ESTÁS LEYENDO...

Estrella morente.

Estrella morente.

Ha nacido para
cantar, y no se imagina haciendo otra cosa. Ha revolucionado el flamenco
introduciendo nuevos estilos y evocando a las leyendas del cante. A pesar del
éxito, no ha cambiado en nada, y siempre que puede se dirige a su casa, junto a
su marido y sus hijos a disfrutar de una vida tranquila.

A pesar de su juventud, Estrella Morente ya se ha ganado su sitio en el Olimpo del flamenco
por méritos propios. Descendiente de una saga de cantaores y bailaores, la niña que comenzó cantando junto a su padre es
hoy una esposa y madre que triunfa con el éxito de su último disco, Mujeres.
Atrás ha quedado su debut con Mi cante y un poema, que lanzó con
sólo 17 años y que asombró a las autoridades del cante jondo más reconocidas.
Le gusta aunar lo moderno con lo añejo, probar nuevos retos, como prestar su
voz para la banda sonora de Volver, el último éxito de
Almodóvar, y ahora se propone conquistar el extranjero con su arte, demostrando
que el flamenco no tiene fronteras. Los galones de estrella no le pesan, saben
de donde viene, todo lo que le queda por hacer en un mundo tan competitivo como
el del cante y la importancia de prestar su ayuda a todas las causas que lo
necesitan.

Con su último trabajo, ?Mujeres?, rinde
homenaje a 13 cantaoras, cantantes o actrices del siglo XX, ¿cómo nace la idea
de realizar un disco de estas características?

Pues
todo surgió de una forma muy natural, la idea parte de un espectáculo que
tenemos que se llama PASTORA 1922,
que evoca el Concurso de Cante Jondo de 1922 que la generación de artistas de
esos años (Lorca, Zuloaga,
Falla, Gómez de la Serna, etc) realizó en Granada a
favor del arte flamenco. De ahí surgen algunos temas del disco, y otros van
surgiendo sin buscarlos?el Oye de Chavela Vargas, por ejemplo, es un tema que ponemos mucho
en casa y surgió la idea de hacerlo por bulerías. Vuelvo al Sur y Nostalgias
surge de una colaboración del Festival de Tango de Granada, junto al pianista
Leo Sujatovich, y decidimos incluirlo en el disco, y
así poco a poco, ?Mujeres? fue tomando forma.

En dicho trabajo aborda estilos sonoros de
distinta naturaleza como el cante jondo, el tango, e incluso una canción en
francés, ¿cuál es su secreto para encontrarse cómoda frente a tantos estilos?

Yo
pienso que todo lo que hago es flamenco, porque mi voz es flamenca. ¿Quién le
dice a Chano Lobato que no es flamenco por cantar el Volver? No creo que exista ningún
secreto, lo principal es llevar la música a tu terreno pero respetando a los
maestros que hicieron esos temas mundialmente conocidos.

¿Qué balance hace hasta ahora de su carrera
musical?

No me
gustan los balances, pero sí puedo decir que estoy muy feliz por el momento tan
bonito que estoy viviendo, que cada día que pasa sigo aprendiendo y educando mi
voz, y que el flamenco en general vive un momento muy dulce y respetado.

 

Su familia ha estado siempre vinculada de una
forma muy especial al mundo del flamenco, ¿nunca se planteó dedicarse a otra
cosa?

Yo no,
yo lo tuve muy claro. El día que decidí dejar mis estudios recuerdo a mi padre
decirme que iba a meterme de lleno en un estudio equiparable a cualquier
carrera universitaria, que el Cante necesita mucho estudio y preparación, y que
no iba a ser nada de fácil. No me asusté, es más, me ilusioné. Hoy en día os
puedo decir que es una carrera interminable, desde conocer tu cuerpo, tu
diafragma, tu cavidad torácica, tu respiración, hasta conocer todos los cantes
flamencos y las músicas del mundo. Escuchar todo lo que te pueda aportar algo.
Aprender de los maestros?

¿Cree que la estirpe flamenca o torera puede
continuar de la mano de sus hijos?

Eso es
algo que nunca se sabe, son muy pequeñitos aún. Lo único que deseo es que
crezcan felices y libres, y que hagan lo que quieran hacer, que si está bien
hecho, aquí estarán sus padres para apoyarles.

