ESTÁS LEYENDO...

Gases. las prisas, malas consejeras.

Gases. las prisas, malas consejeras.

El estrés, las prisas, la ropa apretada o una mala
alimentación  tienen mucho que ver con el
exceso de gases que en ocasiones nos hace sentir como un balón de reglamento.
Descubre qué debes hacer para poner freno a tus gases.

La
formación de gases es inherente al mismo proceso digestivo: mientras comemos,
ingerimos aire con la saliva, fenómeno que se denomina aerofagia. Otra parte de
los gases se produce durante el proceso de digestión. Normalmente, una persona
puede producir hasta 1,5 litros de gases que se eliminan normalmente por el
recto en forma de ventosidades o flatos. La
flatulencia, también conocida como meteorismo, se caracteriza por un exceso de
gases que se acumulan en el intestino y que además de provocar una distensión
abdominal (hinchazón del abdomen), puede causar espasmos intestinales.

Los gases intestinales están formados por anhídrido
carbónico, nitrógeno, oxígeno, hidrógeno y algunas veces metano. El mal olor
ocasional del flato se debe a que algunas bacterias presentes en el intestino
grueso producen gases que contienen azufre, como en anhídrido sulfúrico.

¿CÓMO SE PRODUCEN Y CÓMO SE ELIMINAN?

La aerofagia se produce cuando se come y deglute muy
rápidamente, se masca chicle o se toman bebidas gaseosas. Mediante los eructos,
se pueden eliminar parte de los gases que se han acumulado en el estómago. El
resto pasa al intestino delgado, donde son parcialmente absorbidos. Si quedan
burbujas de gases, éstas se van desplazando con los movimientos intestinales
llegando eventualmente al recto.

SÍNTOMAS

Eructación: La eructación es un fenómeno normal que se
produce para eliminar los gases del estómago que han entrado con los alimentos.

Hinchazón : Muchos pacientes que se quejan de hinchazón
tienen realmente un contenido normal de gases. Se cree que esta sensación es el
resultado de un aumento de la sensibilidad del sujeto a los gases, como
consecuencia de alguna otra condición (como el síndrome del intestino
irritable, síndrome de Crohn, adherencias, hernias, etc). A veces, estos gases
producen unos ruidos llamados borborigmos.

Flatulencia: Muchas personas se lamentan del número de
flatos, sin saber que un número entre 14 y 23 al día es normal. Un exceso de
flatulencia puede revelar una mala absorción de los hidratos de carbono.

Dolor abdominal: Algunas personas pueden experimentar dolor
cuando tienen un exceso de gases. Cuando el dolor se sitúa en el lado izquierdo
del colon, puede ser confundido con un dolor cardíaco.

¿A QUIÉNES AFECTAN??

Tanto los adultos como los bebés son propensos a sufrirlos
indistintamente, aunque no hay estadísticas que detallen si se hacen presentes
con mayor frecuencia en la edad adulta o en la infancia, o si sufrirlos de
pequeños es sinónimo de padecerlos de mayor. Aunque se sabe que es muy común
que en la primera etapa de la vida, en los tres primeros meses, los niños
tengan lo que se conoce como ?cólico del lactante?, molestos gases que se
pueden aliviar masajeando el abdomen del pequeño suavemente. Suele darse cuando
el niño tiene ansiedad o es muy llorón. Para calmar a su hijo, la madre suele
darle un biberón que el niño deglute muy rápido, y es entonces cuando se le
forman los gases y aparece el dolor.

En la edad adulta las personas intolerantes a la lactosa, con
problemas de páncreas, colon irritable y síndrome de malabsorción intestinal
son los más propensos a padecerlos. Lo mismo sucede con quienes sufren estrés
continuo, presentan cuadros de ansiedad o son excesivamente nerviosos. Sin
embargo, en esta edad es más fácil solucionar el trastorno que en la infancia,
ya que el adulto puede explicar al profesional los síntomas y molestias que
sufre y, generalmente, con un simple cambio en los hábitos alimenticios el
problema se soluciona.

ALIMENTOS PROHIBIDOS

Numerosos doctores y expertos en dietética se dieron cita el
pasado mes de marzo en el ‘VI Congreso Internacional de Barcelona sobre la
Dieta Mediterránea’, donde no se hizo más que constatar el valor y la importancia
que tiene esta dieta con respecto a la prevención de enfermedades y la
conservación de hábitos saludables.

Nadie está libre de no sufrir los gases, pero es evidente que
algunas personas los sufren más que otras. La clave radica en la dieta, ya que
hay alimentos que por su naturaleza y composición provocan más gases que otros
y hay personas más sensibles a ciertos alimentos. De ahí la importancia de unos
hábitos de alimentación más estrictos y correctos desde el momento en el que se
producen los primeros síntomas.

LA LISTA DE LOS ALIMENTOS LIMITADOS (cuadro)

? LÁCTEOS:                                                ?ALIMENTOS RICOS EN
GRASAS:

? Crema (nata)                                              ?
Carnes grasosas

? Helado                                                       ?
Comidas fritas

? Leche                                                         ? Jugos y
salsas de bife

? VEGETALES:                                            ? Salsas a base de crema
o nata

? Brécol                                                         ? Pastelería

? Col de Bruselas                                        ?
ENDULZANTES ARTIFICIALES:

? Repollos                                                    ? Mannitol?

? Coliflor                                                       ? Sorbitol?

? Maíz                                                           ? LEGUMBRES
SECAS:

? Pepino                                                        ? Frijoles

? Pimentón verde                                        ?
Lentejas

? Habas                                                         ? Soya

? Cebollas                                                     ? FRUTAS:

? Rábanos                                                    ? Ciruelas pasas

? Nabos                                                        ? Uvas pasas

? GRANOS:

? Cereales o pan de salvado

? Abundante cantidad de productos de trigo entero

Quienes con un cambio alimenticio no hagan desaparecer las
flatulencias, tienen la posibilidad de recurrir a ciertos medicamentos cuyo
mecanismo de acción ?implica la disminución de los gases, aunque hay que tener
en cuenta que la efectividad no es constante en todos los pacientes. Por su
inocuidad, en muchas ocasiones son prescritos, pero no siempre son efectivos?,
advierten desde la Sociedad Española de Patología Digestiva.

Estos medicamentos son compuestos derivados de la simeticona
(antiflatulento) cuyo efecto actúa directamente sobre las burbujas de gas. Son
efectivos los suplementos enzimáticos pancreáticos ?aunque lo más importante es
la educación dietética y el descartar alguna patología de base importante?.

ALGUNOS CONSEJOS?

1. No usar pajillas (pitillos) para tomar sus bebidas o beba
de botellas con cuello estrecho. Comer despacio y no fumar también ayuda a
evitar la produción de gas. No beber líquidos con burbujas tales como gaseosas
y cerveza.

2. Tomar los líquidos a sorbos, mascar chicle o chupar
caramelos duros hace tragar aire a menudo. Esto provoca la producción de gas.

3. No acostarse inmediatamente después de haber comido. No
ingierir líquidos mientras se esté acostado.

4. Cuando te duela mucho el abdomen por estar muy distendido,
la aplicación de calor (manta eléctrica) sobre esa zona puede aliviarte, al
igual que el reclinarse hacia delante.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page