ESTÁS LEYENDO...

Examenes finales: aprobados en salud.

Examenes finales: aprobados en salud.

El final de curso lleva a
muchos jóvenes a recurrir a costumbres que, lejos de aumentar su rendimiento, repercuten
negativamente en su salud. Descubre qué hacer y qué evitar durante la época de
exámenes

Largas
noches sin dormir, la cafetera sobre la mesa de estudio, nervios y cansancio
acumulados… Son, sin duda, los acompañantes más habituales de los estudiantes
en la recta final del curso. Aunque de todos es sabido que el secreto del éxito
es llevar las asignaturas al día, esto no deja de ser una utopía para muchos.
Por eso, cuando llegan los meses de mayo y junio, los nervios y la falta de
tiempo hacen acto de presencia, dificultado la concentración y la buena
organización. Si estudiar desde el inicio del curso ha sido siempre el método
infalible para superar con éxito los exámenes finales, seguir los consejos que
te damos a continuación harán que el mes de junio acabe con buena nota y con el
premio añadido de unas merecidas vacaciones de verano.

Nervios bajo control

La ansiedad y el
estrés son dos de los principales trastornos que hacen mella en los
estudiantes, sin que existan diferencias en función del sexo. Ambos trastornos pueden
acarrear problemas importantes de salud: pérdida de sueño y de apetito, náuseas,
dolores de cabeza, problemas en la piel y dolores cervicales y musculares son
algunas de sus principales consecuencias. Un estudio realizado en la
Universidad de Coventry (Inglaterra), ha revelado que cerca del 8 % de los
estudiantes llegan a tener pensamientos suicidas, provocados por la ansiedad. El
doctor Guerra, médico de familia, asegura que no es raro tener pacientes en las
consultas con este cuadro clínico. ?En plena época de exámenes no es
aconsejable administrar ningún tipo de sedante?, lo mejor es proporcionar
?buenas palabras? y buenos consejos para calmar los nervios de una forma más
natural. Lo más aconsejable, según este profesional, es hacer descansos cada
dos horas de estudio e intentar salir del ambiente habitual de estudio, puesto
que despejar la mente es uno de los mejores métodos para evitar el estrés.

Noches eternas

Otro error en el que
caen habitualmente los jóvenes es el de alterar las horas de sueño. Sin
embargo, el cerebro necesita ocho horas de descanso para poder funcionar a
pleno rendimiento, de manera que lo mejor es olvidarse de las largas noches en
vela frente a los apuntes. Cada individuo ha acostumbrado a su organismo a
dormir en un determinado tramo horario, por lo que al producirse un cambio
brusco en esta rutina, reacciona de forma negativa, acumulando falta de sueño y
exceso de nervios. De esta forma, cuando aparece el cansancio, lo mejor es
cerrar el libro e irse a la cama. La actividad neuronal no cesa en ningún
momento, por eso, al dormir, el cerebro realiza una enorme tarea de asimilación
de lo que se ha estudiado. Efectivamente, las horas dedicadas al descanso no
constituyen una pérdida de tiempo, sino que refuerzan el trabajo que se ha
realizado durante el día. Además, permanecer toda la noche despierto el día
antes de un examen puede provocar uno de los fenómenos más temidos por los
estudiantes: ?quedarse en blanco ante las preguntas formuladas?. Al no dedicar
el tiempo suficiente al sueño, la mente se bloquea e impide desarrollar los
conocimientos adquiridos.

Al dormir, el cerebro realiza una enorme
tarea de asimilación de lo que se ha estudiado, reforzando el trabajo realizado
durante el día

Comer para estudiar

Si el descanso es
fundamental para los estudiantes, también lo es, y mucho, la alimentación. Durante
la época de los exámenes, al desgaste físico diario se une el psíquico, razón
de más para que el cerebro se encuentre en perfecto estado de nutrición. A
pesar de que este órgano únicamente representa el 3 % del peso corporal total,
es cierto que el cerebro es el responsable del consumo de un 20 % de la energía
procedente de los alimentos. Su principal fuente energética es la glucosa, que
aparece en los hidratos de carbono, de ahí la importancia de tomar pastas,
frutas, legumbres y dulces, sin olvidar el resto de los nutrientes, como las
vitaminas B12 y E, sales minerales y oligoelementos.