Debutó en el mundo del espectáculo a los 17
años, ¿siente que ha dejado cosas sin hacer al comenzar a trabajar tan pronto a
un ritmo tan intenso?

No. He
dejado el tiempo fluir y no creo que se hayan quedado muchas cosas sin hacer
por el camino. Todo lo que hago lo vivo intensamente y lo disfruto mucho, por
lo que no creo que al comenzar a los 17 años se quedaran momentos pendientes
por vivir. Mis padres se han encargado de que tengamos una vida normal y es
algo que les agradezco infinitamente.

Ha tenido recientemente unas presentaciones
triunfales en Nueva York y Londres, ¿qué se siente
habiendo alcanzado el éxito a pesar de su juventud?

Aún
queda mucho para alcanzar el éxito, pero sí es verdad que, tanto en Nueva York como en Londres, hemos tenido una acogida
tremendamente bonita, de mucho cariño.

A Nueva
York era la primera vez que íbamos, y al recordar sus
silencios y sus  aplausos se me eriza la
piel, fue un momento muy mágico para mí. A Londres ya fuimos el año pasado, por
lo que era nuestra segunda vez, aunque siempre llegas igual, con ese nervio del
estreno y con el hecho de que como hablan otro idioma? y cada día me doy más
cuenta de la universalidad de nuestro arte, en el flamenco no hay colores, ni
razas, ni idiomas. Han sido dos conciertos que se quedan en mi corazón.

Como madre de dos niños pequeños, ¿Se
preocupa por los avances en el mundo de la salud y todo lo relacionado con una
vida sana?

Por
supuesto. En casa llevamos una vida sana, o al menos lo intentamos. Intento
respetar los horarios, el desayuno, el almuerzo, la merienda, la cena, creo que
es importantísimo lo de los horarios. Organizar la compra en casa, que siempre
tengamos una buena carne, un buen pescaíto, una buena
olla, verduras, frutas?y mucha alegría. Creo que mezclando todo bien y siendo
constantes se puede llegar a tener una vida relativamente sana.

¿Qué es lo que le ha llevado a colaborar de
manera activa con la campaña ?Mujer y artritis reumatoide: El valor de una
vida?

Me
gusta poner mi popularidad al servicio de todo el que lo pueda necesitar. Es
tan sencillo como poner todos los medios que tienes a tu alcance en manos de
personas que no lo tienen tan fácil, es como prestarles mi voz a ellos, para lo
que la necesiten. Cuando me llamaron para la campaña, no lo dudé ni un momento.
A veces es difícil conseguirlo, pues llevamos una agenda un poco apretada, pero
siempre lo intentamos. Tras la campaña de la artritis conocí a mujeres fuertes
e importantes que sufren dolencias que a veces nos creemos que son normales por
el ajetreo diario, y terminan siendo una enfermedad importante.

¿Cuenta en el libro publicado con motivo de
esta campaña alguna experiencia cercana relacionada con esta enfermedad?

No, no
conocía a nadie que la tuviese antes de hacer la campaña. Tras ella, algunas
personas que conozco me han  comentado
que sufren de artritis reumatoide, madres que van al parque con sus hijos, con
las que coincido cuando llevo a los míos, y que, ni remotamente podía
imaginarme que la tuviesen. A raíz de eso, he estado más en contacto con la
enfermedad y me he interesado más por sus síntomas.

¿Cómo se cuida para estar en forma para
afrontar sus conciertos, en los que además de cantar ofrece baile a sus espectadores?

Intento
comer bien, mucha fruta, líquidos y dormir mucho. El día del concierto hablo lo
menos posible, para que mi voz no esté perjudicada, y poco más. Creo que la
fuerza me la da mi gente. Siempre digo que el cante es el motor de mi vida y mi
familia el combustible que hace que ese motor funcione.

¿Cómo surge la idea de colaborar en la
película Volver ?prestando? su voz a
Penélope Cruz?

Pues de
una forma muy sencilla. Al surgir la idea, tanto a mi padre como a mí nos
encantó el formar parte de una obra de Pedro Almodóvar. Se fue fraguando la
idea y de repente nos vimos todos en el estudio. Enrique Morente
en la dirección musical, Pedro guiándonos y Penélope a mi lado mientras
grabábamos. Fue una experiencia inolvidable y muy bonita.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page