ESTÁS LEYENDO...

Expertos recomiendan extremar la precacución frent...

Expertos recomiendan extremar la precacución frente a la oruga procesionaria

Expertos recomiendan extremar la precacución frente a la oruga procesionaria
Dermatitis, lesiones oculares y fuertes reacciones alérgicas o urticarias son algunos de los efectos nocivos que produce el contacto con la oruga procesionaria del pino, Thaumetopoea pityocampa, una especie peligrosa para el hombre y muy tóxica para los animales domésticos. Se trata de una plaga localizada en todo el territorio peninsular y en Baleares, que hace su aparición cada año en el mes de marzo afectando especialmente a los pinares españoles, aunque también puede dañar a otras especies arbóreas como cedros y abetos.

Esta plaga afecta por igual a los pinos que se encuentran en los bosques como en las zonas urbanas con presencia de estas especies arbóreas, especialmente en parques, jardines, colegios, urbanizaciones y áreas residenciales. Estas orugas están rodeadas de unos pelos urticantes que se dispersan y flotan en el aire produciendo irritación en la piel, nariz y ojos. Si se produce un contacto directo con la oruga, su pelo se clava en la piel liberando un producto tóxico que genera la liberación de histamina en la persona afectada y, en consecuencia, la reacción alérgica.

Por estos motivos, la procesionaria del pino, además de ser dañina para los pinos, puede convertirse en un problema sanitario para las personas. Por ello, y pese a que las Administraciones Públicas realizan periódicamente medidas de prevención en bosques y en zonas públicas de las ciudades (vías urbanas, parques y jardines), la Asociación Nacional de Empresas de Control de Plagas (ANECPLA) advierte, por su parte, del peligro que entraña la aparición de esta plaga y aconseja a los propietarios de fincas, urbanizaciones y jardines con este tipo de especies que mantengan los árboles en un estado fitosanitario adecuado, a fin de evitar posibles focos de infestación que podrían extenderse a otras áreas.

Particular atención merecen las zonas frecuentadas por los niños con presencia de pinos. En este sentido, la Asociación aconseja a los adultos extremar la precaución para impedir el contacto de los pequeños con las orugas. Asimismo, las reacciones alérgicas también pueden afectar a lo animales domésticos, especialmente a los perros, por lo que también se recomienda a los dueños extremar la atención para evitar que sus mascotas se acerquen a este tipo de árboles. Los síntomas que pueden manifestar son: inflamación del hocico y cabeza, picores intensos en las partes afectadas y abundante salivación.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?