ESTÁS LEYENDO...

Estreñimiento: allanando el camino

Estreñimiento: allanando el camino

Estreñimiento: allanando el camino

Ante el estreñimiento, plantéate tus hábitos

Estar estreñido es una de las situaciones más incómodas a las que alguna que otra vez nos hemos enfrentado todos. Si te ocurre a menudo, plantéate tus hábitos. Con unas cuantas pautas, tu cita con el baño se convertirá en diaria.

El estreñimiento se caracteriza por la dificultad o la escasa frecuencia en relación con las deposiciones, a menudo acompañada por esfuerzo excesivo durante la defecación o sensación de evacuación incompleta. Un estreñimiento funcional, también conocido como estreñimiento primario, se define como la presencia durante los últimos 3 meses de dos o más de los siguientes factores:

1.      Esfuerzo defecatorio.

2.      Deposiciones duras o caprinas.

3.      Sensación de evacuación incompleta.

4.      Obstrucción defecatoria.

5.      Maniobras manuales para la defecación.

6.      Menos de 3 deposiciones espontáneas completas a la semana.

La escala de heces de Bristol se utiliza para clasificar las heces en función de su apariencia.  Fue desarrollada por Heaton y Lewis en la Universidad de Bristol y se publicó por primera vez en el Diario escandinavo de gastroenterología en 1997. ​ La forma de las heces depende del tiempo que pasan en el colon. ​

El estreñimiento con molestias abdominales representa el 2,5% de las consultas en Atención Primaria y el 21% de las consultas especializadas de Aparato Digestivo

Cuestión de hábitos

·        Para combatirlo, elige bien las verduras y legumbres y toma las dosis recomendadas de fibra. Presta atención a legumbres y hortalizas más flatulentas como alcachofas, brócoli o coliflor, entre otras, y sustitúyelas por otras si te provocan digestiones pesadas o gases.

·        Toma la fruta con piel y con la pulpa en los zumos naturales ya que ahí se concentra la mayor cantidad de fibra.

·        Utiliza aceite de oliva para cocinar y aliñar. Por sus propiedades, estimula el tránsito intestinal y suaviza las heces.

·        Elimina de la dieta las grasas animales y los platos procesados y embutidos.

·        Evita el exceso de dulces, ya que los azúcares y caramelos endurecen las heces, dificultando su eliminación. Los quesos curados y el arroz tienen un efecto similar, por lo que es conveniente moderar su consumo.

·        Bebe más líquidos, como agua, infusiones y caldos de verduras. Entre un litro y medio o dos al día. Una correcta hidratación es básica para favorecer las digestiones y la evacuación.

·        Practica ejercicio físico: Cada día intentar practicar alguna actividad física, dentro de tus posibilidades, para agilizar el tránsito intestinal. En ocasiones se recomienda realizar ejercicios específicos para fortalecer la musculatura abdominal.

·        Establece unas rutinas regulares y ponte horarios más o menos fijos que te permitan ir al servicio sin prisas. Evita reprimir de forma continuada las ganas de acudir ya que el cuerpo podría dejar de avisarnos.

·        Atención a la automedicación. Antes de recurrir a fármacos, consultar siempre con el farmacéutico o el médico de cabecera, que evaluará tus necesidades concretas y te recomendará el tratamiento más adecuado, normalmente basado en los laxantes. Los laxantes son una solución complementaria en casos en los que la alimentación y los hábitos saludables por sí solos no dan el resultado esperado.

 





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.