ESTÁS LEYENDO...

Gesva prevé más vacunación de la gripe común por l...

Gesva prevé más vacunación de la gripe común por la gripe A

Gesva prevé más vacunación de la gripe común por la gripe A

 Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, MedicamentosLa cobertura vacunal frente a la gripe común es del 23%, cuando lo ideal sería que alcanzara hasta el 40% de la población española. En el caso de los mayores de 65 años, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha planteado como objetivo para 2010 incrementar la cobertura como mínimo hasta el 75%. Los expertos abogan por implantar un calendario vacunal en el adulto ya que el 30% de la población adulta no se ha vuelto a vacunar desde la infancia.

Todas aquellas personas que no quieran pasar la gripe estacional deberían vacunarse, independientemente de la edad. Así de rotundos se han mostrado hoy los miembros del Grupo de Estudio de Vacunación en el Adulto (GEsVA) durante su participación en el Curso de Verano de El Escorial “Vacunación en el Adulto”. Asimismo, han señalado que sería especialmente aconsejable que se generalizara la vacunación a partir de los 50 años, “ya que este grupo de edad puede tener otras patologías de base que con la gripe podrían dar lugar a ciertas complicaciones”, ha recalcado el doctor José Luis Viejo Bañuelos, director el Curso y miembro del GEsVA.

Así, el jefe del Servicio de Neumología del Hospital General Yagüe (Burgos) ha recordado que en la actualidad, “la cobertura de vacunación de la gripe común en población general se sitúa en el 23%, mientras que los expertos recomiendan que se incremente hasta el 35-40%. Poco a poco, se debe ir ampliando la vacunación de esta enfermedad en beneficio de toda la sociedad”.

Intensificación por la gripe A

La actual pandemia de gripe A ha planteado la necesidad de intensificar, en general, la vacunación en el adulto. No obstante, puntualiza el doctor Ramón Cisterna, coordinador del GEsVA y jefe del Servicio de Microbiología Clínica y Control de la Infección del Hospital de Basurto (Bilbao), “se debe diferenciar totalmente la campaña de vacunación contra la gripe estacional de la de la gripe A, cuyas vacunas están en proceso de fabricación. Cada una de estas patologías debe cumplir su esquema de vacunación”.

Aún así, “se prevé que este otoño se incremente la vacunación frente a la gripe común, puesto que se ha demostrado que esta enfermedad no es banal y que, en determinadas circunstancias y grupos de riesgo, puede llegar a ser grave. De ahí la necesidad de que se extienda la cobertura de esta patología para evitar no sólo pasar la enfermedad, sino también para frenar su difusión”, ha indicado el doctor Viejo Bañuelos. Igualmente ha aprovechado para recordar que, en contra de lo que cree gran parte de la población, “la vacuna nunca puede provocar la enfermedad, quizás, en muy pocos casos, puede causar alguna reacción adversa tras su administración”.

En esta misma línea, el doctor Cisterna, ha subrayado la importancia de que se vacunen frente a la gripe las personas más desprotegidas como pueden ser los mayores de 65 años, los enfermos crónicos, el personal sanitario, las embarazadas y los niños. Hoy en día, añade, en mayores de 65 la cobertura de vacunación ronda el 69%, mientras que la Organización Mundial de la Salud (OMS) se ha planteado como objetivo para 2010 incrementar esta cifra hasta el 75%, como mínimo.

Calendario vacunal también para adultos

Uno de los temas que ha abordado el GEsVA durante el encuentro ha sido el de los calendarios vacunales para los adultos. Así, han insistido en que hay poca concienciación sobre la importancia de vacunarse en la edad adulta, tal y como ha demostrado el Estudio de conocimiento y actitudes en la vacunación del adulto, que concluía que el 30% de los adultos no se ha vacunado desde los 18 años, a pesar de que ocho de cada diez encuestados reconoce que esta medida previene enfermedades. “Nos estamos olvidando de la vacunación a no ser que tengamos muy presente alguna patología, como está ocurriendo ahora con la gripe A. Esperemos que la mejora en la cobertura vacunal que se espera para este otoño no caiga en el olvido”, indica el doctor Viejo Bañuelos.

Respecto a los calendarios vacunales, según ha explicado el doctor Ángel Gil, miembro del GEsVA y catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Rey Juan Carlos (Madrid), “salvo excepciones, en general las comunidades hacen una serie de recomendaciones, básicamente de gripe y vacuna antineumocócica, pero no tiene calendarios para el adulto similares a los que hay para la edad infantil”.

Asimismo, ha señalado la conveniencia de “establecer una cartilla de vacunación en el adulto para tener constancia de las vacunas administradas, la fecha y la dosis”. Esta cartilla permitiría, además, recordar las revacunaciones respetando al máximo el intervalo entre dos dosis, y garantizaría una mayor protección. Igualmente, mejoraría el intercambio de datos entre los profesionales sanitarios y los distintos niveles asistenciales, según el especialista, quien ha puesto como ejemplo “el carné de vacunación en el adulto del que dispone la Comunidad de Madrid desde hace un año y medio, un modelo trasladable a todas las comunidades autónomas”.

Por su parte, el doctor Cisterna insiste en que “la vacunación no debe ser una utopía, sino una realidad, y las administraciones sanitarias deber abogar por esta circunstancia, como parte de sus políticas de salud pública, para garantizar la mayor protección de la población frente a afecciones infecciosas”.

Nuevas vacunas

Con el objetivo de actualizar los últimos conocimientos en vacunación del adulto, los especialistas reunidos han analizado las nuevas y viejas vacunas. En este punto, el doctor Gil ha destacado los beneficios de la vacuna frente al herpes zóster,una enfermedad producida por el virus de la varicela que puede reactivarse durante la edad adulta dando lugar a lesiones cutáneas agudas que suelen provocan dolor intenso o sensación de quemazón, paratesia e hipertesia, además de otros síntomas neurológicos. Esta patología es grave en las personas mayores de 60 ó 65 años, y sobre todo entre aquellos que sufren otras enfermedades (cardiopatías, insuficiencia renal, lupus, etc.).

La vacuna, indicada para mayores de 50 años, evitaría a largo plazo más de 100.000 casos de herpes zóster y cerca de 45.000 casos de neuralgia post-herpética, indica este experto, quien destaca “la alta capacidad inmunogénica y elevada eficacia protectora que ha demostrado”. Además, con la vacunación se ahorrarían costes importantes como acaba de demostrar un estudio reciente que determina que esta enfermedad cuesta cada año 4.000 euros al sistema sanitario español y que ha sido presentado en El Escorial.

En cuanto al virus del papiloma humano (VPH), el doctor Cisterna afirma que “las vacunas frente a este virus han demostrado tanto su eficacia como su seguridad en todos los grupos en los que se está administrando”.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?