Para empezar bien el
día, es imprescindible tomar un buen desayuno que evite déficits de glucosa y, por lo
tanto, un acusado descenso en el rendimiento intelectual. Por su parte, las
comidas de preparación rápida, mucho más calóricas, se digieren con mayor
dificultad, por lo que es recomendable evitarlas.

Es imprescindible
realizar cuatro o cinco comidas a lo largo del día, para reducir la sensación de hambre y
mantener los niveles adecuados de glucosa en el organismo. Sin embargo, las
mesas copiosas están contraindicadas, siendo preferible tomar cantidades
pequeñas pero frecuentes. Después de comer, el cuerpo entra en un estado de
adormecimiento, por lo que la concentración se reduce si comemos mucho,
convirtiéndose el estudio en una misión imposible.

El doctor Guerra
afirma que una dieta variada y equilibrada debe aportar todas las vitaminas
necesarias para los estudiantes. Recurrir a suplementos vitamínicos adicionales puede ser un error, según el
doctor Guerra, si la alimentación es adecuada, ya que pueden llegar a producir
una saturación. El médico o farmacéutico es quien mejor puede indicar la
necesidad de tomar estos suplementos.

Ojo con los excitantes

Además de los apuntes,
los libros y todo tipo de material escolar, sobre la mesa de un estudiante es
fácil encontrar una taza de café o una bebida de cola. Estos excitantes
mantienen durante más tiempo los ojos abiertos y la mente despierta, lo cual no
se traduce en un mayor rendimiento, ya que producen desagradables efectos
secundarios sobre el sueño. Cuando se ha ingerido una gran cantidad de este
tipo de bebidas, no se descansa adecuadamente, por lo que al día siguiente se
acusa la falta de sueño. Además, la cafeína interfiere en la absorción de la
vitamina B1, que desempeña un papel fundamental en el funcionamiento del
sistema nervioso y en la absorción del magnesio. Este mineral combate el
estrés, por lo que su carencia facilita el aumento de la ansiedad.

El ejercicio:

?Mens? sana ?in
corpore? sano

La mejor manera de
despejar la mente es realizar algún tipo de actividad completamente distinta al
estudio. No existe una fórmula mágica para desconectar por completo y cada
persona recurre a métodos propios. Pero lo más habitual es abandonar el lugar
de estudio durante un rato, salir a pasear o reunirse con otras personas.

Los beneficios del
ejercicio están de sobra demostrados y, aunque parezca que no tiene ninguna
relación con el rendimiento académico, un buen estado físico se convierte en el
gran aliado de los estudiantes, sobre todo si se realiza al aire libre. El
ejercicio permite olvidarse durante un rato del agobio que conllevan los
exámenes, aumenta la relajación y ayuda a concentrase mejor, ademar de ser una
fuente de distracción. Además, no hay que olvidar que la práctica del deporte
es una buena forma de eliminar las tensiones acumuladas.

Alimentar las neuronas

Nuestro cerebro
necesita una serie de nutrientes para funcionar a pleno rendimiento. Ahora más
que nunca debemos aportar a nuestro organismo los siguientes alimentos:

  1. Azúcar: es, sin lugar a dudas, la principal
    fuente de energía para las neuronas e incrementa la agilidad mental.
  2. Frutos
    secos:
    aportan vitamina
    B1, principalmente la avellana. La vitamina B1 es el mejor remedio para
    evitar que la mente se quede en blanco.
  3. Frutas
    y cítricos:
    ante todo
    aquellos que contiene vitamina C, que facilita la capacidad mnemotécnica.
  4. Legumbres: el hierro que contienen es una de las
    enzimas responsables de la función del cerebro, de ahí su importancia.
  5. Verduras: contienen un número elevado de
    antioxidantes, que dificultan el deterioro de las membranas celulares  y aumentan la concentración.
  6. Mariscos: los minerales que los componen, también
    son un importante elemento en la regulación de la función cerebral.


COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page