. ¿Tiene usted fiebre?
  • Tengo tembliques y un poquito de mal cuerpo.
  • Pues me temo que esté incubando una gripe y entonces la vacuna es contraproducente.
  • Entonces, ¿cómo me han dicho…?
  • Lo que le habrán dicho es que los que manipulan alimentos han de estar vacunados, pero antes de que aparezcan síntomas y usted los tiene.
  • Pues entonces deme usted un antibiótico fuerte que acabe con ellos y mañana esté como un reloj.
  • Los antibióticos no sirven para la gripe, sólo para las infecciones.
  • ¿Y la gripe no es una infección? Mi madre cuando empieza a toser y estornudar, con lo de los bronquios, el médico le manda unas inyecciones de penicilina-
  • Porque eso es una bronquitis infecciosa producida por gérmenes, pero la gripe la produce un virus.
  • Pues deme usted algo para acabar con los virus.
  • Contra los virus no hay nada.
  • ¿Y lo que anuncian en la tele?
  • Eso es para aliviar los síntomas: la fiebre, el dolor, la congestión…
  • ¡No me diga que también voy a coger una congestión, que de eso se murió mi abuela!
  • Me refiero a la congestión nasal.
  • Bueno, ¿y todo este lío a qué viene? Ni que fuera a meterme en una mina, que ahí con un resfriado se puede uno morir.
  • Ni usted ni nadie se muere de un resfriado y menos si tiene una edad de poderse meter en una mina. Lo malo es que su resfriado puede matar a otros.
  • ¡Ni que fuera yo estornudándole a la gente en la cara! ¡y ni por ésas!
  • Pero le puede estornudar a la ensaladilla.
  • ¡Y ésta se resfría! ¿no?
  • La ensaladilla lleva, entre otras cosas, patatas y mayonesa…
  • ¡Hombre, claro, y a mi me sale divina!
  • Pues cuando usted estornuda está lanzando sobre esos componentes unas bacteris que se fijan en los mismos…
  • ¿Y qué pasa?
  • Que estas bacterias se alimentan de esos ingredientes y aumentan en calidad y cantidad.
  • ¿Los ingredientes?
  • ¡No! Las bacterias.
  • Pues vaya unos bichos simpáticos. Y si yo los tengo y no me muero, ¿cómo puedo matar a alguien?
  • Porque esos bichos, como usted dice, por vía digestiva pueden producir una enfermedad grave.
  • ¿Y entonces qué hago?
  • Tomar un antihistamínico que al menos corte la mucosidad, pero esto no se le quita mañana.
  • Pues entonces démelo y me lo apunta, porque sin currelo estoy sin un duro.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page