ESTÁS LEYENDO...

Envejecimiento cutáneo. la carrera contra las arru...

Envejecimiento cutáneo. la carrera contra las arrugas.

A los 25 años se da el disparo de salida: comienza una lucha incansable contra las arrugas

Preparados?, listos? ¡ya!

Primero en el entrecejo y alrededor de los ojos, luego alrededor de los labios y en la frente… Las arrugas tienen un recorrido muy marcado por nuestra geografía cutánea. Sin embargo, aunque primera evidencia del tiempo sobre nuestra piel, no son el único signo de envejecimiento cutáneo. Al principio pueden tener su encanto y llamárseles “arrugas de expresión”, pero cuando junto a ellas confluyen los otros factores propios del envejecimiento como son la pérdida de elasticidad de la epidermis, resecamiento, tonalidad pálida y esas manchas marronáceas que en edades avanzadas también se vislumbran en manos y antebrazos, difícilmente encontraremos a alguien que tenga misericordia con ellas.

4 tipos de envejecimiento cutáneo

  1. Envejecimiento cronológico,

ligado a la edad y del que no podemos escapar, ya que está programado genéticamente. La piel se vuelve más delgada, se deshidrata y se graban en ellas arrugas de efecto semejante a los pliegues que se forman en una ropa demasiado grande y holgada.

  • Envejecimiento ligado a la menopausia,
  • y por lo tanto, típicamente femenino. Sin estrógenos, la piel adelgaza y la cantidad de colágeno en la dermis disminuye, haciéndole perder su elasticidad y firmeza y dando paso a las arrugas.

  • Envejecimiento producido por el sol.
  • Éste es el más frecuente y el que más se da en mujeres y hombres jóvenes. Los rayos ultravioletas (UV) son los responsables directos de lesiones muy concretas: deterioran las células responsables de la fabricación del colágeno y de la elastina y estropean la red de fibras elásticas. Como resultado la piel se vuelve seca y rugosa, arrugándose prematuramente y sembrándose de manchas pigmentarias.

  • Envejecimiento provocado por el tabaco y la polución.
  • Sus efectos nefastos se deben a la fabricación de radicales libres, moléculas que contribuyen al proceso de envejecimiento cuando toman el electrón que les hace falta de las células del tejido colágeno de la piel, impidiendo la renovación celular. Como resultado, la piel pierde su elasticidad, secándose y arrugándose.

    Por si fuera poco?

    Junto a todos estos factores, el estrés, la mala higiene de vida, la falta de sueño, una alimentación desequilibrada o el exceso de alcohol influyen en nuestro estado de salud general y perturban el equilibrio natural de la piel.

    Respecto al sol, hay que puntualizar que desde que nacemos, cada uno de nosotros posee un capital solar formado por el conjunto de los medios de defensa de la piel para luchar contra las agresiones solares. Este capital no es renovable y depende de cada persona. Mientras más repetitivas e intensas sean las exposiciones solares, más rápidamente se consumirá nuestro patrimonio solar con sus consecuencias, por lo que conviene economizarlo lo más posible. No hay que olvidar que la piel que tengamos con 50 años depende mucho del trato que le demos en la infancia y en la adolescencia. Por lo tanto, para preservar nuestra piel de arrugas y de envejecimiento prematuro, hay que utilizar siempre una crema con un Filtro de Protección Solar adecuado.

    La cosmética te ayuda

    1. Desmaquíllate todas las noches: es el primer paso para que tu piel reciba mejor las cremas hidratantes y antiarrugas.
    2. Por las noches aplícate una crema “antiarrugas” o “antiedad” de última generación. Estos productos contienen principios activos que han demostrado su eficacia en la lucha antienvejecimiento. Son productos a base de vitamina A ácida (retinol) o de vitamina A, que estimulan la renovación celular. Las vitaminas C y E tienen acción antiradicales libres.
    3. Por las mañanas y desde el momento en que cumplas los 20, utiliza siempre una crema hidratante, sobre todo si tienes la piel seca, de mayor tendencia al envejecimiento. Así la protegerás de agentes externos como el viento, el frío y la polución.
    4. Además de los cuidados cosméticos, las técnicas estéticas y médicas también combaten las arrugas: relleno de arrugas, peelings, técnicas de abrasión, inyección de colágeno y ácido hialurónico?


    5. COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page