ESTÁS LEYENDO...

Esclerosis múltiple.

Esclerosis múltiple.

“Tengo un familiar próximo al que
han diagnosticado esclerosis múltiple. No obstante, su aspecto es muy bueno y
no parece que sea grave. ¿Cómo es el tratamiento de esta enfermedad?”.  Maria J  (Tarragona)

La esclerosis múltiple es una
enfermedad de tipo crónico que afecta principalmente a la mielina, que es la
sustancia que recubre los nervios. Éstos son los encargados de transmitir las
señales nerviosas, u órdenes, para el buen funcionamiento del organismo. Si la
mielina se lesiona, estas órdenes no se transmiten adecuadamente a través de
los nervios, por lo que los movimientos, la sensibilidad, y finalmente el
entendimiento, pueden fallar. Sin embargo, su progresión puede pasar desde una
patología relativamente benigna hasta un proceso degenerativo más complejo.

No se sabe bien en la
actualidad cuál es el origen de esta enfermedad. No obstante, se piensa que se
trata de una respuesta anormal del sistema inmunológico Así, sería el propio
organismo quien atacaría y destruiría la mielina de los nervios y como
consecuencia, se observarían alteraciones en el movimiento y coordinación.

Actualmente esta patología no
presenta curación. Sin embargo, las investigaciones realizadas han aportado
diversos fármacos inmunomoduladores que tienen como
resultado ralentizar la progresión natural de la enfermedad. De este modo, se
pueden reducir las recurrencias y frenar el avance de la esclerosis hacia fases
en las que los síntomas se acentúan, aumentando entonces la calidad de vida del
paciente. Es probable que hayas oído hablar de algunos de éstos, como son los
interferones. Otros como los corticoides, que son antiinflamatorios,
se administran en los brotes o recaídas para reducir su duración y gravedad.
Los tratamientos dietéticos no han mostrado eficacia por lo que se debe tomar
una dieta variada y completa.

Un hecho importante consiste
en que la persona afectada con síntomas no perceptibles a los demás, como
fatiga, dolor, pérdida de memoria, problemas urinarios, etc. puede sentirse
incomprendida por su entorno, acentuándose el sentimiento de incomprensión de
su enfermedad.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page