ESTÁS LEYENDO...

ENURESIS NOCTURNA No al castigo nocturno

ENURESIS NOCTURNA No al castigo nocturno


Al menos el 18% de los niños puede seguir padeciendo enuresis en la edad adulta, de ahí que los expertos insistan en la importancia de acudir al médico. La frustración, la falta de autoestima y el aislamiento social son el pago psicológico por no haberle puesto remedio a tiempo.

Unos 500.000 niños españoles mayores de cinco años se hacen pipí encima todas las noches, un trastorno que se conoce como enuresis nocturna y que consiste en la eliminación involuntaria de orina durante el sueño sin que exista un problema neurológico que lo justifique. En el 90% de los casos existe una causa fisiológica, mientras que en el 10% restante puede deberse a un acontecimiento inusual en la vida del niño o en su estructura familiar como el nacimiento de un hermano, la separación de los padres, un cambio de domicilio, la vuelta al cole, una enfermedad de algún familiar, etc. Se da en niños mayores de cinco años y de éstos, solo el 20% son evaluados por un médico. Además, el 80% cree erróneamente que el estrés y las preocupaciones son la causa principal de la enuresis en el niño. Para el doctor Ruíz de la Roja, Director del Instituto Urológico Madrileño  y coautor del libro ¿Por qué se orinan los niños en la cama? Respuestas de un médico, “esto  demuestra el desconocimiento que tienen los padres, ya que a partir de los 5 años si establecemos el diagnóstico exacto del escape de orina nocturno, y aplicamos el tratamiento adecuado se pueden obtener muy buenos resultados en la resolución del problema. No es lícito que sabiendo las causas médicas por las cuales se produce la enuresis, aún un 60% de estos menores deban utilizar un pañal todas la noches y el resto, o sea un 40% mojen directamente las sábanas durante el sueño”.

Cuándo hay enuresis
Para que un niño padezca enuresis tiene que reunir los siguientes requisitos:

– Orinarse de manera involuntaria y en un momento inadecuado.
– La micción debe ser fisiológica, es decir con vejiga llena y relajación del esfínter.
– El escape de orina debe producirse durante el sueño, ya sea durante la noche o a la hora de la siesta.
– La incontinencia debe suceder al menos de dos a cuatro noches al mes.
– El niño debe haber cumplido los cinco años.
– El tiempo mínimo durante el cual se orina el menor, debe ser al menos durante tres meses seguidos.

Hereditaria
Sólo el 15% de los niños que se orinan e la cama no tiene un familiar cercano que haya sufrido el problema. Según los expertos, es en un gen del cromosoma 13 donde va codificada la  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentosinformación que determinará si en el futuro el niño sufrirá enuresis, aunque están en estudio otros genes y cromosomas que podrían estar implicados. Los niños con enuresis heredada responden mejor al tratamiento.

Por qué consultar al médico
En el momento en que se observen síntomas, es importante acudir al médico, ya que en el 90% de los casos de enuresis existe una causa fisiológica de fondo que puede ser un retraso en la maduración de la vejiga o una producción de orina nocturna superior a la normal, relacionada con una segregación menor de la hormona ADH durante la noche,  (hormona anti diurética que se sintetiza en el cerebro cuya misión es reducir la cantidad de orina que se produce por la noche), lo que se traduce en una mayor formación de orina. Si el niño empapa los pañales excesivamente puede que tenga una menor producción de ADH durante la noche.  También puede estar relacionada con una enfermedad de mayor magnitud que hay que descartar, como por ejemplo una diabetes (la diabetes suele producir poliuria, debido a que el azúcar al ser filtrado por el riñón arrastra gran cantidad de líquido y eso puede favorecer el escape nocturno), o una infección de orina puntual. También alguna malformación del aparato urinario puede justificar que se produzcan escapes de orina o incluso problemas de estreñimiento. Igualmente, tener unas amígdalas y adenoides (vegetaciones) de gran tamaño pueden ser las causantes de la enuresis. Por último, según el doctor Ruiz de la Roja, los niños con TDAH (trastorno de Atención e Hiperactividad) tienen más posibilidades de orinarse en la cama, al igual que los niños prematuros que nacieron con bajo peso.  Se ha constatado también que las dietas ricas en sal o en calcio pueden favorecer una mayor creación de orina, y por lo tanto una mayor posibilidad de que el individuo pueda mojar la cama.

Si el niño moja la cama más de 4 veces al mes se debe consultar a su médico, porque tiene una enuresis y es necesario  saber si se trata de  una Enuresis Monosintomática (solo tiene el problema de noche) o si por el contrario es un Síndrome Enurético (además de mojar la cama tiene síntomas durante el día, escapes, incontinencia, infecciones de orina, etc.). “Las consecuencias de no diagnosticar un Síndrome Enurético son importantes y bastante perjudiciales para la salud por lo que el niño necesita un estudio completo y un tratamiento especializado”, comenta el doctor Carlos Miguelez, Urólogo Pediátrico de la Clínica Santa Elena de Málaga y del Instituto de Incontinencia Infantil.

