ESTÁS LEYENDO...

ESPECIAS AUTÓCTONAS Y FORÁNEAS. Aliadas de tu salu...

ESPECIAS AUTÓCTONAS Y FORÁNEAS. Aliadas de tu salud

Empleadas para mejorar la conservación de los alimentos, darles sabor y también con fines medicinales, las especias llegaron a ser moneda de cambio y objeto de conquistas en la llamada “ruta de las especias”. Hoy en día, gracias a la globalización, las tienes al alcance de tu mano.

La creciente preocupación por la salud y el interés por descubrir nuevos sabores, son algunos de los motivos que han contribuido al aumento de la demanda y el consumo de especias que bien podrían formar parte del arsenal terapéutico “natural” que nutren muchos de los productos farmacéuticos y cosméticos de que disponemos actualmente. Unas facilitan la digestión, otras mejoran la función hepática y biliar, otras han demostrado propiedades descongestionantes y antitusivas, antibacterianas y antisépticas, depurativas y diuréticas… y así, un sinfín de propiedades que conforman todo un vademécum de salud y sabor. Conoce algunas de ellas y las combinaciones “maestras” que mejor funcionan en la cocina.

Las ventajas de la globalización

La globalización ha permitido incorporar la gastronomía de países remotos a la puerta de nuestras casas: por todas partes proliferan restaurantes japoneses, tailandeses, marroquíes, griegos, turcos, hindúes, al más puro estilo nativo. Y si algo distingue mejor las tradiciones culinarias de un país, esto es el universo de las especias. Por ello, a sabiendas del toque definitivo que una especia puede Aprender a manejar las especias convierte a los cocineros en los grandes gurús  os grandes cocineros de occidente han adoptado e integrado muchas de estas especias en su quehacer diario, preparando platos en los que combinan los condimentos más exóticos con productos autóctonos.

Un buen sustituto de la sal

Las especias en general son especialmente útiles en dietas en las que se ha de controlar el contenido de sodio o de sal, como es el caso de la hipertensión, dado que realzan el sabor de los platos, a la vez que ayudan a limitar o eliminar la adición de sal. Los sazonadores de especias ayudan a realzar el sabor de los platos y permiten emplear menos sal en el cocinado. No obstante, pueden traer enmascarada cierta cantidad de sal, por lo que conviene mirar detenidamente el etiquetado a la hora de valorar su utilización en caso de hipertensión, retención de líquidos y problemas coronarios, hepáticos y renales. Además, algunos de los sazonadores que se comercializan contienen especias que pueden irritar la mucosa gástrica (pimienta, pimentón, ajo, cebolla, etc.) y agravar en consecuencia dolencias digestivas.

1 2 3 4




¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?