ESTÁS LEYENDO...

Ex fumadores. un año de éxitos.

Ex fumadores. un año de éxitos.

Desde enero, más de 400.000 personas han dejado de
fumar. Las unidades de Tabaquismo online junto
al empleo de terapias sustitutivas con nicotina, han sido las mejores armas
para lograrlo.

Dejar de fumar ha dejado de ser
un reto imposible gracias a la ayuda de las Terapias Sustitutivas con Nicotina (TSN)
de que disponemos hoy en día. Así lo han confirmado expertos congregados en el IV
Congreso Nacional de Prevención y Tratamiento del Tabaquismo
, celebrado el pasado mes de noviembre en Barcelona, donde
han asegurado que estas terapias
duplican las posibilidades de éxito a la hora de abandonar el hábito. Según
Valentín Fuster, director del Instituto
Cardiovascular en el Hospital Mount Sinaí de Nueva Cork, comenzar estas terapias algunos días
antes de dejar el tabaco contribuye a un éxito mayor. El alto porcentaje de
éxitos (50%), gracias a la ayuda que brindan estas terapias, es considerable si
tenemos en cuenta que con la intervención del médico las posibilidades de éxito
aumentan en un 10% y acudir a una clínica para dejar de fumar en un 30-35%. Otro
dato interesante barajado durante el congreso es el empuje que han alcanzado
las unidades de tabaquismo online, ya que cerca de 8.000 personas ya utilizan
Internet para dejar de fumar.

Un daño en cadena

Existen evidencias de que el
tabaquismo provoca en el organismo a largo plazo: bronquitis crónica, asma y
cáncer de pulmón, irritación de las mucosas y cáncer de laringe, enfermedades
cardiovasculares (el tabaco daña el endotelio -la capa que separa la sangre y
la pared arterial- y propicia la formación de coágulos), cáncer de vejiga,
cáncer de cuello de útero, impotencia e infertilidad. También aumenta las
posibilidades de aborto espontáneo y las malformaciones congénitas. Por todo ello,
Valentín Fuster ha recalcado el importante papel que
juegan las tareas preventivas. Unas estrategias que deben comenzarse desde la
infancia con el abandono del hábito por parte de los padres. 

Tabaquismo pasivo y asma infantil

  • El humo ambiental del tabaco es un riesgo
    significativo para la salud de los niños pequeños. El número de casos de
    asma grave en la población infantil ha aumentado, hecho que puede guardar
    relación, según la doctora Teresa Carrillo, del Servicio de Alergia del
    Hospital General de Gran Canaria Dr. Negrín, con
    el tabaquismo pasivo.
  • El asma grave, que merma de forma importante la
    calidad de vida de los pacientes, es más frecuente en el sexo femenino y
    más de la mitad de casos debutan en la infancia tardía y la adolescencia.
  • Además, la obesidad, la intolerancia a
    analgésicos antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) y la
    exposición reiterada a alérgenos de interior son algunos de los factores
    de riesgo de asma grave.

TESTIMONIO DEL MES


?Mi marido y yo somos fumadores desde
hace años, y la verdad es que siempre hemos fumado en presencia de nuestros
hijos, que tienen 7 y 5 años. He leído en un informe de la Agencia
Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), que aquellas personas
que no son adictas al tabaco y aspiran el humo de un cigarrillo (fumadores
pasivos) aumentan entre el 20% y el 30% el riesgo de desarrollar un cáncer de
pulmón. Aunque dejáramos de fumar, ¿el daño a nuestros hijos estaría ya hecho??

Paz R. B. (Medina de Pomar, Burgos)

La combustión del cigarrillo produce
más de cuatro mil sustancias, muchas de las cuales son altamente tóxicas. Una
parte de éstas pasa directamente al fumador en cada inhalación de la
calada, y otra no menos tóxica, pasa al ambiente sin más, por la propia
combustión del cigarrillo, (cuando se consume en el cenicero o en la mano del
fumador). Estas últimas contaminan el ambiente, y si los espacios son cerrados,
pasan a las personas presentes a través de la respiración, tanto si son los
propios fumadores como si no lo son.



El
aire contaminado por el humo del tabaco contiene sustancias cancerígenas que
como hemos visto, pasan al organismo por la respiración, siendo ésta la razón
por la que afectan tanto a los fumadores activos como a los pasivos.


El daño que produce el tabaco,
(también a los fumadores pasivos), guarda relación directa con el tiempo de
exposición y el grado de concentración de esas sustancias en el ambiente, por
lo que pueden producir o agravar enfermedad dependiendo de múltiples factores
entre los que se encuentran los genéticos. En este sentido, mínimas
exposiciones pueden dar lugar a un desarrollo de cáncer, por lo que le
recomiendo abstenerse de fumar en lugares cerrados y en presencia de sus hijos.
Si el daño ya se ha producido, con la abstinencia se reduce el riesgo de
empeoramiento y si no se ha producido todavía, se minimiza el riesgo de que se
produzca.




COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page