ESTÁS LEYENDO...

Entre el 10 y el 15% de los adolescentes españoles...

Entre el 10 y el 15% de los adolescentes españoles sufre hipertensión

Entre el 10 y el 15% de los adolescentes españoles sufre hipertensión
La obesidad ha aumentado de manera exponencial en las dos últimas décadas y en la actualidad afecta al 40% de la población de entre 2 y 24 años. Este incremento de peso entre la población infantil ha sido el causante de que los problemas de hipertensión arterial y la diabetes, normalmente asociados a personas adultas, comiencen a una edad cada vez más temprana. De hecho, según estima la doctora Nieves Martell, presidenta de la Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH-LELHA), entre el 1,5 y el 3% de la población infantil sufre problemas de presión arterial, y la prevalencia aumenta hasta el 10 y el 15% en el caso de los adolescentes.

Aprovechando el Día Europeo de la Prevención del Riesgo Cardiovascular, que se celebra hoy 14 de marzo, la doctora Martell insiste en que “los cambios en los hábitos de consumo y alimentación que se han producido en los últimos años en España, así como la creciente tendencia al sedentarismo en las actividades lúdicas, están incidiendo de una manera muy negativa en la salud de la población y aumentando la tasa de sobrepeso y obesidad de una forma exponencial y muy preocupante en niños y jóvenes”. De hecho, según comenta, “la obesidad se ha convertido en el principal factor de riesgo cardiovascular, ya que la prevalencia de hipertensión entre niños obesos puede superar el 30%”.

Según el doctor Alex Roca-Cusachs, miembro de la SEH-LELHA, “la obesidad en la infancia y adolescencia ha sido asociada a un aumento de la hipertensión arterial, perfil lipídico, diabetes tipo 2 y lesiones arteroscleróticas precoces, así como mayor riesgo de obesidad en época adulta con el aumento correspondiente de morbilidad y mortalidad”. Y añade: “ahora sabemos lo importante que es identificar los factores de riesgo desde edades tempranas, como hipertensión y obesidad, porque suelen evolucionar hasta la edad adulta”. Porque, de hecho, “se estima que uno de cada cinco jóvenes sufrirá un evento cardiovascular en la edad adulta”, destaca el doctor.

Estudios desarrollados en niños han demostrado que los que presentan persistentemente valores de presión arterial en los límites altos de la normalidad, tienen mayor riesgo de ser hipertensos en la edad adulta pero también más posibilidades de que la HTA sea secundaria a alguna enfermedad, siendo las causas renales las más frecuentes. Por este motivo, el doctor Roca-Cusachs insiste en que “si no se controla la presión arterial de estos niños, muchos de ellos serán adultos con enfermedad cardiovascular establecida”.

Por ello, la detección temprana es fundamental, pese a que representa el verdadero problema al que se enfrentan los especialistas en estos casos. “Los niños con hipertensión conocida acuden a la consulta del especialista donde son establecidos el tratamiento y seguimiento, pero la dificultad la encontramos en el diagnóstico precoz, en establecer una serie de marcadores del riesgo que nos ayuden a identificar a aquellas personas que en épocas precoces de la vida tengan un mayor riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular en la edad adulta. Por tanto, debemos empezar a adoptar una serie de medidas antes de que la hipertensión se establezca. Si la tratamos de manera establecida, estamos llegando tarde. De esta forma, hay que intervenir precozmente para conseguir una mejora de la calidad de vida a largo plazo”, concluye el doctor Roca-Cusachs.

Más y mejores hábitos de vida
La prevención y la promoción de hábitos saludables deben extrapolarse más allá de la consulta. En opinión de la doctora Martell,  “es necesario integrar la actividad física como un hábito diario en su vida, junto a una educación alimentaria desde edades tempranas, encaminada a enseñar a los niños a comer bien”.  A su juicio, “la educación en salud es uno de los principales temas que deben conocer y manejar los jóvenes de hoy, por ello creemos que la vía más adecuada para hacerles llegar esta información es transmitirla in situ en los centros educativos. Con este fin, hemos diseñado unos materiales con un carácter joven y actual que nos permita acercar la salud y los beneficios de seguir una vida cardiosaludable”, explica la doctora.

Los expertos inciden en la importancia de enfocar los esfuerzos a la prevención de la obesidad infantil como forma de impedir que, si se mantiene el ritmo de vida actual, unos 588 millones más de personas desarrollaren esta enfermedad en los próximos 15 años y eleven aún más la importante carga asistencial que representa en nuestro país. De hecho, según datos del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, el coste económico de la hipertensión en nuestro país supera los 1.600 millones de euros al año.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?