ESTÁS LEYENDO...

Especial vuelta al cole… y a empezar de nuev...

Especial vuelta al cole… y a empezar de nuevo.

Libros nuevos, uniformes nuevos, el reecuentro con los amigos y una larga historia que contar.
En septiembre los niños son los protagonistas

La ?vuelta al cole? inunda los escaparates y se vuelve el centro de todas
las conversaciones. Para los padres supone, mayoritariamente, el retorno al
orden y la disciplina. Para los niños, el final de unas largas vacaciones y el
reencuentro con amigos, juegos, excursiones? y también con exámenes, libros,
calificaciones y demás esfuerzos ligados al aprendizaje de un nuevo curso.

Un año que empieza en septiembre

No importa que en el
calendario el año empiece en enero. Para los niños, y también para los padres, el
año comienza después de las vacaciones de verano. Atrás quedaron
la libertad de horarios para irse a la cama, las salidas nocturnas y el
levantarse sin despertador. La primera regla es adaptarse cuanto antes a los
nuevos horarios y ritmos de estudio, vigilando más estrechamente sueño y alimentación,
con vistas a que el rendimiento sea el mejor.

Vigila su sueño

No es fácil pasar del
tranquilo ritmo de las vacaciones a la tensión de los primeros días de clase. Y
para empezar el año con energía es fundamental que los niños duerman lo
suficiente, lo que implica acostarse antes, algo que no todos llevan igual de
bien. Adaptar el organismo a los nuevos ritmos de sueño que marca el invierno puede
ser difícil, pero cuanto antes lo hagan, mejor. Si observas que a tu hijo le
cuesta conciliar el sueño, tiene despertares difíciles, y todo ello repercute
en una pérdida del tono y de la capacidad de concentración en la escuela,
consulta a tu pediatra la conveniencia de administrarle algún compuesto de
propiedades relajantes y sedantes, mejor a base de plantas, que le ayudarán a
relajarse y a dormir mejor.

Vigila su alimentación

La alimentación es un factor
indispensable para que tu hijo crezca sano y equilibrado. Es importante que sea
variada y que en ella abunden las legumbres, verduras, cereales, frutas y
lácteos, y que se reduzcan las grasas y productos industriales. Una
alimentación sana aportará a tu hijo los minerales, proteínas y vitaminas necesarias
para concentrarse mejor y aumentar su memoria y rendimiento ante el nuevo
curso. Sobre todo es fundamental que tu hijo desayune bien antes de ir al
colegio, para lo que debes incluir en esta comida lácteos, frutas y cereales,
que le aportarán la energía necesaria para que su capacidad funcione al cien
por cien. No obstante, si tu hijo ha perdido el apetito y necesita de un complemento
alimenticio, no dudes en consultar a tu pediatra sobre la conveniencia de darle
algún estimulante del apetito y le compense las deficiencias de minerales y
vitaminas que pueda tener. La visita a tu pediatra es fundamental, porque no
hay que olvidar que estos compuestos, normalmente asociaciones de ciproheptamina y otros, pueden tener efectos secundarios,
como sequedad de boca, retención urinaria, trastornos gastrointestinales y
somnolencia, entre otros.

Los polivitamínicos

En países en vía de desarrollo,
según explica Irene Bretón, doctora de Nutrición Clínica y Dietética del
Hospital Gregorio Marañón de Madrid y especialista en endocrinología y
nutrición, es donde más se aprecia la deficiencia de algunas vitaminas,
situación que a veces constituye un verdadero problema sanitario. En cambio, en
los países desarrollados esta situación es rara, aunque hay casos concretos en
los que no solo es necesaria, sino a veces, obligatoria, la ingesta de
suplementos vitamínicos para corregir deficiencias. Según la doctora Bretón,
entre esos casos se citan las dietas desequilibradas, como ocurre con niños que
padecen algún tipo de alergia alimentaria o una mala
absorción de nutrientes, así como en niños que toman dieta exclusivamente
vegetariana o tienen alguna enfermedad concomitante.

En estos casos de
descompensación y en otros que el pediatra estime oportunos, los compuestos polivitamínicos fortalecen el sistema inmune, combaten el
cansancio y el estrés y aumentan el rendimiento intelectual, por lo que en estos
primeros días de tránsito al ?cole? pueden ser muy
recomendables. Aportan energía y vitalidad ante situaciones de debilidad,
aumentan la resistencia al estrés y el estado de alerta de la mente, al tiempo
que abren el apetito y proporcionan energía a la hora de hacer ejercicio.

Un reconstituyente llamado gingseng

En los últimos años se ha
potenciado el consumo de compuestos naturales a base de raíz de gingseng, una planta importada de oriente y cuyas
propiedades revitalizantes se conocen desde hace más
de 4.000 años. De efecto estimulante, al tiempo que relajante, proporciona
energía sin alterar el sistema nervioso. Los estudios realizados han confirmado
que este producto natural mejora la función cerebral, potencia la
concentración, mejora el estado de ánimo, aporta más energía y permite un mejor
aprovechamiento del oxígeno en los músculos, estimulando el sistema inmune de
forma natural.

Los cambios de estación

Los cambios de estación y los
malos hábitos alimenticios reducen nuestras defensas y exponen al cuerpo a la
agresión de agentes externos. Así, la llegada del otoño suele traer consigo los
primeros resfriados, que pueden prevenirse de forma natural, con la
administración de compuestos naturales a base de raíz de Equinácea
y que puedes encontrar en tu farmacia. Los efectos de la Equinácea
sobre los síntomas del resfriado y el sistema inmunológico han sido reconocidos
en numerosos estudios clínicos, y desde hace años son la primera opción para el
tratamiento de los catarros en Alemania y otros países europeos.

Y no sólo los niños

Todas estas recomendaciones
bien pueden aplicarse a los adultos, quienes también ven en la vuelta al
trabajo un sinfín de obstáculos que ir superando. Algunos llegan a sufrir lo
que se conoce como síndrome postvacacional, un trastorno
psicológico que va acompañado de síntomas como fatiga, pérdida de energía,
pérdida de apetito, insomnio, tensión muscular, dificultad para concentrarse,
palpitaciones, irritabilidad y tristeza, un cuadro que puede conducir incluso a
una depresión. Para recuperar fuerzas y ?plantarle cara al trabajo?, no hay
nada como un complejo vitamínico que te reporte las energías necesarias para
estrenar el año.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page