ESTÁS LEYENDO...

Garantizar la sostenibilidad y abonar las facturas...

Garantizar la sostenibilidad y abonar las facturas pendientes, prioridades de Ana Mato

“Las medidas adoptadas en la reforma del Sistema Nacional de Salud (SNS) se están demostrando eficaces y bien fundamentadas”, ha apuntadp la ministra de Sanidad Ana Mato, en el transcurso de una entrevista concedida a la revista digital EIDON, de la Fundación de Ciencias de la Salud. “Permitirán generar una eficiencia superior al 10% del gasto sanitario público, lo que se tradu Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentosce en un ahorro cercano a los 7.000 millones de euros”, añade. “Sin duda alguna, todos estos cambios eran necesarios para garantizar la sostenibilidad del sistema, asegurando que la asistencia sanitaria sea universal, pública, gratuita y de máxima calidad”.

Con respecto a las voces que se vienen escuchando en los últimos meses en contra de la privatización del sistema sanitario, la ministra de Sanidad afirma que “no hay mayor apuesta por la sanidad pública que la que representa el abono de las facturas pendientes –más de 12.110 millones de euros- por medio del plan de pago a proveedores puesto en marcha por el Gobierno central”. Además, Mato recuerda que “la decisión de implantar un modelo u otro de gestión es competencia de las comunidades autónomas”. Del tan ansiado Pacto por la Sanidad ha destacado su compromiso de diálogo con todas las fuerzas políticas del arco parlamentario para avanzar en esta dirección. “Es lo que España necesita”.

Por su parte, Rafael Borrás, socio-director de Antares Consulting y profesor de la Universidad de Barcelona, analiza en una tribuna el impacto de la crisis sobre la sanidad. “Ante un entorno de inestabilidad y un marco de menor presupuesto en el sector sanitario –especialmente el del medicamento-, los sistemas de salud intentan ajustar al máximo las diferentes partidas destinadas a este ámbito”, apunta.

Entre otras cosas, el experto analiza el nuevo concepto de “precio más bajo” desarrollado en el Real Decreto-Ley 16/2012: “mensualmente cualquier laboratorio –capaz o no de abastecer el mercado nacional- puede bajar el precio de sus moléculas (mínimo un 10%), y los fármacos que estén a ese precio serán los que podrán dispensarse”. Se trata de “uno de los peores escenarios donde se puede mover el sector”.