ESTÁS LEYENDO...

Genéricos, con toda confianza.

Genéricos, con toda confianza.

t=”300″ v>

GENÃ?RICOS, CON TODA CONFIANZA

Yo ya conozco los medicamentos genéricos

¿Y tú?

Las Especialidades Farmacéuticas Genéricas han demostrado mediante los correspondientes estudios de bioequivalencia que su comportamiento en el organismo es equivalente al producto de referencia.

Eficacia terapéutica

Como hemos visto en los números anteriores de Consejos de Tu Farmacéutico, no hay ningún dato objetivo clínico en humanos que permita dudar de la eficacia de los genéricos en general, y en particular de sus principios activos. Todos los genéricos deben demostrar en un ensayo clínico en humanos que se comportan igual que el producto de referencia: esto es lo que se llama bioequivalencia de los genéricos, demostrada siempre frente al producto innovador de referencia, no sólo a dosis única, sino también a dosis repetidas y evaluando la posible interacción con alimentos. Existen estudios que avalan que dos genéricos bioequivalentes al mismo producto lo son entre sí con una confianza del 90%.

Igual cantidad de principio activo

Los genéricos no tienen en ningún caso distinta cantidad de principio activo al del producto de referencia. Si fuera así no pasarían los controles de calidad exigidos por Farmacopea Europea a todos los productos, que son idénticos para genéricos y no genéricos: si el producto de referencia tiene 500 mg, el genérico tiene 500 mg, y si el de referencia tiene 150 mg el genérico tiene 150 mg.

Laboratorios y genéricos

Todos los laboratorios titulares de genéricos en España han de estar autorizados en España o en un Estado miembro de la Unión Europea, por lo que todos están sometidos a los controles exigidos en la reglamentación de la Unión Europea. Asimismo, todas las materias primas utilizadas en la fabricación de genéricos han de cumplir los requisitos europeos, independientemente de si el titular las importa de un tercer país, ya que el laboratorio es responsable en Europa de su producto.

Dispensación del genérico

Los precios de referencia son aquellos incluidos en una lista de conjuntos homogéneos elaborada por el Estado y sobre la base de la cual la Seguridad Social financiará parte del valor del medicamento tradicional (o su totalidad en el caso de que no exceda el precio de referencia) o la totalidad del medicamento genérico. ¿Qué quiere decir esto? Que el farmacéutico está obligado a sustituir un medicamento de marca por un genérico de las mismas características siempre que exceda el coste máximo establecido, si bien existe la opción de que el ciudadano decida llevarse el medicamento tradicional, pero eso sí, pagando la diferencia existente entre el precio de referencia y el precio del medicamento de marca en cuestión.

Normalmente el porcentaje del medicamento de marca que el individuo debía pagar (es decir, la parte no financiada por la Seguridad Social) era de un 40% para la mayoría de los casos, de un 10% para los casos crónicos, y de un 0% para los pensionistas. Ahora el pensionista que desee el medicamento de marca en lugar del genérico, deberá abonar la diferencia que exista entre ambos. Ahora bien, si en la receta figura el nombre del principio activo más las siglas EFG, y no se hace alusión al medicamento de marca, el farmacéutico solamente podrá dispensar una especialidad farmacéutica genérica y no el original.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page