ESTÁS LEYENDO...

Entre el 58% y el 72% de los pacientes de EPOC no ...

Entre el 58% y el 72% de los pacientes de EPOC no está diagnosticado

La mortalidad por enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), al contrario que la de otras enfermedad también muy prevalentes como las cardiovasculares, sigue aumentando. Tanto que se espera que en el año 2020 la EPOC sea la tercera causa de muerte en el mundo y en países como Canadá se ha estimado que la probabilidad de ser diagnosticado de esta enfermedad a lo largo de la vida es del 25% en mujeres y del 30% en los varones. En España, uno de cada diez mayores de 50 años tiene EPOC y el incremento del tabaquismo en mujeres, especialmente entre las adolescentes, hace que se espere que esa incidencia aumente en los próximos años.

Así lo asegura el doctor Jesús Díez Manglano, coordinador del grupo de EPOC de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), con ocasión de la VIII Reunión de EPOC que se celebra los días 7 y 8 de marzo en Zaragoza. Según este experto, “uno de los grandes problemas de la EPOC es que sigue siendo una enfermedad que frecuentemente no se diagnostica. En España, dependiendo de la zona geográfica, entre el 58 y el 72% de los pacientes con EPOC no están diagnosticados”.

Una de la razones para este infra diagnóstico, explica el Dr. Díez Manglano, es que “los síntomas propios de la enfermedad se consideran normales en una persona fumadora y no se consulta al médico. Por este motivo el diagnóstico se hace tarde. Cuanto antes se diagnostica la EPOC y antes se deja de fumar y se inicia el tratamiento, mejor es la calidad de vida de los pacientes”.

Por todo ello, esta reunión de la SEMI tiene por objetivos, entre otros, actualizar los conocimientos de los médicos sobre la enfermedad, aumentar el del personal de enfermería en el manejo de las terapias respiratorias y fomentar el auto cuidado en los pacientes con EPOC.

Concretamente, en Aragón, sede de esta reunión, según los datos del estudio epidemiológico de la EPOC en España (EPI-SCAN) del año 2009, la prevalencia de EPOC era del 11% en la población de entre 40 y 80 años. De ellos, el 71,7% no estaba diagnosticado y el 43,5% estaba infra tratado.

La telemedicina y el auto cuidado, factores clave en el manejo de la enfermedad
Como ocurre en la mayoría de las enfermedades, la telemedicina es una apuesta de futuro cuyo uso todavía no se ha extendido en la sociedad. En el caso de la EPOC, la telemedicina permite un seguimiento de la sintomatología, una modificación rápida de los tratamientos e incluso la posibilidad de realizar rehabilitación respiratoria en el domicilio.

Según señala el Dr. Díez Manglano, además de los medicamentos hay aspectos muy importantes en el manejo de la enfermedad que dependen del propio paciente: “abandonar el tabaquismo, protegerse del frío, vacunarse contra la gripe, hacer ejercicio físico, mantener una vida intelectual activa, utilizar correctamente los dispositivos de inhalación, aprender a respirar de forma más eficaz y con menos esfuerzo son aspectos que el propio paciente puede controlar y que ayudan a una mejor evolución de la enfermedad”.

Por ello, el mensaje de los internistas, que atienden al 50% de los pacientes con EPOC que ingresan en los hospitales en España, es que la responsabilidad en el manejo de la enfermedad es compartida entre médicos y pacientes y que la suma de esfuerzos es beneficiosa para los afectados, sus cuidadores, el sistema sanitario y la sociedad en general.

El papel sistémico de la enfermedad, principal novedad en el tratamiento
La investigación en EPOC no deja de avanzar. Además de importantes novedades en el terreno de la inmunología y de la inflamación, a lo largo del último año se ha reconocido el papel sistémico que tiene la EPOC, una enfermedad que no está  limitada a los pulmones sino que tiene un componente inflamatorio generalizado. De hecho, Hasta el 90% de los pacientes con EPOC que atienden los internistas tiene otra enfermedad importante que influye en su calidad de vida y en su manejo.

Desde el punto de vista farmacológico se han desarrollado nuevos broncodilatadores, alguno de los cuales ya está disponible en España de forma reciente y otros lo estarán en los próximos meses.

Para el manejo de la patología, los médicos cuentan con dos protocolos principales: GOLD y GesEPOC. Hasta el año pasado la normativa GOLD, que resume las recomendaciones para el diagnóstico y tratamiento de la EPOC en base a la opinión de reputados expertos internacionales, ha sido la más utilizada. Sin embargo, el año pasado se presentó en España la guía GesEPOC, en cuya elaboración participaron expertos de todas las sociedades científicas que atienden a estos pacientes, con ayuda de la agencia de evaluación Laín Entralgo. Según el experto de la SEMI, “en este caso las recomendaciones se basan en un análisis exhaustivo de la literatura médica para extraer todas las evidencias que han demostrado un beneficio en los pacientes con EPOC. Todavía es temprano para saber qué guía será más utilizada pero sí es evidente que GesEPOC va a tener cada vez un protagonismo mayor”.

El estudio de las comorbilidades y los registros de pacientes centran la atención del Grupo de EPOC de la SEMI
El grupo de trabajo de EPOC de la SEMI está llevando a cabo en los últimos años estudios de investigación sobre comorbilidades, es decir, aquellas enfermedades que se asocian con la enfermedad. Tras los estudios ECCO y ESMI, el Grupo actualmente está diseñando el estudio SEMI-EPOC, para el cual va a poner en marcha un registro de pacientes que permita hacer investigación para conocer cómo las comorbilidades afectan a la supervivencia y la calidad de vida de los pacientes que padecen la enfermedad.

Además, el Grupo ha elaborado varios protocolos y publicaciones sobre la enfermedad y ha contribuido en la elaboración de la Estrategia en EPOC del Sistema Nacional de Salud y de la guía GesEPOC de manejo de la enfermedad.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page