ESTÁS LEYENDO...

Gastroenteritis aguda: los focos más habituales.

Gastroenteritis aguda: los focos más habituales.

La mayor parte de las gastroenteritis tienen como
origen una intoxicación alimentaria, algo muy relacionado con la descomposición
y la contaminación de los alimentos propiciada por las altas temperaturas del verano

La gastroenteritis aguda es una enfermedad
producida generalmente por agentes infecciosos del tipo bacterias, virus y
protozoos, que llegan a nuestro organismo a través del contacto directo con
otras personas, animales o mascotas infectadas, o bien a través del consumo de
agua o alimentos contaminados.

Qué es la
gastroenteritis

Consiste en una
infección y/o inflamación de la mucosa del estómago y del intestino, fácilmente
prevenible si tomamos ciertas precauciones. La diarrea y los vómitos casi continuos
son sus principales síntomas, pero a veces pueden venir acompañados por otras
molestias como dolor abdominal, calambres, dolor de cabeza e incluso fiebre
alta. No
obstante, existe una pequeña proporción de casos que no tienen un origen
infeccioso y su desarrollo suele estar relacionado con el embarazo, problemas
intestinales o el consumo de determinados medicamentos.

Más frecuente de lo que se
piensa

Recientes estudios llevados a cabo en Irlanda
han puesto de manifiesto que el número real de casos de gastroenteritis que se
dan en la población es muy superior a las cifras que manejan las autoridades
sanitarias. Según este estudio, el 90% de los casos de esta enfermedad pasan
inadvertidos, ya que las estadísticas sólo recogen los datos de las personas
que sufren un cuadro de infección grave y, por tanto, requieren
hospitalización.

El estudio fue efectuado por las autoridades
irlandesas entre 10.000 personas representativas de la población, a las que se
llamó telefónicamente con cierta regularidad durante 12 meses para determinar
el número de toxiinfecciones reales, su gravedad y los síntomas más
característicos.

De los datos de este estudio se desprendieron
conclusiones como que el 60% de la población irlandesa sufrirá un caso de
toxiinfección al año, lo que traducido en cifras más detalladas supondría que
en este país se dan unos 3?2 millones de casos al año.

Un dato igualmente relevante es el que hace
referencia al porcentaje de personas que solicitaron cuidados médicos por esta
causa, que no llega a superar el 29?2%. De ellos, sólo el 1?8% necesitaron un
ingreso hospitalario.

Alimentos: una
fuente de contaminación
  1. La mayor parte de las
    gastroenteritis tienen como origen una intoxicación alimentaria. Según el
    doctor José Luis Vázquez, presidente de la Sociedad Española de Patologías
    Digestivas (SEPD), la mayor parte de estas intoxicaciones que derivan en
    gastroenteritis están provocadas por bacterias de la familia de la Salmonella(causante de la salmonelosis humana y que afecta
    especialmente a productos cárnicos derivados de las aves, así como a los
    huevos, la leche y los derivados de ambos) y de aquellas que proceden de
    ciertos pescados, mariscos crudos y aguas fecales o incorrectamente
    tratadas.

Precisamente, investigadores taiwaneses informaron
el pasado mes de abril sobre la aparición de una nueva cepa de salmonella
resistente a los fármacos con los que se venía combatiendo desde hace años, lo
que hace más fuerte aún a esta bacteria, que volverá a hacer de las suyas entre
la población con la llegada del verano.

  1. Hay otras infecciones
    clásicas que también derivan en gastroenteritis como las causadas por estafilococo, en cuyo caso la
    infección se suele transmitir a través de la manipulación, por parte de
    personas infectadas, de alimentos como salsas, mayonesas o postres
    rellenos de crema.
  2. Otra de las infecciones
    más frecuentes es la que se produce por Escherichia coli, una bacteria que llega a nuestro cuerpo
    a través del consumo de carne mal cocinada de vacuno o leche sin
    pasteurizar.

Más precaución en verano

El verano es siempre una época en la que hay
que extremar todas las precauciones en la cocina. Según los datos de la
Sociedad Española de Patología Digestiva, unas 15.000 personas sufren cada año
en nuestro país intoxicaciones por alimentos que, en muchos casos, derivan en
cuadros severos de gastroenteritis, siendo el verano la época en la que se
dispara el número de casos. Tanto es así que en el período estival las
consultas médicas por este tipo de trastornos digestivos llegan a cuadruplicar
las cifras habituales.

Niños y ancianos, los más
débiles

Por otra parte, niños y ancianos constituyen
la población más susceptible ante una diarrea, ya que pueden sufrir con mayor
facilidad deshidratación y, en consecuencia, requerir hospitalización para su tratamiento.
No hay que olvidar que la diarrea es, aún hoy, una importante causa de muerte
en numerosos países de todo el mundo, especialmente en aquellos menos
desarrollados, y que es uno de los principales síntomas que se presentan
acompañando a la gastroenteritis.

La diarrea ocasiona importantes pérdidas de
líquidos, glucosa y electrolitos, por lo que hay que tratar de recuperar estos
componentes urgentemente antes de que se produzca una deshidratación. La
Organización Mundial de la Salud recomienda emplear bebidas sueroradas para
evitar este extremo y, en el caso de los bebés, hace especial hincapié en la
necesidad de seguir amamantándolos para evitar la desnutrición.

.

Consejos para prevenir la gastroenteritis

·        
Mantén
los alimentos bien refrigerados y evita aquellos que hayan permanecido más de
un día a temperatura ambiente.

·        
Ten
precaución con  las comidas elaboradas
con salsas que contengan huevo.

·        
Vigila
el consumo de pescados y mariscos crudos y, si los comes, procura que estén
siempre bien frescos.

·        
Procura
evitar los dulces, cremas o helados elaborados de forma artesanal y de los que
no sepas de dónde proceden sus ingredientes ni el tiempo que llevan preparados.

·        
Ten
precaución con el agua, ya sea la empleada para el consumo o para la higiene
personal y limpieza de los alimentos.

·        
Ante
cualquier duda, bebe agua embotellada.

Durante el
período estival las consultas médicas por este tipo de intoxicaciones
alimentarias llegan a cuadruplicar las cifras habituales

Bebidas
sueroradas, el mejor tratamiento

Puesto que en un principio la gastroenteritis
no es una enfermedad grave, puede tratarse mediante una rehidratación salina
que evite la deshidratación que desencadena la diarrea continua. Según el
doctor José Luis Vázquez, son recomendables las sales de rehidratación oral o
las bebidas sueroradas, que ayudan a contrarrestar la deshidratación y la
pérdida electrolítica, es decir, la perdida de elementos de contenido eléctrico
que favorecen, entre otras funciones, la absorción de grasas y minerales en
nuestro organismo.

Para tal efecto se pueden hacer soluciones
caseras de suero (agua, sal, bicarbonato y limón) de gran efectividad.

Si
la gastroenteritis es leve, este tratamiento será suficiente. No obstante, los antibióticos
o los antidiarreicos deben reservarse exclusivamente para los cuadros
más graves que realmente los requieran, ya que, según el doctor Vázquez, pueden
provocar una prolongación del cuadro clínico al impedir la correcta eliminación
de las toxinas del tubo digestivo.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page