Importante: retirar correctamente el pañal

La retirada del pañal en los niños es muy importante para su desarrollo, ya que una incorrecta retirada del pañal puede provocar infecciones y malos hábitos miccionales, e incluso una futura enuresis cuando el problema persiste más allá de los 5 años. Con el fin de informar a los padres, cuidadores y otras personas involucradas en la educación y la salud de los menores, se acaba de poner en marcha la campaña divulgativa Consejos para la correcta retirada del pañal en niños,  que también resulta de interés para médicos de familia, pediatras, urólogos y nefrólogos pediátricos, enfermeras y auxiliares, y que tienen como objetivo dar a conocer las pautas correctas de la retirada del pañal que eviten  problemas en el futuro del menor. Según asegura el doctor Carlos Miguelez,  uno de los artífices de la campaña “Hay una serie de principios generales que nos pueden orientar a la hora de retirar el pañal, pero no una norma fija pues cada niño es diferente, incluso en la misma familia”.

En cualquier caso, a la hora de retirar el pañal, hay que tener en cuenta una serie de consideraciones: entre los 18 y los 24 meses el niño ya puede empezar a controlar los esfínteres, pero hay que tener en cuenta que tanto la vejiga de las niñas como el sistema hormonal que regula la elaboración de orina en la noche, maduran antes, de ahí que sea más fácil retirar el pañal a una niña que a un niño. Aunque el momento más idóneo para retirar el pañal es el verano, siempre que se observe que el pañal amanece húmedo, ya es momento de retirarlo, lo que suele ocurrir cuando el niño tiene una media de tres años. Para el doctor Miguelez, las consecuencias de una mala o inadecuada retirada del pañal son, además de no conseguir el objetivo de retirarlo, “el miedo a ir al WC, disinergia o falta de relajación del suelo pélvico durante la micción, orinar con chorro entrecortado y de manera incompleta, dejando orina residual en la vejiga, retencionismo u orinar menos de cuatro veces al día, escapes por aguantar las ganas de orinar más de lo debido y, en general malos hábitos miccionales con posturas que impiden una micción relajada que pueden ocasionar patologías si no se corrigen y que favorecen las infecciones de orina, así como persistencia de micción involuntaria durante el sueño o enuresis que, después de los 5 años, precisa tratamiento personalizado”.

De pruebas y tratamientos
Para diagnosticar la presencia de una enuresis, el médico suele realizar una exploración física que descarte que haya alguna alteración o malformación en los genitales externos. Finalmente se estudia neurológicamente al individuo para descartar cualquier enfermedad que pueda afectar al sistema nervioso. También puede solicitar una ecografía con el objetivo de descartar malformaciones en el aparato urinario, es decir, que tanto los riñones como la vejiga tengan el tamaño y la capacidad adecuada. También permite ver si hay defectos en las paredes de la vejiga. Es importante porque permite ver si hay problemas de vaciado vesical, lo que significaría que puede tener propensión a infecciones de orina de repetición. El análisis de orina descarta infeciones de orina y permite descartar la presencia de diabetes. La radiografía simple permite ver si hay alteraciones en la columna vertebral, porque el centro que regula la micción se encuentra a nivel de las vértebras lumbares y en el sacro, de forma que si hay malformación en estas estructuras anatómicas puede verse más fácilmente la incontinencia. Otras pruebas complementarias pueden ser un estudio urodinámico, que permite observar si la vejiga funciona adecuadamente, es decir, si sus paredes se contraen correctamente y en el momento preciso, además de medir la capacidad de la vejiga. Es una prueba invasiva que solo se realiza ante enuresis muy rebeldes al tratamiento o cuando además de los escapes hay otros síntomas que incapacitan al niño.

1. El fármaco más efectivo es la desmopresina, un medicamento que ayuda a reducir la producción de orina nocturna. En la llamada diabetes insípida, enfermedad en la cual no se sintetiza una hormona en el cerebro llamada ADH (anti diurética), que es la que regula la cantidad de orina que debemos eliminar al cabo del día, la medicación sustituta de la ADH, debe ser de por vida.
2. En ocasiones algunos sistemas de rehabilitación pueden ayudar a este tipo de paciente, ya que además de aumentar el tamaño de la vejiga, puede mejorar su funcionamiento.
3. A veces es necesario combinar varios tratamientos a la vez, para solventar el pipí de la cama.

SÍ…
1. A medida que el niño vaya avanzando y dejando de hacerse pis, conviene gratificar los progresos con el fin de aumentar la autoestima.
2. Conviene realizar un calendario en el que anotar de forma gráfica los éxitos y fracasos por las mañanas. Además se pueden pactar objetivos y premiar los logros.
3. Hay que reducir el líquido que consumen estos niños, tres horas antes de que se vayan a la cama.
4. Antes de acostarse, todos los chavales que sufren enuresis tienen que vaciar totalmente su vejiga.
5. Siempre que se comience con un tratamiento se debe retirar el pañal de noche.

NO
1. Nunca castigues a los menores que se hacen pis en la cama: ellos no quieren hacerlo. El 35% de los progenitores les castigan y lo único que consiguen es dañarles psicológicamente y no corregir el problema.Tampoco hay que regañarles, ya que no son conscientes.
2. No es conveniente levantar al niño a hacer pipí por la noche, pues con esta medida no se corrige la enuresis. Sólo se consigue que ningún miembro de la familia duerma correctamente y que el rendimiento escolar del niño sea menor, debido al cansancio con el que se levantan por las mañanas.
3. Nunca se debe interrumpir el chorro miccional cuando el niño está orinando.
4. No hay que consumir bebidas ricas en cafeína o gasificadas.
5. Tampoco conviene consumir chocolate.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page