ESTÁS LEYENDO...

Fibromialgia: oxígeno hiperbárico, nuevas herramie...

Fibromialgia: oxígeno hiperbárico, nuevas herramientas

Fibromialgia: oxígeno hiperbárico, nuevas herramientas

El oxígeno hiperbárico podría disminuir el dolor y el cansancio, mejorando la calidad de vida de los pacientes con fibromialgia. Así lo investiga el primer ensayo clínico puesto en marcha en España por la Universidad de Valencia y la Fundación Fivan junto con la compañía Biobárica.

La fibromialgia es una enfermedad crónica de origen desconocido, que se caracteriza principalmente por dolor, rigidez articular, dolor intenso en respuesta a la presión en ciertas partes del cuerpo, trastornos del sueño y cansancio, que suelen ir acompañados de ansiedad y/o depresión. En España afecta a más de un millón y medio de personas, fundamentalmente mujeres.

    La terapia con oxígeno hiperbárico consiste en respirar oxígeno puro 100% a alta presión (igual o superior a 1,4 atmósferas)

Del tratamiento tradicional al actual: ¡todo ayuda!

Mientras que el tratamiento tradicional de la fibromialgia se centra en aliviar la sintomatología: el dolor, mediante antiinflamatorios y analgésicos, benzodiazepinas, relajantes musculares y reguladores del sueño, y siempre acompañados de ejercicio para mantener la condición física de los afectados, “el tratamiento con oxígeno hiperbárico (TOHB) disminuye los síntomas de esta patología mejorando significativamente la calidad de vida de los pacientes”, explica la doctora Delfina Ferris, directora médico de Biobarica España, compañía que ha firmado un acuerdo de colaboración con la Universidad de Valencia y la Fundación Fivan para la realización de un ensayo clínico que refleje, nuevamente, los efectos beneficiosos de la terapia con oxígeno hiperbárico para el tratamiento de la fibromialgia.

Tres terapias combinadas en el mismo ensayo

La investigadora principal del ensayo clínico, Ruth Izquierdo, explica “que el objetivo general es estudiar el efecto que sobre el dolor tiene el uso de diferentes herramientas terapéuticas, distintas a las tradicionales, y cuyo fundamento fisiológico difiere entre sí”.
1. Por un lado, el ejercicio físico como elemento de mantenimiento y mejora de la condición física.
2. Por otro lado, la medicina hiperbárica que busca cambios en la bioquímica (pero sin ser invasivo y no tener efectos secundarios para los pacientes).
3. Y finalmente la estimulación magnética transcraneal (realizada por la Fundación FIVAN), como herramienta para producir cambios a nivel del sistema nervioso central”.

Efectos de la TOHB en la fibromialgia

La Oxigenación Hiperbárica (OHB) consiste en respirar oxígeno puro al 100%, en el interior de una cámara especialmente diseñada para generar un ambiente con una presión superior a la normal (hasta 3 atmósferas), que es equivalente a la que existe en el agua a una profundidad de 20 metros. Antes de someter a un paciente a este tipo de tratamiento, debe pasar un chequeo médico en el que se compruebe que no padece ningún proceso que lo contraindique. Estos son sus efectos:
Aumento de la oxigenación intracelular: éste se produce a nivel de la mitocondria, haciendo que los pacientes con esta patología tengan una mayor energía, compensando el cansancio propio de la enfermedad. Con ello se consigue aumentar hasta 23 veces la cantidad de oxígeno transportado por la sangre, así como la formación de colágeno, lo que mejora todas aquellas patologías en las que existe una hipoxia tisular (déficit de oxígeno y riesgo de muerte del tejido). Posee una gran capacidad de estimulación: Formación de nuevos vasos sanguíneos y generación de fibroblastos.
Acción antiinflamatoria y de reparación de tejidos: las articulaciones son también las grandes perjudicadas en este tipo de enfermos. Sufren inflamación y rigidez. La acción de la TOHB disminuye el edema y la congestión a la vez que consigue reparar los tejidos, consiguiendo disminuir e, incluso, hacer desaparecer el dolor propio de la fibromialgia.
• Aumento del flujo sanguíneo de los sistemas nerviosos y central: consiguiendo un efecto beneficioso sobre los neurotrasmisores. Entre ellos se encuentran la dopamina, responsable de las sensaciones placenteras, y la serotonina, conocida como la hormona de la felicidad, ya que bajos niveles están asociados a la ansiedad y la depresión, además de tener entre sus funciones regular el ciclo de sueño-vigilia. Este efecto es muy beneficioso para las personas con fibromialgia, ya que entre los síntomas más frecuentes están tanto los trastornos del sueño como los problemas de ansiedad y depresión.

Otros usos

Este tratamiento tiene numerosos usos médicos, entre ellos se usa para mejorar el síndrome por descompresión, embolismo gaseoso, intoxicación por monóxido de carbono, gangrena gaseosa, isquemia aguda por aplastamiento, anemia severa, insuficiencia arterial, etc. Al aumentar la síntesis de colágeno, también se utiliza mucho en cirugía plástica, reconstructiva y estética, para complicaciones en cicatrización de heridas y úlceras, postoperatorios de cirugía estética, etc.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.